Archivo de la etiqueta: Brooklyn

Joanna Connor

homebanner-outnow

Acabo de descubrir a Joanna Connor, 58 años, por su décimo cuarto álbum. ¿Cómo no había oído hablar antes de ella? ¿Será porque su estilo musical no está en boga desde hace mucho tiempo? Probablemente. El caso es que la he conocido a través del Facebook de ese excepcional guitarrista que es Joe Bonamassa, coproductor de “4801 South Indiana Avenue” y editado por su discográfica Keeping the Blues Alive Records.

El título de esta grabación, “4801 South Indiana Avenue“, corresponde a la dirección de un legendario club de blues de Chicago, Theresa’s Lounge, hoy cerrado. Fundado en 1949 la house band del local era la de Junior Wells (a la que se uniría Buddy Guy). James Cotton también fue un habitual de su escenario.

Joanna Connor, nacida en Brooklyn (NY) llegó a Chicago en 1984 y se empapó de la tradición musical de la ciudad. Al poco ya estaba tocando con todas las leyendas vivas del blues urbano. Montó su primera banda en 1987 y a los dos años debutaba discográficamente.

A su talento como guitarrista hay que añadir su potente voz y su faceta como autora.

El que la haya fichado Bonamassa para su sello me ha abierto los ojos y las orejas. ¡Joanna Connor bienvenida a mi mundo! Nunca es tarde si la música es buena.

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Deportes

Ana Juan en The New Yorker

!2 septiembre

Esta semana hemos conocido que la icónica portada del cumpleaños del New Yorker es obra del granadino Sergio García. La Mundana me ha alertado sobre las numerosas portadas de Ana Juan para la misma revista.

The New Yorker, aparte de su proverbial calidad, se distingue por el esmero con el que cuidan sus portadas. Las de su aniversario quizás sean las más significativas. Hace 96 años, el 21 de febrero de 1925, presentaban en su primera portada a Eustace Tilley, un dandy inspirado en la ilustración de un aristócrata francés, el conde de Orsay. Cada aniversario se conmemoraba con una nueva imagen de Eustace. Con el paso del tiempo se convirtió en una imagen simbólica del semanario. Su mascota. Tuvo sus transformaciones: fue un adolescente blanco en camiseta, con la gorra al revés, espinillas y pendiente (Robert Crumb, 1994), afroamericana/o, mujer (Ana Juan dibujó una Eustacia en 2005), hipster de Brooklyn (2013), incluso se asemejó a Putin en 2016, cuando las injerencias rusas en las presidenciales de ese año.

Ana Juan, además de la mencionada portada de 2005, es una firma asidua en The New Yorker. Para la historia ha dejado dos: la del encabezado a los 10 años del atentado de las Torres Gemelas y la dedicada a otro acto terrorista, el ataque a la revista Charlie Hebdo.

CV1_TNY_01_19_15Juan.indd

Ana Juan (Valencia, 1961), es probablemente muestra ilustradora más internacional. Obvio que es por su proyección desde las portadas del New Yorker. La primera data de 1995. Su primera exposición individual fue en Ginebra (1988). En el 92 debutó en una galería neoyorquina del Soho. Tras tres años consecutivos obteniendo la Medalla de Plata de Ilustración de la Society of Newspaper Design ganó la Medalla de Oro en 1998 y 1999. En 2010 el ministerio de Cultura la galardonó con el Premio Nacional de Ilustración. Ha diseñado numerosas portadas de libros (propios y ajenos). ¡Una crack!

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cultura, Medios

Jimmy Iovine también vende todo sus derechos

Jimmy Iovine se apunta a la tendencia de vender y se desprende de todas sus regalías como productor, tanto de los 259 discos como de las dos películas que financió (una con Eminem, “8 Mile High“, y la otra era de 50 Cent, “Get Rich Or Die Tryin’“) y el documental sobre LeBron James. La de Eminem recaudó 240 millones de dólares y su banda sonora vendió 15 millones (cuatro de ellos en Estados Unidos). La de 50 Cent vendió tres millones de copias y la taquilla de la cinta alcanzó los 46,5 millones de dólares (30,9 en EEUU).

Iovine (Brooklyn, NY, 1953) se inició en el mundo de la música en los estudios de grabación. Desde el chico de los recados hasta ingeniero de sonido. Su labor tanto de ingeniero como de mezclador viene avalado por una larga lista de nombres y éxitos de primera fila de los 70: “Bat Out Of Hell” de Meatloaf (producido por Todd Rundgren), John Lennon (“Walls & Bridges” y “Rock & Roll“), Bruce Springsteen (“Born To Run” y “Darkness On The Edge Of Town“) como más destacados. En los trabajos de Meatloaf y Springsteen era ya fijo del plantel de ingenieros del estudio The Record Plant de Nueva York. Su primer impacto como productor fue en 1978 con Patti Smith, el álbum “Easter” y el pelotazo “Because The Night“, compuesta por el Boss (en la foto al final del post les vemos a los tres). A continuación produjo en 1979 el “Damn The Torpedoes” de Tom Petty and The Heartbreakers, Dire Straits (“Making Movies“), el debut en solitario de Stevie Nicks, U2 (“Under a Blood Red Sky” y “Rattle And Hum“), The Pretenders (“Get Close“, donde estaba “Don’t Get Me Wrong“), Simple Minds (“Once Upon A Time” con el hitAlive And Kicking“), etc.

En 1990 junto a Ted Field fundó en Los Ángeles Interscope Records, donde además de fichar a Tupac Shakur y a Enrique Iglesias (varias veces n.º 1 en EEUU), lanzó Death Row Records, el sello de Suge Knight, Dr. Dre, D.O.C. y Dick Griffey, que se convirtió en el sello de rap más importante del mercado (con Dr. Dre, Snoop Dogg y luego Tupac Shakur como los raperos más destacados). En 2008 con Dr. Dre fundaron Beats By Dr. Dre, para vender auriculares (llegaron a tener el 20% del mercado), que luego se transformó en Beats Electronics, al expandir su catalogo de productos al ambito digital. En 2014 vendieron la compañía a Apple for tres mil millones de dólares e Iovine entró en Apple para montar Apple Music, desvinculándose de Interscope/Geffen/A&M, la division de Universal que presidia.

Hipgnosis Song Fund es la compradora de todas las regalias de Jimmy Iovine. Hasta ahora Hipgnosis y su líder, Merck Mercuriadis, se habían distinguido por sus adquisiciones de copyrights. Es decir, operaban en el mercado de los derechos de autor. ¿Esto representa un cambio de dirección o es profundizar en la misma vía? Se puede entender como más de lo mismo, gestionar y adquirir derechos, pero conlleva un riesgo. Similar al de comprar masters de grabaciones. ¿Por que? Porque la venta física está en franca decadencia. Los masters al menos tienen salida en el planeta del streaming. ¿Pero los royalties de los productores, cuyos porcentajes son menores que los de los artistas y autores, que atractivo pueden tener?

Iovine comentó respecto a esta operación que iba a usar los fondos de la venta para construir un instituto en South LA, que será parte de la Iovine Young Academy de la Universidad del Sur de California (USC). Mercuriadis por su parte agregó que era un honor poder formar parte de esta iniciativa y haber encontrado la formula económica para hacerla posible.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

La música vuelve a las calles de Nueva York

La música vuelve a las calles de Nueva York. Concretamente es el jazz. Probablemente esta sea la única noticia positiva de la pandemia que asoló la ciudad. Los bares y restaurantes también aprovecharon para instalar terrazas. Por sorprendente que parezca lo de las terrazas no es una costumbre muy extendida en la gran manzana. Al menos no lo era en Manhattan.

Las restricciones a la música callejera en vivo en NY ha sufrido diversas vicisitudes a lo largo del tiempo. Su presencia se ha limitado a momentos puntuales y no ha tenido el protagonismo como en Memphis o Nueva Orleans. La aparición de los grupos vocales de doo wop invadió las esquinas de los barrios de Nueva York desde finales de los 50 hasta principios de los 60. Los cantautores folk hicieron suyas las calles del Greenwich Village a principios de los 60. Y hasta el nacimiento del rap no volvió a verse un movimiento masivo de música en la calle. De principios a mediados de los 80 las aceras se llenaron de raperos y breakdancers.

Este pasado fin de semana el New York Times reportaba sobre este nuevo fenómeno del jazz en la calle. Y también en los parques, aprovechando el buen tiempo veraniego y los buenos días otoñales. Citaban Prospect Park en Brooklyn y dos de Manhattan, Central Park y Riverside Park de Harlem. El titular y el subtítulo del artículo eran significativos: “A Bright Spot in the Pandemic Gloom: Jazz is Everywhere in New York” y “Musicians are playing al fresco all over the city to earn money and boost morale“.

El texto cifraba en 2.400 los locales cerrados en NY dedicados a la música en vivo. En lo referido al jazz se citaba un estudio de la Asociación de Periodistas de Jazz (Jazz Journalists Association) que afirmaba que el 61% de los músicos de jazz ganarían en 2020 la mitad de lo que ingresaron en 2019. Añadían que el 73% de los músicos de jazz no tienen actuaciones programadas para 2021. El subtitulo del artículo, referido a la subsistencia económica y a la terapia moral, cobra más trascendencia ante la cruda realidad de los datos. Lo malo es que el invierno está a la vuelta de la esquina. Y el mal tiempo cercenará esta salida…

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

Ayuso no da una

Isabel Díaz Ayuso, IDA, no da una. El martes pasado su consejero de Economía, Ciencia, Competitividad y Empleo, Manuel Giménez (Cs), declaró que el puente del 12 de octubre ha beneficiado a Madrid capital en términos económicos. Con un aumento en la “facturación, ventas y cifras de negocio de muchos operadores”. Asimismo señaló que “el estado de alarma durante estos días de puente ha provocado un repunte en la facturación, ventas y cifras de negocio de muchos operadores”. Algo que tiene su lógica: al no poder salir de la ciudad consumimos en ella (el efecto económico negativo sería en los lugares de destino vacacional de la ciudadania de Madrid, la de los que puedan permitirse ir de puente). Esta lógica, refrendada por los datos, no es tal para IDA.

Ayuso conscientemente niega la mayor. Su objetivo es otro y la ciudadanía no forma parte de sus miras. Sus declaraciones continuas desde el inicio de la pandemia corroboran mi afirmación. Sus idas de olla han dejado de ser anecdóticas. Responden a una agenda, cuyos renglones están escritos por Miguel Ángel Rodríguez. Otra cosa es que ella, a su libre albedrío, patine. Como ayer, tras las declaraciones de su consejero Giménez, cuando en una televisión dijo:

″Porque si aprietas demasiado a los restaurantes y por tanto te llevas por delante el negocio de millones, bueno, de miles de familias, lo que estás haciendo al final es que el contagio se vaya a las casas porque los ciudadanos al no poder fumar, al no entender las normas, al irse pronto a casa, acaban yéndose a las viviendas y eso es mucho peor”.

Insisto, esto lo dijo al día siguiente de conocerse los datos económicos del puente, el primer fin de semana del estado de alarma. Respecto a lo de los restaurantes convendría que hubiese repasado las medidas europeas al respecto, como hizo El Mundano ayer. Algunas son más restrictivas que las aplicadas en la Comunidad de Madrid y se aplican en capitales con incidencias bastante menores que las de Madrid. ¿Para qué informarse? Como periodista (es licenciada en Periodismo) no deja que la realidad le estropee una buena declaración. Lo de “buena” es una forma de decir.

Sus mentiras y falsedades ya son de sobra conocidas. Veamos algunas de las últimas:

  • La semana pasado IDA declaró en el plenario de la Asamblea de Madrid que Madrid estaba mejor que Nueva York. ¡Mentira! Lo pueden comprobar en el enlace anterior. Y hace exactamente un mes escribía una entrada con la comparativa entre la CAM y el Estado de Nueva York (NYS) con una gráfica y medidas concretas en ambas regiones. En uno de los párrafos decía: “En la curva vemos que NYS controló y mantuvo el control. De hecho, los restaurantes y locales de ocio (bares, clubes, etc.) permanecerán cerrados hasta finales de este mes (solo han abierto las terrazas). Y cuando abran lo harán al 25% de capacidad. En cambio, Madrid abrieron desde junio los interiores de los locales, al 60%. En la CAM, la curva de contagios, tras el control que supuso el confinamiento, se disparó después de abrir, forzando la desescalada y saltándose la última fase”. El final de mes se refiere a septiembre. En las tres semanas transcurridas, desde la publicación del post hasta la declaración en la Asamblea, los números de Madrid han empeorado. Y en Nueva York han surgido problemas en barrios de Brooklyn y Queens, por las celebraciones religiosas de los judíos ortodoxos durante una de sus festividades. Casos detectados rápidamente y que provocaron el confinamiento inmediato de esas zonas.
  • Respecto al victimismo, con pronunciamientos altisonantes sobre el autoritarismo de Sánchez (incluso en prensa extranjera), ayer vimos medidas similares (o más duras) en el resto de Europa. También convendría recordar que este nivel de confrontación con el gobierno central, desde el primer día, solo se produce en la CAM. ¿Por qué será? ¿No es un agravio comparativo con otras CCAA gobernadas por el PP? Con Galicia, por ejemplo, donde también ha habido confinamientos. Ahí gobierna Feijóo en solitario. En Castilla-León y Andalucía la formula de gobierno es la misma de la CAM: coalición con Ciudadanos. A la Junta castellano-leonesa no le ha temblado el pulso en cerrar tres capitales de provincia. Lo mismo es aplicable para la Junta andaluza (hace seis días y de nuevo anteayer, mientras queda pendiente Granada, donde han cerrado las aulas). Ayuso acaba de acusar al gobierno central en la Asamblea de Madrid de imponer el estado de alarma “a punta de pistola“.
  • Las mentiras, sobre la asistencia primaria, el cierre de centros de salud, la manipulación de los datos del covid-19 y sus consecuencias, la contratación de rastreadores y el número de tests, han sido constantes. Respecto a esto último, las pruebas efectuadas, decidieron bajar su número para disminuir los casos de positivos y así poder tener datos que mejorasen las incidencias por cada 100.000 habitantes. Han sido pillados. Javier Ruiz hablaba de una bajada de tests del 54% desde principios de octubre. Por su parte eldiario.es denunciaba que Madrid omitía miles de casos para falsear el número real de contagios. Acompañaba su información con datos (es la imagen que encabeza este post). Para rematar, el mismo día que la Consejería de Sanidad reconocía que se hacían menos tests (no podía ser de otra manera, al ser descubiertos), Ayuso iba y defendía que estos se habían triplicado. ¡Le da todo igual! Va a lo suyo, a piñón fijo.

Nuestro virologo más prestigioso, Luis Enjuanes del CSIC, calificaba la situación en Madrid de “una torpeza increíble. Lamentablemente, hay gente que tiene intereses políticos, quiere la confrontación” y añadía “lo de Madrid es casi de retraso mental”. Un servidor quitaría lo de casi.

Todo esto sucede con la complicidad activa del vicepresidente de la CAM Ignacio Aguado (Cs) y la complicidad pasiva del líder de ¿la oposición? Ángel Gabilondo (PSOE).

Deja un comentario

Archivado bajo Madrid, Medios, Política

¿A quién debe dinero Trump?

NYT Trump copia

A raiz de la exclusiva del New York Times de ayer, sobre la situación financiera del presidente de los Estados Unidos hasta 2017, surge una inquietante pregunta: ¿A quién debe dinero Trump?

El rotativo apuntaba a un montante de 400 millones de dólares en deudas. En esta cifra se incluye la presunta sanción de 100 millones del fisco estadounidense. Que solo podrá hacerse realidad cuando pierda su inmunidad presidencial. ¿A qué les suena esto de algo?

Fuentes solventes, conocedoras del asunto, cifran las deudas de Trump en mil millones. En cualquier cosa y ciñéndonos a las cifras del NYT hay dos aclaraciones:

  • Estas deudas corresponden a créditos cuyos plazos vencen en los próximos años. Y todos cuentan con el aval personal de Trump. ¿Que podemos sacar en claro? Lo primero: sus bienes no forman parte del aval porque ya están hipotecados. Lo segundo: tras distintos fallidos en créditos anteriores muchas instituciones bancarias de EEUU le cerraron las puertas. Y acudió a otras vías. ¿Cuáles? De ahí la pregunta del anunciado.
  • Se derrumba el falso mito del empresario de éxito. Surge la imagen real, la del emprendedor quebrado que va dejando cadáveres y deudas por doquier. El NYT hace dos años dio el golpe revelando la herencia recibida de su padre. Esa investigación que recibió el Pulitzer derrumbó la imagen del empresario hecho a si mismo. El padre de Trump logró su fortuna creando un imperio inmobiliario en los barrios bajos de Brooklyn y Queens.

Esta madrugada es el primer debate entre Biden y Trump. El presidente ayer, en dos comparecencias públicas, no respondió a preguntas de los medios. Veremos que sucede esta noche. Si hasta el momento ha insultado a Biden esta noche puede ser antológica. Esta acorralado y su respuesta será la agresividad verbal. Le funcionó en 2016. Pero entonces era el aspirante y ahora es el presidente.

CNN preparó una información con los pagos al fisco del primer año de los últimos presidentes. Destaca la ínfima cantidad pagada por Trump, 750 dólares, y los 1,8 millones de Obama (producto de las ventas de su libro).

CNN

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Medios, Política

Yo no voy a Brooklyn

Bridge DUMBO

Si todo ha salido acorde a lo planeado cuando vean esta entrada Los Mundano estaremos en Nueva York. En Manhattan más concretamente. Y no, yo no voy a Brooklyn. Ni siquiera la vista del skyline de Manhattan me llama la atención. Esa pulsión me queda satisfecha en el trayecto del aeropuerto a la isla, según te vas acercando al Midtown Tunnel. Este túnel sude peaje atraviesa el East River y conecta Queens con Manhattan. La vista de todo el East Side es imponente. Más completa que desde Brooklyn. Las del West Side desde Nueva Jersey también están muy bien. Pero, vamos, tampoco voy a New Jersey por la vistas,… ni para nada dicho sea de paso, salvo que sea estrictamente necesario (un concierto, un partido). De todos modos, las mejores vistas son las que hay desde el ferry que hace el trayecto a Staten Island, de ida y vuelta, desde la punta sur de Manhattan.

Paso de modas y tendencias. En los casi cinco años que vivimos ahí experimentamos la consolidación de Soho y el nacimiento de Tribeca y de Noho. Muchos de los bohemios que estuvieron en el inicio de estos barrios fueron víctimas de la gentrificación. (Algunos incluso eran supervivientes de los tiempos del Village o del Lower East Side). Acabaron exiliados en zonas concretas de Brooklyn. Según cuentan, le han dado la vuelta a varios barrios de ahí. ¡Enhorabuena! Pero esa ya no es mi cultura. Soy de los antiguos, de cuando los de Brooklyn llegaban a Manhattan a buscarse la vida (incluso antes de que Brooklyn se integrase en la ciudad de Nueva York).

Me interesa –nos interesa– la renovación de Chelsea. Era un barrio complicado en nuestra época, sobre todo en sus márgenes al oeste, cerca del río Hudson. Ahora desde un megaproyecto urbanístico para las elites (Hudson Yards) hasta el High Line, el parque elevado surgido de la iniciativa ciudadana, pasando por bares, restaurantes, tiendas, etc., Chelsea está experimentando un renacer. Elvis Costello cantaba que no quería ir a Chelsea, el londinense, nosotros vamos al neoyorquino y no queremos ir a Brooklyn.

Manhattan no tiene fin y nuestro tiempo sí. Hay que ir al grano…

1 comentario

Archivado bajo CDI, General

Nadler vs. Trump: una vieja rivalidad

Montaje Sarah Rogers:The Daily Beast : Fotos Getty:Reuters

Anyone who would loan Donald Trump money is taking a risk.” (Jerry Nadler)

Esta frase de Nadler de mediados de los 90 (“Cualquiera que le preste dinero a Donald Trump asume un riesgo) fue actualizada tras el triunfo de Trump: “fue elegido legalmente pero no es legitimo”. Son tan solo dos ejemplos de una vieja rivalidad.

Jerry Nadler, democrata, siempre se ha enfrentado a su conciudadano Donald Trump. Incluso cuando el actual presidente contribuía a las campañas de su partido y estaba afiliado al mismo. Representan a dos de los varios Nueva York: Nadler nacido en el seno de una modesta familia judía de Brooklyn y Trump hijo de un arribista (casero de infraviviendas) de Queens.

Actualmente uno preside el Comité de Justicia de la Cámara de Representantes (Nadler) y el otro es Jefe de Estado (Trump). El House Judiciary Committee, entre otras funciones, es el órgano que aprueba los procesos de destitución presidenciales (el famoso impeachment y del que solo habido tres precedentes, con resultados dispares: Andrew Johnson, Richard Nixon y Bill Clinton). Si el proceso de acusación prosigue su curso, el siguiente paso del recorrido se da en el Senado. En estos momentos el Partido Demócrata tiene mayoría en la Cámara de Representantes pero no en el Senado. Y se da la circunstancia que Nadler, uno de los pocos políticos electos opuestos a la guerra de Irak, fue contrario, como miembro entonces del Comité de Justicia, al impeachmente de Bush y Cheney. Alegó que era un moción perdedora dada la posición minoritaria de su partido. Algo parecido sucede hoy en día: muchos demócratas, a pesar de su mayoría en la Cámara de Representantes, consideran que su debilidad en la Cámara Alta les llevará a una derrota segura. Y sería un precio a pagar demasiado alto. Aparte de distraerles de lo que debe ser su principal objetivo: las primarias y encontrar una candidatura potente para hacer frente a Trump.

Nadler ha sido Representante desde 1992, siempre por Nueva York. De tres distritos: 17º (1992-1993), (1993-2013) y 10º (desde 2013). Las distintas remodelaciones del censo no han impedido que haya triunfado en los 12 procesos electorales que ha afrontado (y nunca bajando del 75% de los votos). Trump tomó posesión de la presidencia del país el 20 de enero de 2017. Es su primer cargo público. Perdió el voto popular pero ganó el que cuenta: el de los colegios electorales.

La rivalidad Nadler/Trump se remonta a los 80. Nadler era parlamentario del estado de Nueva York y Trump solicitó autorización para construir un complejo de ocho rascacielos en su distrito del oeste de Manhattan (con 5.700 apartamentos además de oficinas y estudios de TV y cine). Una de las torres iba a ser el edificio más alto del planeta con 150 pisos de altura. Sería una ciudad dentro de una ciudad (Trump la iba a llamar Televisión City). Nader tenía otros planes y se opuso: pretendía construir viviendas asequibles en la zona (Upper West Side), que estaba viviendo la gentrificación a la que Nadler quería poner freno. El alcalde, Ed Koch, tampoco era favorable al megaproyecto. Ante las dificultades, tanto de la ciudad como del estado, Trump fue rebajando sus expectativas. Redujo la altura del principal rascacielos así como el número de apartamentos (de 5.700 pasaron a ser 4.000). A cambio modificó el nombre: de Television City pasó a denominarse Trump City (finalmente se quedó en Riverside South). El senador republicano John McCain apoyó a Nadler y a los sucesivos alcaldes de la ciudad. Este es también el origen de la enemistad de Trump hacia McCain, héroe de guerra a quien Trump (quien huyó de sus obligaciones militares) insultó e infravaloró sus méritos militares. Todas las negativas a Trump estaban asociadas a los beneficios fiscales y desgravaciones que el constructor pretendía y las autoridades le negaban.

Hoy en día sabemos que Nadler ha pedido la comparecencia de Mueller, autor del Informe Mueller, ante el Comité de Justicia. Su notoria ausencia en la rueda de prensa de presentación del informe que dio su jefe, el ministro de Justicia William Barr, fue muy comentada. También desde hace casi un mes Nadler ha requerido la presencia de otros protagonistas: al menos ha mandado 80 cartas pidiendo la comparecencia ante el Comité. Además de solicitar la publicación total del Informe Mueller. Al menos para los miembros del Comité, porque a nivel público podría ser complicado al haber asuntos pendientes de vistas judiciales y pertenecientes a secretos de varios sumarios.

Se avecinan tiempos que harán las delicias de los propietarios de los medios de comunicación.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

La pista de baile del club Sugar Hill

EF GIoncarlo Valentino NYT

La pista de baile del club Sugar Hill de Brooklyn se ha convertido en un emblema del barrio de Bedford-Stuyvesant. Desde 1979, año de su inauguración, ha vivido y protagonizado todas las mutaciones musicales y sociales ocurridas desde entonces: desde el disco hasta el techno en un barrio que ha pasado de ser totalmente negro a hipster.

El fundador del club, Eddie Freeman (en la foto de Gioncarlo Valentino del New York Times), lo nombró así por una calle de su Kinston natal. Este pueblo, entonces segregado, de Carolina del Norte alojaba en una acera negocios de propietarios blancos y en la de enfrente la población afroestadounidense regentaba tiendas de alimentación, restaurantes y clubes nocturnos.

Freeman llegó en autobús a Nueva York en 1957. Con 40$ y una caja con pollo frito. Encontró varios trabajos en la zona de Bedford-Stuyvesant y ahí se instaló para vivir. Hasta que, con sus ahorros, compró un local en la Avenida DeKalb y abrió el club Sugar Hill.

Cuento todo esto para no confundir el club Sugar Hill con Sugar Hill Records y The Sugarhill Gang, los del “Rapper’s Delight“. Más o menos coinciden en el tiempo pero no están relacionados. Sugar Hill Records, propiedad de Sylvia Robinson (y su marido Joe), con financiación entre otros del mafioso Morris Levy (de quien pueden obtener bastante info. en mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“) también se fundó en 1979. Pero en Englewood, Nueva Jersey. El nombre de la discográfica responde al barrio Sugar Hill de Harlem (Manhattan). Su área se extiende en el oeste desde la calle 145 hasta la 155, en una zona comprendida entre las avenidas Amsterdam y Edgecombe. En la década de los años 20 del siglo pasado, durante el Harlem Renaissance, se convirtió en el lugar de residencia de los afroestadounidenses con dinero.

The Sugarhill Gang cuya primera formación, un trio, fue montada por Sylvia Robinson, también son de Englewood (NJ).

Volviendo al club de Brooklyn, su peso en la comunidad a lo largo de los años es palpable como centro de reuniones sociales y políticas. El reverendo activista Jesse Jackson presentó en el local su Coalición del Arco Iris (entre otras muchas apariciones). Hillary Clinton, tanto en su carrera electoral al Senado o a la presidencia como en las primarias de su partido, también organizó actos en el Sugar Hill.

El club, que evolucionó a ofrecer música en directo y abrió un restaurante esta ahora regentado por los hijos de Freeman (78 años): Akesha y Aaron.

Recortes G Valentino NYT

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

Por las calles de Nueva York

CaféHoy último día del 2018 coincide con el último post de fotos del viaje a Nueva York de la semana pasada. Pondré las que tomé paseando y que se quedaron descolgadas de las temáticas de las entradas anteriores (aunque un par ya se vieron en Facebook y/o Twitter).

A la vuelta de la esquina del hotel donde nos alojamos estaba el FIT (Fashion Institute of Technology). Los alumnos habían decorado las paredes con sus grafitis. El único que realmente me gustó fue este. La Mundana hizo esta foto al heredero.

FIT

También había una exposición en el FIT dedicada al Pink (el rosa).

El día que bajamos al Memorial y museo del 11 S aprovechamos que estábamos en el distrito financiero y nos acercamos a Wall Street y Broad Street, las mecas del capitalismo.

Simbólicamente hay tres edificios de una enorme carga y no recuerdo que hayan sido relacionados. Cuando la nueva nación se independizó, de Gran Bretaña, la ciudad de  Nueva York fue la capital durante algún tiempo. El Federal Hall fue la sede del primer parlamento. Ahí juró su cargo George Washington como primer presidente (su estatua preside la entrada). Federal Hall está situado en Wall Street en la desembocadura de Broad Street (calle que sustituyó a un canal que se quedó pequeño, y que primero sirvió de embarcadero a los nativos de la isla y después a comerciantes y viajeros que llegaban desde Brooklyn –desde los tiempos en que la ciudad era New Amsterdam).

Federal Hall

Delante, en las dos esquinas de Wall St. con Broad St., se encuentran la que fue mansión de J. P. Morgan (el financiero que sufragó la Guerra de la Independencia y proveyó de fondos a la nueva república), posteriormente ampliada para ser la sede de la Banca Morgan, y en la acera de enfrente está la Bolsa de Nueva York (el NY Stock Exchange), un edificio neoclásico en la onda del Federal Hall y que ocupa toda una manzana (desde el 1 de Wall St con Broadway).

Al pie del árbol de Navidad del NYSE encontramos otro símbolo: las siete velas del Kwanzaa, la fiesta seglar de la cultura afroestadounidense que se celebra entre el 26 de diciembre y 1 de enero. Las siete velas del candelabro corresponden a cada uno de los días de la semana que dura la festividad.

Adri, NYSE, árbol

Enfrente de la bolsa y pegado al edificio de Morgan hay una tienda de Hermès. Me hizo gracia este detalle de una de las ventanas de sus escaparates.

Hermes

No podía falta la foto con el toro, otro símbolo en este caso del mercado bursátil en alza. Está situado en Broadway a un par de manzanas de Wall St.

Bull market

En los casi cinco años que vivimos en Nueva York entre las discotecas que se pusieron de moda estuvo el Limelight, instalada en el interior de una antigua iglesia. No era un local que frecuentásemos (solo estuvimos un par de veces). Teníamos otros sitios de preferencia. Ahora es un gimnasio. Un cruel destino para un espacio que nunca fue vanguardia a pesar de su apariencia de ruptura por ocupar una iglesia.

Los vehículos pesados que se ven por la ciudad son una pasada (incluidos los de los bomberos). Ya pudieron ver en la entrada dedicada a los transportes el camión de la mudanza de Rent-A-Wreck. La Mundana captó estos dos de NYC Brownstone, una empresa de reformas y rehabilitaciones.

NYC Brownstone

Para despedir este post y el año que mejor que un brindis. Está vez es con un margarita en una taquería del Chelsea Market. La foto es del mediodía del 24 de diciembre. Hace justo una semana, pero no duden que me volvería a tomar otro. Estaba excelente (como los tacos). Atención a mi careto, entre Echanove y el emérito. Es el poder e influjo de los Juanes

En Los Tacos:Los Mariscos

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Consumo, Cultura, General, Política, Recomendaciones