Archivo de la etiqueta: Celta de Vigo

El antimadridismo ruge

Sport

El antimadridismo ruge. Están siempre atentos para vilipendiar aunque se falte a la verdad. No es el signo de los tiempos actuales porque siempre ha sido así. Al menos desde que el Real Madrid se convirtió en un club de fútbol ganador.

La mejor propaganda antimadridista tuvo y tiene su cuna en la Barcelona culé. Las dos portadas de hoy de Mundo Deportivo y Sport (el BOC, Boletín Oficial Culé) son la mejor prueba. Llevan lo de Vigo y callan lo del Wanda. La diferencia entre un partido y otro es que un árbitro acertó y el otro perjudicó al Alavés (lo cual no resta méritos al triunfo del Atleti). La importancia en tamaño que un rotativo y otro dan al partido del Madrid también es elocuente.

En resumidas cuentas: importa más que se anule un gol al Celta y que se piten tres penaltis a favor del Madrid que resaltar el acierto arbitral en estas acciones (que convirtieron al partido en muy difícil de arbitrar). Se da por supuesto que el juez se equivocó en las cuatro acciones, perjudicando al equipo local. Pues no. El gol estuvo bien anulado y los tres penaltis lo fueron. Claros los dos primeros y tan solo hay debate sobre el tercero, si es posible que se pueda polemizar sobre una zancadilla. Lo que seguro que nadie dice es que el segundo penalti debió repetirse. Es el que falló Benzema. El meta, Dituro, se adelantó y no estaba sobre la línea de gol. Y dos jugadores locales entran en el área antes del lanzamiento de Benzema. El árbitro erró pero el antimadridismo calla este hecho.  No interesa, porque el objetivo es desprestigiar y tapar los desaciertos que han llevado a sus equipos a ocupar los puestos que ocupan. Desde los que luchan por posiciones europeas hasta los que pelean por evitar el descenso.

Pero sus estridentes ladridos
Sólo son señal de que cabalgamos

Goethe

P.D.: ¿Alguien recuerda cuándo fue la última vez que le pitaron un penalti en contra al Barça?

Mundo Deportivo

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Medios

Importantes tres puntos en Vigo (1-2)

Real Madrid

Se lograron tres importantes puntos en Vigo, que podrían ser decisivos de cara a ganar el título. El Celta de Vigo-Real Madrid era un partido marcado en el calendario de este final de Liga, al igual que el Barça-Sevilla de mañana. Independientemente de los resultados favorables de los últimos años del Madrid en Balaídos y la actual clasificación de ambos, el Celta tiene muy buenos jugadores. Juegan bien, rápido y crean problemas por las bandas. Quizás por eso se apostó por Lucas Vázquez y la reaparición de Mendy para ocupar los laterales de nuestra defensa.

El Madrid, con Ancelotti en casa por coronavirus, salió presionando arriba. Buscando el costado izquierdo con Mendy y Vinicius. Los locales también presionaban arriba, dificultando la salida de balón. En el min. 8 Alaba rompió la presión con un balón largo a la derecha donde Benzema tocó de tacón para la banda y corrió al interior del área. Lucas Vázquez, también al primer toque, puso el balón en la cabeza del francés. Su remate se fue fuera, al lateral de la red. Se frustraba así la primera ocasión del partido.

La intensidad de la presión madridista bajó y en el 13 Denis Suárez, desde fuera del área, probó a Courtois. El meta atento despejó a córner. Nuestra pseudo presión en realidad era un repliegue de líneas, para buscar la contra.

Vini, por la derecha, desde el vértice del área chica, pudo hacer el 0-1 tras un gran pase filtrado de Casemiro. Dituro, el meta local, desvió a córner. Se botó, sin consecuencias inmediatas, mas el Madrid no perdió el control de la pelota. Esta llegó a Militao, quien cuando buscaba el disparo fue trabado por Nolito, en una incomprensible acción. Las llaman faltas de delantero. Penalti. Benzema lo transformó, engañando al portero. 0-1 (min. 18).

Courtois salvó el empate, al filo del 23, en una sensacional falta lanzada por Iago Aspas. El balón buscaba la escuadra y el belga voló.

A la media hora observamos como Kroos y Modric adelantaban sus posiciones para ayudar a Marco Asensio, Benzema y VIni en la presión.

A punto de cumplirse el 39 empató el Celta. Para mi debería ser anulado porque Aspas, en fuera de juego, interfiere impidiendo a Alaba despejar. El árbitro revisó la jugada y el tanto no subió al marcador. La acción sucedió de la siguiente forma: Nolito centró un balón al corazón del área, que cabeceó Thiago Galhardo a la base del poste. Da en el palo y el balón va hacia el palo contrario. Aspas acompaña la jugada e inteligentemente no toca la pelota porque estaba en fuera de juego. El problema es que Alaba intenta despejar antes de que el balón cruzase la línea de gol y Aspas impide que el defensa lo logre. Es en ese momento cuando se activa la posición de offside del delantero. Y se anula el gol. Bien anulado, a pesar de las protestas del público (que no las del Celta, salvo Aspas que asumo diría que no tocó la pelota; al descanso vimos los aspavientos de Coudet, el técnico del Celta). Por mi parte no tengo claro si Galhardo estaba en fuera de juego en el inicio de la jugada…

La primera mitad se alargó dos minutos.

En el descanso me preguntaba si el Celta aguantaría el ritmo que estaba imponiendo. Por nuestra parte una mejoría de Asensio y, sobre todo, de Modric podrían ser definitivas.

La segunda mitad arrancó con un Madrid mandón. En el 47 Dituro emuló a Courtois y despejó un buen remate de Modric, desde la frontal del área. Al minuto una buena contra de Vini fue cortada por falta del brasileño.

El dominio madridista duró lo que tardó en empatar el Celta en el 52. Javi Galán subió solo su banda en un error defensivo de Lucas Vázquez. Centró al área donde Nolito desmarcado, en otro fallo de nuestra defensa, marcaba a placer. 1-1.

Se cambiaron las tornas y el Celta se creció. El Madrid necesitaba una o dos marchas más.

A la hora entraron Carvajal y Rodrygo por Lucas Vázquez y Asensio (el Celta retiró a Galhardo y entró Cervi). A los dos minutos en una falta lateral de Aspas no llegó nadie para rematar a puerta vacía. En la siguiente jugada en el primer balón que toca Rodrygo le derriban en el área. En este segundo penalti Dituro se lo paró a Benzema. Adivinó la trayectoria y despejó abajo.

En el 67 el tercer penalti!!! Esta vez sobre Mendy. Benzema anotó el 1-2.

En esos momentos pensaba que el Madrid ha sido protagonista por partida doble de dos récords en nuestra LIga: tres penaltis en contra en un partido (en Valencia) y ahora, en VIgo, tres a favor. Ambos récords compartidos con Valencia y Barça (a favor) y Celta y Sporting (en contra).

Fede Valverde sustituía a Modric en el 73.

Javi Galán llevaba todo el peligro local por su banda izquierda. Muy buen partido del lateral.

A Militao se le veía con problemas en los gemelos. Nacho calentaba en la banda.

Javi Galán en el 84 desbarataba una incursión de Rodrygo, impidiendo su remate según encaraba portería. Acto seguido se retiraban Militao y Kroos y entraban Nacho y Ceballos.

En el 88 una carrera de Vinicius con pase a Benzema, quien lanza a Ceballos, pudo haber terminado mejor. Quizás el pase del francés no fue lo preciso que debía.

Se añadieron cuatro minutos.

El Celta no se daba por vencido. Y al Madrid le faltaba precisión en el toque final. Tanto para controlar el juego como para lanzar contraataques.

El último minuto se jugó en nuestro campo. Nos tenían embotellados y despejábamos como podíamos. La última jugada fue un córner en el que subió Dituro.

Y ahora a Londres, a por el Chelsea

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Pinchazo o gesta?

El Real Madrid 2 Elche 2 es objetivamente un pinchazo. Siempre lo es cuando el líder empata en casa ante uno que pelea por mantener la categoría. Pero, teniendo en cuenta que el marcador estaba 0-2 a favor del Elche a falta de 10 minutos, lograr igualar es una gesta. Parecida a la del Sevilla ayer en casa frente al Celta.

AS

Antes del arranque del partido se rindió homenaje a la memoria de Don Paco Gento. Desde la tribuna no pudimos apreciar lo que sucedió en el campo porque desplegaron una lona desde el primer anfiteatro y nos ocultaron la visión. En las ediciones digitales del AS y del Marca he podido ver fotos, como la de arriba (AS), la de Marcelo ofreciendo la Supercopa y a un cuarteto de cuerda interpretando la obra de Pau Casals, con la que el Madrid siempre rinde tributo a los fallecidos.

Se podría decir que el resultado fue justo en el cómputo general del partido. La primera parte fue del Madrid y se llegó al descanso con 0-1. En la segunda fue mejor el Elche y la perdió 2-1. Intentaré explicar este contrasentido en los siguientes párrafos.

El diesel blanco tardó unos 10 minutos en empezar a carburar. Las diagonales y cambios de orientación de Kroos se sumaban a la solidez de Casemiro y la omnipresencia de Modric. Añadan la velocidad de Vinicius, bien apoyado por Mendy (ayer no se estorbaron y fueron los dos mejores jugadores blancos). Benzema buscaba finalizar todas las jugadas. Y el meta ilicitano Badía fue el mejor de los suyos. Bien colocado y rápido de reflejos, protagonizó la parada del encuentro: Kroos lanzó una falta en el descuento de la primera mitad, con 0-1. Voló hacia la escuadra y salvó el gol del empate que podría haber cambiado el rumbo del partido. No es lo mismo encaminarse al vestuario con un favorable 0-1 a hacerlo con un 1-1 anotado a última hora. Antes de esta de Kroos había desbaratado ocasiones claras de Vinicius, Casemiro, Benzema (2) y Mendy (aunque esta última se la negó el árbitro al meta al no señalar el correspondiente córner).

El juego del Madrid era fluido. Solo un lunar: Hazard. El belga, con ganas, no arriesgaba y jugaba buscando el pase fácil, atrás o al compañero de al lado. Tampoco se esmeró disparando.

El primer momento clave, decisivo para el devenir del encuentro, fue el penalti fallado por Benzema. Digo fallado porque se fue arriba y Badía no tuvo nada que ver. Corría el minuto 32 cuando Vini fue derribado en el área. De haber anotado, ese 1-0 habría marcado otro rumbo. El Madrid acusó la bajona y justo cuando se estaba recuperando el buen tono anterior llego el mazazo del 0-1. Mojica en el 41, mal vigilado por Hazard, se va por su banda. Combinó con Fidel. Lucas Vázquez se vio solo contra dos. Fidel, que había sustituido al lesionado Morente, mete el balón a la olla. Y ahí Lucas Boyé cabeceó prácticamente solo. Era el primer remate del Elche, el primero entre los tres palos y fue gol. Luego vino lo del libre directo de Kroos.

Si Badía fue el héroe ilicitano en los primeros 45 minutos, en los segundos pasó desapercibido, salvo por sus perdidas de tiempo en los saques (para irritación del respetable). No se le registra ninguna intervención de mérito en esta segunda parte. No tuvo nada que hacer en el penalti transformado por Modric (1-2), en el cabezazo de Casemiro al larguero o en el empate dec Militao. Es decir, el Madrid remató mal, excepto en las tres acciones reseñadas. Bien porque iban a las manos del meta, salían fuera o eran desviados por los rivales. En mi opinión, a pesar de lo que refleja el marcador, el Madrid tiró la segunda mitad. La casta la puso en los minutos finales. Cuando Vinicius volvió a aparecer. El buen juego de la primera parte se echaba de menos. El equipo estaba espeso, lento. Y eso es mérito del Elche. Porque adelantaron su primera línea de presión. Arriba montaron un triángulo que dificultaba nuestra salida de balón desde atrás. Y se jugaba a lo que les interesaba a ellos. Nos cerraban los espacios, nos dejaban la posesión, pero sin profundidad. Recordaba Luis Nieto en el AS que «Levante, Espanyol, Osasuna, Cádiz y Getafe le han quitado este año puntos al Madrid. Más el Elche, que estuvo en un tris de hacer lo nunca visto, ganar en el Bernabéu. Demasiados tropiezos ante equipos del mismo tamaño como para que parezca un accidente». Ancelotti ha construido un conjunto preparado para el vértigo de las contras, aprovechando la velocidad de las bandas. En este esquema Hazard, hoy por hoy, no tiene sitio. El sobo de balón tampoco. Y eso es el juego que el Elche nos obligó a jugar. Igual que los otros que nos han arañado puntos.

El 0-2 en el 75 parecía la puntilla. Boyé, excelente, filtró un pase a Pere Milla, quien solo desde nuestra banda izquierda cruzó para batir a Courtois.

Aparte del penalti fallado por Benzema (el primero de 17) hubo dos más. El primero de los dos -sobre Hazard-, lo pitó el árbitro y lo anuló el VAR. En el segundo por mano, transformado por Modric en el 81, fue al revés. El árbitro no lo vio y lo señaló el VAR. Con este 1-2 el Madrid olió sangre y se volcó sobre la meta del Elche. Ancelotti había agitado el partido con sus cambios. El primero de ellos, tras la lesión de Benzema, fue incomprensible: retiró a Kroos en el 63 y entró Rodrygo. Todos apostábamos por la salida de Hazard. Tras el 0-2 saltaron al campo Isco y Fede Valverde por Hazard y Lucas Vázquez. El Madrid pasó a un 4-2-3-1 (que era Jovic), que las más de las veces fue un 3-5-2 (Jovic y Vinicius).

Con el 1-2 el equipo tuvo claro que el empate o la victoria solo podía llegar por la izquierda. Mendy y VInicius. Les buscaban. Vini tras una buena primera mitad estuvo gris en la segunda. Mas respondió a las necesidades del momento. Y en el primer minuto de los cuatro de alargue se fue por su banda. Y metió un certero pase, que Militao en un imponente salto cabeceó a la red. Era su tercer intento y ya saben lo que dicen («a la tercera va la vencida»). 2-2.

Los tres minutos restantes fueron un ay y un uy constante. El ay por encajar un tercer gol y el uy por marcarlo. Cada cual según sus colores.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Hoy no voy al Bernabéu

Hoy no voy al Bernabéu. Se juega el Real Madrid-Mallorca. Las razones son variadas y superan mis ganas de ver fútbol en directo (una experiencia única y más después de tanto tiempo sin ir al campo).

De mi vuelta al estadio, contra el Celta, guardo buen recuerdo por el partido y la victoria, pero no todo fue positivo. Y lo negativo me retrae de acudir esta noche.

Las instalaciones del Bernabéu en reformas no están a la altura de los precios. No hay almohadillas (moda que ya se arrastra desde antes de las obras). Los bares del interior del estadio están cerrados. No te permiten comer dentro y ya me dirán ustedes qué hacer en un partido a la hora de la cena.

Filas

La ausencia de almohadillas destapa la suciedad de los asientos. Es inaceptable que no estén limpios. Cobran como si lo estuviesen. Entiendo que la arenilla y el polvo producidos por las obras sean el principal causante. La desidia del club también. Y lo menos que podía hacer el Real Madrid es avisar que vengamos de casa provistos de un trapo o papel de cocina para que los limpiemos nosotros. ¿Les da vergüenza hacerlo? Se les debería caer la cara de vergüenza por su desidia y falta de atención. Las dos fotos están tomadas antes del encuentro contra el Celta, en la vuelta del equipo a casa.

Asientos

El horario, 22:00, tampoco ayuda. Será bueno para las televisiones, pero cenar a la europea (sobre las 20:00) o de madrugada de regreso a casa, no es plato de buen gusto.

Sigan pensando solo en sus intereses y no tengan en cuenta los de su público, socios y simpatizantes. Así les irá…

Deja un comentario

Archivado bajo Fútbol

El Real Madrid salva el honor de la Liga en Champions

Rodrygo

Ancelotti presentó dos novedades en la alineación del Real Madrid frente al Inter de Milán. La primera era previsible: Alaba titular. Si está recuperado es uno de los fijos. Mi duda era si entraba por Nacho o por Miguel Gutiérrez. El central no ha arrancado fino y acumula en estas primeras jornadas más fallos que en toda la temporada pasada. Me inclinaba por la suplencia del lateral, por su error en el primer gol del Celta (0-1) y su despiste en el segundo (1-2). La experiencia de Nacho también era un factor a favor sobre Guti. La otra novedad fue una sorpresa: la presencia en el once de Lucas Vázquez. Asumía que sería para reforzar el sistema defensivo, apoyando a los centrocampistas. La suplencia de Hazard era significativa.

No quedaba claro si Alaba jugaría de central o de lateral. Pronto salimos de dudas: Alaba de central y Nacho de lateral izquierdo. 

El primer remate, y entre los tres palos, fue de Lautaro Martínez a los 5 minutos. Tres minutos y medio después Dzeko estuvo a punto de anotar, por el costado de Nacho. Los carrileros del Inter originaron estas dos jugadas.

Al Madrid se le veía seguro, muy bien colocado. «Organizado» como dijo Inzaghi, el técnico interista. Salvo en las dos acciones mencionadas anteriormente. Nuestro problema era no finalizar las jugadas. Y la debilidad de Nacho por la izquierda. Los blanquinegros percutían por ese flanco. Y este arranque fue un espejismo.

Casemiro buscó portería desde fuera del área en el 13 y medio. 

En el 18 Courtois respondió bien a un buen cabezazo de Lautaro. Estábamos en una fase en la que dominaba el Inter y era el Madrid quien buscaba las contras. 

Brozovic y Barella se imponían en el centro del campo.

Cuando más sufría el Inter era con la presión de Vinicius. No supimos aprovechar las cuatro o cinco pérdidas que ocasionó el extremo brasileño. 

Modric botó el primer saque de esquina blanco en el 35. Militao la tuvo, pero su remate de cabeza se fue fuera. Acto seguido fue Lautaro quien cabeceó fuera. Y un minuto después Brozovic nos asustó con un disparo desde la frontal que se fue rozando el poste. Estas dos ocasiones interistas fueron por el costado de Nacho. Fede Valverde se había desplazado a la banda izquierda para achicar agua. 

Courtois, bien colocado, despejó un remate fuerte pero centrado de Dzeko, desde las inmediaciones del punto de penalti.

A Brozovic le perdonaron la amarilla en el 43 por una entrada a Nacho, cortando una contra. En cambio se la mostraron a Lautaro por impedir un saque de banda madridista. ¡Ridículo! 

0-0 al descanso.

Me preocupaba nuestra posición defensiva, que permitía demasiados remates al Inter. Mientras nosotros no terminábamos de acertar con la finalización. Sus carrileros, por otra parte, creaban superioridades numéricas en la lucha por el centro del campo.

No hubo cambios y repitieron los mismos 22 para la segunda mitad.

El arranque de esta segunda parte fue un calco de la primera. Con el Madrid controlando. La diferencia fue que a los dos minutos una internada de Modric por la banda creó peligro. Mas no encontró rematador. Vini no llegó. 

Ancelotti adelantó la posición de Casemiro. El equipo lo notó. Y cuando mejor estábamos Courtois salvó un cabezazo abajo, a la salida de un córner en el 53. 

El Inter cambió a sus dos carrileros. Y en el 56 una jugada de Vinicius propició una ocasión blanca. El remate final de Carvajal lo rechazó con las dos manos el meta local.  

A Alaba le sacaron una amarilla por la misma falta que Brozovic sobre Nacho, en la primera parte, y no vio la tarjeta.

Rodrygo entró por Lucas Vázquez en el 65. Este cambio fue fundamental. El Madrid abrió el juego por las dos bandas. Ya no dependía solamente de Vinicius. El Inter acusó este relevo.

Dos internadas de Vini crearon peligro. Una de ellas fue una carrera desde la divisoria de ambos campos. 

A Fede Valverde se le veía más en estos segundos 45 minutos.

Camavinga entró por Modric en el 80.  

Un minuto después un buen disparo de Vini fue rechazado por la defensa. Pudo ser el 0-1. Al poco Skriniar se volvió a cruzar en el camino del gol de Vinicius, interceptando su remate.

El 0-1 llegó al final, en el 89. Camavinga, en la banda izquierda, se la da a Valverde y este se la bombea de vuelta a Camavinga, ya situado entre los dos vértices de las áreas. El francés al primer toque se la pone a Rodrygo, quien entraba por el centro y fusilaba de volea a gol. Un golazo: tres toques de primera, incluyendo el disparo final.

Asensio reemplazó a Vinicius en el descuento.

Mejor el Madrid de la segunda mitad que el de la primera. Por el gol, obviamente, porque creamos más ocasiones y no pasamos sufrimientos como en la primera parte, en el cuarto de hora final. Cómo sería que ellos retiraron a un impotente Lautaro, que estuvo bien en los primeros 45 minutos y pasó desapercibido tras el descanso. Ancelotti acertó con los cambios, tanto de pizarra como de jugadores. Y esto sucedió tras el descanso. 

La preocupación sigue siendo Casemiro. Necesita vacaciones. Está sobrecargado de partidos. Acusa los esfuerzos de la Copa América y los encuentros de clasificación para Catar 2022, con los consabidos viajes transoceánicos. Es el momento de Antonio Blanco

El Real Madrid ha sido el único equipo español que ha ganado su partido en esta primera jornada de la Champions 2021/22.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El regreso al Bernabéu (con goleada)

Javier Gandul AS

El Real Madrid regresaba al Bernabéu, su casa. El último partido que disputamos en nuestro estadio fue el 1 de marzo de 2020. Derrotamos al Barça. No lo celebré, me fui rápido a casa y me autoconfiné. 560 días después, con aforo reducido y un estadio en obras, volvía a ver un partido de mi equipo en nuestro campo de siempre.

En los aledaños del estadio los aficionados estaban atentos a la remontada del Madrid de baloncesto, en la final de la Supercopa. El Barça llegó a tener una ventaja de 19 puntos. 

A los 3 minutos de juego Miguel Gutiérrez la pifió. Un mal pase imprudente provocó un lio. Casemiro y Nacho tampoco estuvieron finos. Iago Aspas, el más listo de la clase, se aprovechó y se hizo con la pelota. Se la regaló a Santi Mina, quien fusiló a placer. 0-1. No salíamos de nuestro asombro.

El Madrid se puso las pilas. Y Vinicius empezó su show. Su conexión con Hazard en banda izquierda funcionaba. Al menos durante la primera media hora. 

La presión alta del Celta dificultaba la salida de balón merengue. Los gallegos, muy argentinos en su concepción del juego, no renunciaron al ataque. El Madrid acosaba el área rival pero sus remates entre los tres palos se tropezaban en defensas o en Dituro, el meta rival. Notable su primera mitad, en la que incluso llegó a despejar de cabeza fuera de su área un balón largo.

El dominio blanco encontró su premio en el 23. Un envío cruzado de Casemiro, lo centró de volea Fede Valverde y lo remató Benzema, también de primeras. 1-1. Pero a la media hora el Celta volvía a adelantarse. En otro error defensivo nuestro. Nacho salió a destiempo a la divisoria de ambos campos. Se tragó el balón y se llevo por delante a Aspas (vio la amarilla tras el gol). El balón lo pilló el lateral derecho, Hugo Mallo. Corrió la banda derecha prácticamente sin oposición. Su centro al área lo taconeó Cervi. Dio en el palo y volvió a Cervi que esta vez si acertó con la red. 1-2.

El Madrid entró en una fase de dudas. No se encontraba. Un par de jugadas polémicas ahondaron en las heridas blancas. Unas manos en un córner fueron reclamadas por los jugadores y la afición. La segunda fue una roja de manual no señalada. Una brutal entrada de Murillo a Hazard. Esta acción, con 1-2, devolvió a Hazard al túnel del que parecía querer salir. 

El 1-2 al descanso dejaba en evidencia nuestros errores y el acierto rival. No podemos decir lo mismo del Madrid. No materializamos nuestras fases de buen juego y fuimos castigados por dos errores puntuales.

En la segunda mitad salió bien todo lo que no salió en la primera parte. Sacó de centro el Celta, el Madrid robó la pelota y se lanzó al ataque. Gutierrez metió una banana a la cabeza de Benzema. El francés cabeceo cruzando la pelota al palo largo. 2-2 nada más arrancar la segunda mitad. Al rato, nueve minutos después, Benzema desde la línea media blanca le mete un balón en profundidad a Vinicius. La velocidad del brasileño es espectacular. Se planta ante Dituro y le bate con maestría, un toque con la derecha hacía el palo contrario. 3-2. Se le había dado la vuelta al marcador.

Gabriel Bouys AFP AS

El Celta no se resignó y siguió peleando. Y es cuando apareció Courtois que con dos paradas consecutivas salvó el gol del empate.

Ancelotti retiró a Hazard e hizo debutar a Camavinga, fichaje que promete. Corría el minuto 65 y a los seis minutos de estrenarse como jugador madridista metía su primer gol. Modric se hizo un Fede Valverde. Irrumpió entre líneas superando rivales. Pisó el área y su disparo con el exterior, marca de la casa, lo salvó Dituro. Camavinga que acompañaba la jugada por el callejón del 8, recogió el rechace y con el interior de su pie izquierdo lograba el 4-2. No podía haber mejor estreno para el joven centrocampista francés. Dejó buenas impresiones. Destacaría su facilidad para colocarse desmarcado, ofreciéndose siempre como solución para el compañero con el balón.

El festival de Benzema y Vinicius tuvo su broche final en el 86. Vini, en la derecha, entra en el área. Tira un amago e intenta irse. Uno de los dos defensas que le cubrían, pica y le hace penalti. Benzema lo transforma. Su tercer gol de la noche y el 5-2 con el que finalizó el encuentro.

El Madrid pasó del 1-2 de la primera parte al 4-0 de la segunda. La segunda mitad nos devolvió la felicidad de volver a nuestro campo, con una exhibición de goles y buen juego. 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La esperanza es lo último que se pierde (Athletic Bilbao 0 Real Madrid 1)

JM Serrano Getty AS

Zidane alineó frente al Athletic de Bilbao la defensa que debió haber presentado en Londres: Odriozola, Nacho, Militao y Miguel Gutiérrez. Cuatro defensas jugando en sus posiciones naturales y dejando los experimentos para otras ocasiones menos decisivas y no forzando reapariciones prematuras (que se saldaron con nuevas recaídas de Sergio Ramos y Mendy). En el medio campo repitió con Casemiro, Modric (ambos a una tarjeta de la suspensión) y Fede Valverde por Kroos (ahora con problemas por contacto con un positivo). Arriba Rodrygo, Benzema y Vinicius, que tan buen resultado dieron en la primera parte en Granada.

Pitaba Mateu Lahoz, designado como árbitro de la final de Champions. En el VAR Iglesias Villanueva., descendido a Segunda al final de la temporada 2018/19 y que tuvo que abandonar el arbitraje por superar la edad tope fijada para la división de plata.

A Iago Herrerín le hubiese gustado que su homenaje fuese con un San Mamés con público. Pero es lo que tocaba.

A las primeras de cambio pudimos observar la vigilancia especial sobre Rodrygo y Vinicius. Dos jugadores por banda cerraban el paso de los brasileños. Una vez supiéramos leer esto Modric y Valverde podrían hacer mucho daño aprovechando los espacios que dejaban esos marcadores.

En los primeros 10 minutos lo mejor del Madrid surgió de las botas de Miguel Gutiérrez. Respondió a la presión alta del Athletic cambiando el balón de banda a banda. Culminó esta misma jugada entrando en el área por el vértice izquierdo tras superar a dos rivales. La jugada no tuvo final feliz porque VIni no acertó en el control.

Cometimos un par de faltas laterales innecesarias. Ellos a balón parado son peligrosos.

Berenguer vio la primera amarilla en el 13 por agarrón sobre Vinicius, cuando se escapaba. Paró la contra pero igual el precio a pagar no compensaba.

Un robo de Modric en el 20, en la posición de Benzema, dio paso a una buena internada de Vini. Nuevamente la finalización de la jugada no fue buena. Su pase al centro del área, donde Benzema estaba rodeado no fue la elección adecuada. Modric se hartó de gesticular con los brazos (y supongo que gritando) para llamar la atención del brasileño. Entraba solo al área por el centro.

Mediada la primera parte Vinicius y Rodrygo se cambiaron de banda.

En el 27 Morcillo la da con el codo y el brazo. El VAR no consideró que ese brazo que desvió la dirección de la trayectoria del balón era merecedora de falta y no avisaron al árbitro. Si llega a ser uno del Madrid hubiesen pitado penalti. Tres minutos después Yeray resbala y se lleva por delante a Benzema. Tampoco pitaron penalti. El VAR ni intervino.

En los últimos minutos hubo varios correcalles por parte de ambos. La precipitación frustraba la creación de ocasiones. Hasta que en el 41 otra falta innecesaria, de Case sobre Iñaki Williams, originó la mejor ocasión local. La falta lanzada por Berenguer se fue fuera por poco.

Al descanso se llegaba con el 0-0 inicial, igual que en el Wanda Metropolitano. El Barça 1-1 contra el Celta. Nos quedaban 45 minutos para meterle más ritmo al partido, crear ocasiones, tirar entre los palos y sacar los tres puntos.

Para la segunda mitad salieron los mismos 22. ¿Se habría percatado Mateu Lahoz de sus errores en los penaltis? Al menos el primero de ellos.

Mientras se sacaba de centro vimos a Marco Asensio calentar en la banda. Marcelino también movía su banquillo.

El Madrid salió dominador, pero solo tuvo una oportunidad: Militao cabeceó alto un córner. Mientras, el Athletic tuvo dos seguidas entre el 49 y el 50. En la primera Courtois salvó un duro disparo de Morcillo y luego Iñigo Martínez, desde la frontal, la pateó ligeramente alta.

Vinicius en el 54 estuvo a punto de armarla. Sus regates terminaron en córner. EL balón le llegó de Valverde, quien se la cruzó desde la otra banda.

Unai SImón le sacó un buen disparo lejano a Modric en el 56.

Marco Asensio salió por Vinicius en el 59. Y al Atleti le anularon un gol en Madrid.

Estar a punto de alcanzar la hora de juego y que Benzema no hubiese rematado era un signo fatal.

Case cabeceaba al larguero un saque de esquina.

Estábamos volcados y el Athletic lanzaba contras rápidas, bien resueltas por nuestra defensa.

Marcelino efectuaba un triple cambio en el 64. Con Raúl García en el campo su peligro a balón parado aumentaba.

Al Atleti le anularon un segundo gol en el 66.

Al filo del 68 ¡el Real Madrid se ponía líder! Fue un saque de esquina en corto de Modric y Asensio.  El balear se la ponía a Rodrygo y la pasa a la izquierda a Casemiro. Este centra al área pequeña. Benzema se abre de piernas y la deja pasar. La pelota golpea en Nacho y se cuela en la portería. 0-1.

Marcelino con su doble cambio del 72 agotó sus cinco. Y veíamos a Hazard en la banda.

El Athletic se lanzó a por el empate. Villalibre lo tuvo en su bota en el 75.

Hazard entraba por Rodrygo en el 76. El belga va ganado minutos de cara a la Eurocopa. Le vamos a dejar a punto. SImultáneamente Osasuna se ponía 0-1 en el Wanda Metropolitano. La noticia reanimó al Madrid.

Raúl García e Iñigo Martínez veían la amarilla en el 78 por protestar.

Los taquicárdicos 10 minutos finales eran de pasar de un canal a otro. Al Madrid no le valía el empate aunque el Atleti perdiese. En el 83 los rojiblancos empataron, Nacho veía una amarilla y Vesga, uno de los cinco cambios de Marcelino, estuvo a punto de empatar. ¡Más emoción imposible!

El Madrid renunciaba a las transiciones rápidas. Buscaba posesiones largas, jugando con el reloj. Entre el 85 y el 86 buscó dos vece a Courtois con balones atrás.

Raúl García vio la roja directa en el 88. Debió ser por algo que dijo. Y el Atleti volteaba el marcador a su favor (2-1). Recuperaron el liderato. 20 minutos le duró al Madrid.

El descuento fue de tres minutos. En el primero Valverde recibió la amarilla.

El encuentro terminó 0-1. Al Atleti le quedaban dos minutos de juego. Ganaron 2-1.

Queda una jornada para terminar esta Liga 2020/21. Los rojiblancos viajan a Valladolid y nosotros recibimos al Villarreal. El Atleti tiene el título en el bote, pero debe ganar para asegurarlo. Porque la única opción del Madrid pasa por ganar los tres puntos.

P.D.: Barça 1 Celta 2

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Atleti puede ser campeón hoy

AS

El Atlético de Madrid puede ser campeón hoy. Se deben cumplir dos premisas: que ganen al Osasuna en el Wanda Metropolitano y que el Real Madrid no sume los tres puntos en Bilbao. Si no se dan estas circunstancias habrá que esperar a la última jornada de esta Liga 2020/21. A la que incluso podría aspirar el Barça si derrotan hoy al Celta en el Camp Nou.

En la última jornada el Atleti viaja a Valladolid y el Madrid recibe al Villareal, a días de disputar la final de la UEFA Europa League contra el Manchester United.

Tanto hoy (a las 18:30) como en la última jornada juegan todos a la misma hora.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Ocho finales para decidir la Liga 2020/21

AS

Las ocho jornadas que restan para concluir la Liga 2020/21 son ocho finales para los candidatos al título. Cada una de ellas serán decisivas. El que gane sus 24 puntos será campeón. Tarea que será extremadamente complicada para los aspirantes. Y con un enfrentamiento directo, Barça-Atlético de Madrid, va a ser imposible. Al menos para uno de los dos.

Mi favorito la temporada pasada fue el Atleti y ganó el Real Madrid. En esta mi favorito volvía a ser el equipo rojiblanco. Aunque sumaba tres candidatos más: Barça, Sevilla y mi Madrid. Parece claro que estos equipos serán los cuatro primeros.

No voy a entrar a juzgar los calendarios que les queda a cada uno de ellos. Evito así entrar en especulaciones y reduzco el margen de error en mi análisis de situación. Otra salvedad es que descarto al Sevilla, a pesar de sus posibilidades matemáticas y de su triunfo 3-4 ante el Celta en un partido vibrante (3-2 al descanso: del 0-1 pasamos al 2-1, 2-2 y 3-2). Se puede argumentar en contra de esta opinión recurriendo al Real Madrid-Sevilla de la jornada 35. Si el Sevilla gana en Valdebebas dará un salto enorme en sus aspiraciones, Pero sobre todo descartará al Madrid de la lucha por el título. Otro factor en contra del Sevilla es que es el único que no depende de si mismo. Está a expensas de los fallos de los otros tres.

Mi favorito sigue siendo el Atleti. Y hoy por hoy es el líder. Es cierto que ha dilapidado su ventaja. Mas ha sido precisamente esa ventaja la que les ha permitido preservar el liderato. Era imposible que pudiesen repetir los puntos logrados en la primera vuelta. De momento les sirve lo logrado. Muchos resaltan, cargados de razón, que no están sabiendo soportar la presión. Que no están en racha es obvio, sin embargo hay dos aspectos a tener en cuenta. El primero es que las malas rachas no son eternas. Y luego tenemos la consideración del 1-1 ante el Betis. No es un mal resultado, digan lo que nos digan. El Betis es competitivo, está en línea ascendente, juegan bien y no es fácil derrotarles.

Si hay un equipo presionado al máximo no es el Atleti. Es el Real Madrid. A la presión de las bajas (lesiones, Covid-19, sanciones por tarjetas), hay que añadir la provocada por las dos competiciones que estamos disputando (Champions y Liga). El desgaste es tremendo. Curiosamente mañana se juegan el pase a semifinales los dos equipos de Europa más castigados por lesiones. El duelo ante el Liverpool se presenta como una dura batalla, al igual que lo fue en la ida (3-1). Esperemos que la entrada sobre Lucas Vázquez del sábado pasado no se recuerde como «la noche que  Busquets se cargó al Madrid«. El Barça perdió el encuentro y el Madrid a su defensa revelación de la temporada. Ya escribí ayer que era imprescindible en este equipo (Nacho también) y le hemos perdido para lo que queda de campeonato. La suerte del Madrid va a depender mucho de lo que suceda en Champions y de la recuperación de los lesionados.

Algo similar podemos decir del Barça y la final de Copa del Rey del próximo fin de semana (desplaza la jornada 31 de Liga a media semana, a los días 21 y 22, lo cual da un respiro para recuperar fuerzas a los dos equipos madrileños). El desenlace de la Copa puede sumir a los culés en una depresión si pierden. ¿Tendrán el carácter suficiente para levantarse?  ¿Qué pasará si ganan? ¿Se darán por satisfechos con este título y bajaran los brazos en Liga o por el contrario se armarán de coraje? No me cabe duda que los azulgranas van a encarar esta final con ánimo de revancha. No en vano perdieron la Supercopa ante el Athletic de Bilbao. ¿Pagarán el esfuerzo como asumo que sucederá con el Madrid?

De cualquier forma nos espera un final de Liga apasionante. Los tres dependen de si mismos y el Atleti tiene la ventaja de un punto y el Madrid la del goal average… ¡Las pizarras de Koeman, SImeone y Zidane van a echar humo!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Florentino milenario (Real Madrid 2 Eibar 0)

Marca

Florentino Pérez cumplía frente al Eibar mil partidos como presidente del Real Madrid (en sus dos etapas). Y Zidane nos sorprendía con Marcelo de titular junto a Mendy. Siempre he pensado que Marcelo podía ser uno de los grandes beneficiados de un sistema con tres marcadores. Aunque no tenía claro si Mendy sería hoy el tercero de esa línea u ocuparía su posición habitual de lateral, con Marcelo incorporado al medio campo. O incluso de extremo zurdo, teniendo en cuenta que arriba solo estarían Benzema y Marco Asensio. Militao era de la partida, dando descanso a Varane. Era cuestión de paciencia y esperar un poco para despejar las dudas. 

Otra novedad de la alineación fue la vuelta de Isco a la titularidad. El mister reservaba al recuperado Kroos (y también a Vinicius). El peso de la eliminatoria frente al Liverpool estaba muy claro. Me preocupaba que estos cuartos de final de Champions, y el Clásico por en medio, pudiesen restar concentración de cara a este partido liguero. Un encuentro tan importante como todos los de este final de campeonato y más teniendo en cuenta el Sevilla-Atlético de Madrid de mañana.

Mientras Florentino se convertía en milenario nuestro querido Nacho jugaba su partido 150 con el primer equipo en Liga. Estaba a una tarjeta de la suspensión (que cumpliría frente al Barça). No la vio.

Mendilibar contaba con su flamante internacional Bryan Gil, cedido por el Sevilla. Pedro León ocupaba la otra banda y Kike García el centro de la delantera visitante.

De salida se confirmó la línea de tres con Lucas Vázquez y Marcelo de carrileros.

El primer tiro fue de Diop. Courtois salvó con seguridad. Acto seguido Benzema no pudo superar en un mano a mano al meta rival, Dimitrovic. En el saque de esquina Benzema cabeceó fuera por poco. Apenas llevábamos tres minutos de juego. Un minuto y medio después le anulaban un gol de cabeza a Benzema por fuera de juego. El pase fue de Marcelo.

A los nueve minutos Casemiro reclamó penalti. El pase de nuevo fue de Marcelo.

En estos primeros 10 minutos me llamó la atención ver a Modric por detrás de Casemiro. A medida que avanzaba el partido vimos que en realidad formaban un doble pivote.

El Madrid había salido enchufado, despejando mi temor al respecto. El Eibar mostraba su mejor cara e intentaba aprovechar la velocidad y habilidad de sus extremos.

Marco Asensio estrelló una falta en el larguero (min. 21). Fue una infracción de Bryan Gil sobre Lucas Vázquez, por la que vio la amarilla.

Mediada la primera parte, tras el balón al travesaño, bajó el ritmo de juego de ambos equipos. Los blancos seguían dominando pero ellos ya no se atrevían tanto. Se cerraron más y eso dificultaba las maniobras locales. Al filo de la media hora el Madrid cedió el control para buscar unas contras que no acababan de llegar. Hasta que en el 36 una internada de Lucas Vázquez, quien pasa atrás a la frontal del área donde está Isco. Se la da a Marco Asensio, un metro delante del punto de penalti, quien de tacón marca. Pero se anula por fuera de juego de Asensio. Segundo gol anulado de la tarde (ambos bien anulados). Tres minutos después Asensio volvía a anotar. A la tercera fue la vencida, porque esta vez sí subió al marcador. 1-0. Casemiro interceptó un balón en el círculo central y lanzó al balear. Su primer control, un autopase largo, fue decisivo (medio gol). Le plantó frente al meta, a quien superó con su disparo desde la frontal del área. Era su tercer partido consecutivo marcando (Atalanta, Celta y hoy).

El 1-0 al descanso eran tan justo como corto, dadas las oportunidades. Me refiero, aparte del gol, a las dos de Benzema, el penalti reclamado, la falta al larguero y los dos tantos anulados. Buen bagaje ofensivo para 45 minutos. Todo esto sin mencionar que a Bryan Gil le perdonaron la segunda amarilla (por un pisotón a Case).

Bryan Gil no salió en la segunda mitad. Fue reemplazado por Inui.

En el 51 el portero le sacó un remate desde fuera del área a Asensio, que se colaba por la escuadra.

A la hora de juego entraron Kroos y Rodrygo por Modric y Marco Asensio. Llovía a mares. Mendilibar también hizo un cambio (Sergi Enrich por Alex García). Al minuto el Eibar tuvo el empate: una mala cesión de Lucas Vázquez en la que Courtois estuvo rápido. El viento casi nos juega una mala pasada.

El Eibar empezó a dar la sensación de adaptarse mejor a las adversas condiciones meteorológicas, mientras a Lucas Vázquez se le veía cojear. El dominio armero se traducía en saques de esquina, que nos encerraban en nuestra área.

Al filo del 68, cuando empezaba a granizar, entraron Arribas y Vinicius por Isco y Marcelo. Isco había pasado desapercibido, salvo un par de detalles en la primera mitad, y Marcelo fue de más a menos.

Con la granizada que estaba cayendo a Vinicius no se le ocurrió otra cosa que controlar un balón de tacón. Se le fue fuera.

En el 70 nos anularon el tercer gol (de Casemiro) por fuera de juego de Arribas. Entre Arribas y Case el gol lo pudo haber marcado Lucas Vázquez. Se entretuvo al no atreverse a disparar. Dos minutos y medio después Vinicius en una internada por la izquierda se la puso en la cabeza a Benzema. 2-0. El brasileño lo hizo todo bien, incluyendo la templanza del centro. El galo cabeceó picando abajo Zidane mandó calentar a Mariano.

Sobre el 75 lo peor de la tormenta parecía haber pasado.

Rodrygo pudo hacer el 3-0 en el 78 pero la dio mal.

Mariano entró poco antes del 80 por Benzema.

En el 81 un balón largo de Kroos a Rodrygo posibilitó una ocasión de Vinicius. La dio mal. Le pasó lo que a Rodrygo anteriormente.

Lucas Vázquez reclamó en el 83. ¿Penalti o córner? Fue saque de puerta.

Arribas filtró un pase buscando a Mariano (min. 85). Se le fue largo. Y dos minutos después la tuvo el Eibar. Courtois despejó de puños abajo, semi arrodillado. Fue la mejor ocasión creada por los visitantes. Por no decir la única (la otra fue obra del viento).

El partido se prolongó tres minutos más. El primer minuto se jugó en nuestra mitad del campo. En el segundo Vini corrió mal y no pudo centrar a Rodrygo que llegaba solo. El partido murió con un ataque del Eibar y una amarilla a Pozo.

Se salvó el expediente de los tres puntos en una buena primera parte y una segunda en la que se impuso el oficio y el talento individual. Ahora se avecina nuestra semana de pasión: Liverpool (el martes), Barça y la vuelta en Liverpool.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol