Archivo de la etiqueta: Bruno Galindo

Que nos sea leve

31 de diciembre de 2008

avbon-any

¡Qué el 2009 nos sea leve! Porque “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”. Y si a los ricos y poderosos del planeta le vas mal –o les ha ido mal- los demás temblamos…

 

Ni quiero ser ni agorero ni catastrofista. Así que me centraré en los buenos deseos en día tan señalado para nuestro calendario. Y no pretendo hacer un brindis al sol.

brindis_torero 

Se piensa que el acto de brindar se originó en el siglo IV a. C., pero se realizaba por una razón bien distinta a la actual. En la antigua Roma –o en Grecia– para asesinar a alguien era usual que se envenenaran las copas, por lo que los anfitriones como símbolo de confianza chocaban fuertemente las copas con sus invitados, lo que producía que el líquido de una copa pasara a la otra. De este modo quedaba claro que no había habido ningún tipo de envenenamiento pues los dos que hacían el brindis bebían lo mismo.

 

Otra teoría afirma que en la antigua Roma se decía que del vino disfrutan todos los sentidos menos el oído. Con el chocar de las copas este sentido también participaba del gozo de la bebida.

 

Hace unos posts Rodri me recordaba una enorme metedura de pata que tuve traduciendo unos textos en “Para Vosotros Jóvenes”. Porque fue él quien tuvo que leer mi “versión”. Confundí el “toast” de brindis con “tostada”. Por mi “vinculación” e infancia madridista el Pan Toast (propiedad de Santamaría, Di Stefano, Miguel Ríos, etc.) me llevó por el camino de la “tostada”. Y Eric Saba nos sacó del error (y me llamó la atención, con toda la razón del mundo). Porque en el contexto de la canción “toast” era brindis. Y es que en los países anglosajones a menudo se suele brindar metiendo una tostada en la copa (durante las fiestas de Navidad). Por eso en inglés “toast” significa tanto “brindis” como “tostada”.

 

La etimología de la palabra “brindis” es fascinante. La Real Academia Española dice:

 

(Del alemán “bring dir’s”, yo te lo ofrezco). 1. Acción de brindar con vino o licor. 2. Palabras que se dicen al brindar.

 

El origen del término se remonta al siglo XVI, y tiene como motivo la celebración de una victoria del ejército de Carlos V de Alemania/ Carlos I de España sobre su oponente. Según relatan los historiadores, el lunes 6 de Mayo de 1.527, las tropas de Carlos V toman de forma victoriosa Roma y la saquean. El saqueo fue algo imprevisto. Lactancio, caballero mancebo de la corte del Emperador, convencerá a su interlocutor, el Arcediano del Viso, testigo del saqueo, de que el Emperador ninguna culpa tuvo en ello y de cómo Dios lo permitió por el bien de la cristiandad. Con motivo de tal victoria, cuenta la historia, que los mandos militares llenaron sus copas de vino, las alzaron al frente y dijeron la frase anteriormente citada: “bring dir’s”, yo te lo ofrezco. Este hecho, ha dado lugar a la tradición de brindar cuando se celebra algo. Claro antecedente del clásico “Arriba, abajo, al centro y pa’ dentro” de nuestros días.

 5-de-61maestro2ostra

Este mediodía he estado con la cuadrilla (como dirían en Bilbao) brindando por el barrio. Tres clásicos estaban cerrados (Casa Lucas, El Tempranillo y el Bilbao). Así que me he centrado en Lucio (las mejores ostras, al menos de Madrid, como podéis ver en las fotos), El Schotis (debía una cena y un tupper y junto a Casa Ciriaco sirven los mejores boquerones en vinagre), la Txakolina y el Delic (donde me ha dado un vuelco al corazón al descubrir la sustitución de Mar por Lourdes).

 

Al igual que una de las mayores satisfacciones que me ha producido el 2008 ha sido la vida del blog ¡por los encuentros y reencuentros! sólo puedo decir lo mismo de este paseo. En el que las “fuerzas vivas” y residentes han ido apareciendo. Bruno Galindo me ha acompañado en la segunda parte y entre nuestros propósitos está recuperarle para el mundo del tenis (necesito mejorar mi paupérrimo juego y él que fue jugador, de los buenos, puede ayudarme).

 

Al volver a casa me he encontrado en el buzón del email dos mensajes. Uno de Yoko (y John) y otro del Mariskal, que reproduzco:

 

No te Detengas

 

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,

sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,

que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y las poesías

sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.

Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.

Nos derriba, nos lastima,

nos enseña,

nos convierte en protagonistas

de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra,

la poderosa obra continúa:

Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar,

porque en sueños es libre el hombre… (W.W.)

ROCK, PURO ROCK

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Madrid, Música

Encuentros y novedades

10 de noviembre de 2008

va-y-t-en-accion

Encuentro 1

 

Caminaba hacia el metro para ir al encuentro de Víctor Alfaro. Habíamos quedado a comer. No nos conocíamos. Sólo virtualmente. Su blog Al Caer el Sol está en mi blogroll. Y a partir de ir comentando en nuestras respectivas bitácoras establecimos una relación que podríamos llamar “epistolar”. Pero también llegamos a descubrir una serie de coincidencias de lo más “mundanas”, que comentaré más adelante, y fueron el detonante para que nos citásemos “al caer el sol” (ese día grababa con Tontxu, de ahí las fotos de ellos dos).

 

Víctor es un apasionado defensor de la música española, y eso se refleja tanto en su blog como en su programa dominical –del mismo nombre- en Radio Sol XXI.

 

Me han hablado muy bien del nuevo CD de Tontxu, así que tenía un doble motivo para acercarme a la emisora el día que había propuesto el Sr. Alfaro.

 

La comida en un buen chino, cerca de casa de Diego A. Manrique, estuvo plagada de anécdotas y coincidencias. Resulta que su padre había hecho la mili con el jefe de John. Los seguidores de Hilario Camacho ya conoceréis otra, porque Antonio Gómez y Víctor (junto a Beatriz) compartieron escenario, presentando un concierto-homenaje de tributo a Hilario celebrado en Collado Villalba. Y la que me dejó KO ocurrió hace una semana. Exactamente el lunes pasado. Llamo a la sucursal de mi caja de ahorros y quien me atiende el teléfono, tras contestarme a la información solicitada, me pregunta si voy a pasarme por la oficina. La verdad es que con el acceso vía Internet, los cajeros automáticos y un par de agencias más cercanas a mi domicilio (y a mis rutas habituales) no paso casi nunca por ahí. Así que después de dar esta explicación pregunto

 

¿Por qué?

Pues veras, es que soy la novia de Víctor Alfaro.

 

Ese mismo día recibí un email de Víctor que decía:

 

Amigo Adrian, cómo estás?

 

Ya me ha contado mi novia vuestro encuentro telefónico. Je,je,je,je! el mundo es un pañuelo, eh? El otro día (hace un mes y pico) le estoy hablando de ti de manera entusiasta y pronunciando mal tu apellido: “Que si Adrian Voguel es un melómano empedernido”, “Que si Adrian Voguel escribió en varias revistas musicales que tiene guardadas mi padre”, etc., etc…. y me dice Raquel: “Víctor, no se llamará “Adrian VoGel?, y no “Voguel”??” y yo… ¿por qué, le conoces? y ella… “porque es cliente de mi sucursal!!” y yo…  “¡no me lo puedo creer! si le ves o hablas con él dile que eres mi novia!”

 victor-y-tontxu

Encuentro 2

 

A Tontxu le conocía de cuando trabajaba en 40 Principales de Bilbao. El no se acordaba (es otra vida y le pilla muy lejos). Pero yo si. Tampoco se si le hizo gracia el recordatorio. Le acompañaba Antonio Gil, de la oficina que le representa y promueve (el CD lo edita Sello Autor). Antonio me conocía de cuando coincidimos en CBS. Pero en este caso quien no se acordaba era yo. A mi me hizo gracia el reencuentro. Antonio trabajaba en Administración y repasamos nombres de jefes y compañeros. También mencionamos a John, al que asimismo tenía fichado. No se si John le recordara a él.

 

Encuentro 3

 

Comenzaba este post con la frase “Caminaba hacia el metro para ir al encuentro de Víctor Alfaro”. Pero antes tenia que pasar por un cajero para “un control de avituallamiento”. Y justo antes de llegar, mientras sacaba la tarjeta, me encuentro con Bruno Galindo, Jesús Ordovás y Ricardo Aguilera, sentados en una terraza en la acera de enfrente del Mercado de la Cebada. Jesús, tan amable como siempre, me invitó a un vino. Hacia un día esplendido y este encuentro era un presagio de lo que sucedería después. Y que se supone que ya habéis leído.

 bruno-jesus-rictus

Novedades

 

En el post Cantantes españoles nacidos en Sudamérica (por Antonio Gómez)  publicaba una foto que les había hecho a Antonio y a Quintín Cabrera.

 

El reencuentro con Quintín fue tan entrañable como es él. Y las décimas que leyó –con gran esfuerzo por su parte- provocaron lagrimas entre varios de los asistentes (incluidas las de Antonio y de quien esto escribe). Antonio le pidió los versos y me enseñó orgulloso los folios. La verdad es que para alguien como Antonio que ha escrito en El Mundano “Elogio de la vagancia” me pareció…no sé… ¡¡¡analógico!!! Así que le propuse a Quintín, que debía tenerlo picado en Word, publicar todas sus décimas aquí en el blog.

 

El viernes me llegaron ni más ni menos que siete. Rápidamente decidí reorientar el fin de semana Mundano. Y darle un toque especial (de alguna manera ya se estaba configurando espontáneamente). Para distinguir los viernes, sábados y domingos de los demás días. Por tanto los viernes ya tenemos el Si usted lo vio, no es privado, la columna de Javier García-Pelayo; los sábados La Música del Mundano (mi colaboración para Efe Eme) y a partir de este próximo domingo las décimas del gran Quintín Cabrera. Sección a la que de momento, y hasta nuevo aviso, llamaremos “Parte medico y/o de guerra”. Unas estrofas de adelanto:

 

En fin, que paso mis días

entre toses y sofocos

y veo que me queda poco

rollo. Aunque alegrías

si que tengo. En la vía

no se quedarán mis hijos.

Les dejo, porque eso es fijo,

poca plata y cien canciones,

herramientas y montones

de ideas con que me rijo.

 

Componer, compongo poco

porque soy muy exigente

y quiero darle a la gente

calidad. No me equivoco.

Yo no me como los mocos.

Dando vuelta a las palabras

cada poema se labra

con sudor y con paciencia

escribir no será ciencia

pero hace que uno se abra.

 

Y para finalizar su “Prontuario Criminal” con  Pancho Amat y sus Cabildo del Son con la participación de Chucho Valdés.

9 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música, Medios

Bruno Galindo (los reencuentros son para el verano 2)

29 de agosto de 2008

Alguna vez hemos coincidido por el barrio, pero hacía décadas que no echábamos un buen rato. Volviendo del concierto de Diane Krall, Bermúdez y su compañera me dejaron en la calle Bailen, pasado el Viaducto. Caminando hacia casa, me lo encontré en la Plaza de la Paja, de regreso a la suya. Buscando un sitio tranquilo para charlar, acabamos en casa. Y nos dieron las cinco de la mañana, hablando de Corea del Norte.

 

Un amigo español de Nueva York estuvo destinado en el país del amado líder. Y las historias que conocíamos eran… dejémoslo en “sui generis”. La Mundana no sabía que Bruno había estado ahí y que ademas tiene un libro sobre las dos Coreas.

 

Entrar en la República Popular Democrática de Corea no está al alcance de todo el mundo. Así que una cosa llevó a la otra, hasta las tantas. Historias, anécdotas y el merchandising comunista que tenemos fueron los ingredientes de una noche coreana.

 

A Bruno Galindo lo conocí en 1989. En un avión fletado por Paco Pérez Brian –entonces en “El Búho” de RCE- para ver a los Rolling Stones en el Shea Stadium. Era la gira del “Steel Wheels” (también fui a Toronto, Indianápolis y Los Angeles). Y cuando Chochless se fue a la central europea de Londres, pensé rápidamente en él para sustituirla. Estaba en la EMI, le llamé, le lié y se vino.

 

Después de esa noche quedamos en volver a vernos. Una comidita. Y repasamos anécdotas, fechas e historietas (como una noche neoyorquina que involucraba al Internacional, Pearl Jam, el CBGBs y el departamento de inmigración o la segunda gira americana de Azúcar Moreno).

 

Encontramos un par de puntos en común que desconocíamos. Nuestro conocimiento del nordeste brasileño. Nosotros por Fagner y el por un viaje que hizo con Manu Chao (que desembocó en la organización de un festival en Galicia). Y el tenis, que siempre aparece cuando menos te lo esperas (dejó de jugar porque le ofrecieron curro en una discográfica).

 

Aproveché para que me firmase los ejemplares de sus Diarios de Corea (uno para nosotros y otro para el colega que estuvo viviendo ahí unos años).

 

Hoy Bruno, aparte de haber trabajado como traductor para la desaparecida editorial Numa, es un cotizado escritor (con media docena de libros publicados) y viaja dando conferencias y actuaciones. Su blog es muy recomendable.

 

Y gracias al verano, que es para los reencuentros, seguimos en contacto.

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Madrid, Música, Recomendaciones