Archivo de la etiqueta: Bolsonaro

La gran hipocresía de las intransigentes derechas españolas

Reuters El País

En la foto de la agencia Reuters, publicada por El País, vemos al embajador estadounidense en Afganistán, Zalmay Khalilzad (a la izquierda), y al líder y cofundador de la milicia talibán, Abdul Salam Zaeef, tras la rubrica en Qatar del acuerdo de paz entre EEUU y los talibanes. ¡Vaya! Han estado combatiendo durante 19 años y ahora dialogan para llegar a un pacto. Y no pasa nada. Mientras, aquí las intransigentes derechas españolas dan la matraca un día sí y otro también sobre acuerdos, pactos, diálogos con Bildu, ERC, etc. Todos partidos perfectamente legales dentro de nuestro sistema constitucional.

Claman al cielo porque han perdido las elecciones. Si hubiesen ganado no dirían ni mu. Como callaron cuando Aznar recibió con todos los honores a Gadafi (este sí que financiaba el terrorismo y no la vicepresidenta de Maduro), hablaba catalán en la intimidad o llamaba a ETA “Movimiento de Liberación Nacional Vasco” mientras negociaba con ellos. Y sin olvidarnos de la ignominia de la gran mentira de los atentados de los trenes del 11M, donde acusaron, con todo el aparato mediático que controlaban (excepto el ABC de Zarzalejos) a los etarras de algo que no habían hecho, sabiendo perfectamente que era obra de los islamistas. Lo hicieron con afanes electorales y les salió el tiro por la culata: ganó Zapatero. No parecen haber aprendido la lección.

Más apuntes para la memoria: el llamado plan Ibarretxe fue desarticulado democráticamente por el gobierno de Zapatero. A Rajoy le estalló en la cara la versión catalana. Por inanición (marca de la casa marianista). No iba a haber urnas y las hubo. El patinazo fue histórico y dejó la reputación del CNI por los suelos. Hoy en día aún estamos sufriendo las consecuencias. ¡Pero, ay, la culpa es del maligno Pedro Sánchez! ¿Por querer arreglar un entuerto del PP? ¿Por haber ganado las elecciones, dos veces seguidas además?

Lo de ETA también debe escocer a las hipócritas e intransigentes derechas españolas. Porque el adiós a las armas también sucedió bajo un gobierno del PSOE, el de Zapatero.

Vox no puede ni debe irse de rositas. Porque vienen de donde vienen y son lo que son. Ahora bien, que Abascal pretenda ir de líder mundial porque se ha entrevistado en EEUU con ¡el hijo de Bolsonaro! es de chiste. ¿El hijo? Vaya, vaya. ¿De qué hablaron? ¿Del cambio climático? ¿De la deforestación del Amazonas que impulsa Bolsonaro padre?

Abascal también asistió en EEUU al discurso de clausura del The American Conservative Union Foundation, pronunciado por Trump. Con quien no se cruzó palabras ni selfies. Vaya, vaya.

Estos intranscendentes hechos fueron recogidos, para mayor gloria de Abascal, por la agencia Europa Press, vinculada al Opus desde su fundación.

La pregunta del millón: ¿el líder de Vox aprovechó su asistencia para recriminar el pacto con los talibanes a sus contactos de la derecha conservadora estadounidense, asistentes al acto? Sería lo coherente, acorde a lo que escuchamos por estos lares.

P.D.: El acuerdo de EEUU con los talibanes ha encontrado este domingo su primer obstáculo. El presidente afgano, Ashraf Ghani, ha rechazado la cláusula que prevé la liberación de miembros de la guerrilla. “El Gobierno de Afganistán no se ha comprometido a liberar a 5.000 prisioneros talibanes”, ha declarado Ghani al día siguiente de asistir en Qatar a la firma de ese pacto.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Medios, Política

Del primo de Rajoy a Madrid Central

El País

El cambio climático no es un asunto ideológico, aunque parezca que para el PP sí lo es. Apoyado además por otras derechas, como con las que gobierna ahora mismo, por ejemplo en Madrid capital. La trayectoria de los populares es nítida al respecto. Desde el primo de Rajoy (2007), al que invocó el entonces presidente del gobierno para negar el cambio climático. (Afortunadamente años después rectificó y reconoció su error –y el de su primo, el físico).

Recientemente hemos sufrido la estupidez del equipo municipal que manda ahora en Madrid, con Martínez-Almeida (PP) de alcalde: su afán por acabar con Madrid Central  ha sido tumbado en (3) tribunales. Un fiasco absoluto. Hoy hemos conocido que las medidas implantadas por Madrid Central, en su primer año, han reducido la contaminación en un 20%. Y no parece que haya habido un efecto de rebote negativo en las áreas vecinas a las directamente afectadas por Madrid Central: al contrario, la bajada de las emisiones de dióxido de nitrógeno ha sido generalizada. La noticia ha sido recogida por todos los medios. Por mi parte, la he visto en la portada de El País y enlazo el artículo al respecto.

Y a todo esto, el presidente del gobierno en funciones (Pedro Sánchez) le ha regalado a Madrid la Cumbre del Clima (al no poder celebrarse en Chile, país que asumió la presidencia recogiendo el testigo del Brasil de Bolsonaro quien renunció y se bajó del tren).

Curioso: el protagonismo mundial del Madrid del PP toma impulso gracias a la Copa Davis del catalán (y odiado) Piqué y a la cumbre sobre el cambio climático que tanto denuestan…

Deja un comentario

Archivado bajo Medio Ambiente, Política

Lo de Cachitos con Vox ya lo hizo Pablo Carbonell con Esperanza Aguirre

PC y EA CQCComo continuación a la entrada de ayer, Vox estará eternamente agradecido a Cachitos, hoy escribo sobre un claro precedente: Pablo Carbonell y Esperanza Aguirre. Y lo hago por algunos comentarios y reacciones que he recibido al respecto. Ayer no incluí esta referencia por considerar (erróneamente) que era una historia lo suficientemente conocida. Pero he descubierto que o no se recuerda o se desconoce. Todo sucedió en un programa, Caiga quien caiga, que emitía Tele 5.

La carrera política de Esperanza Aguirre había llegado a su cenit: de concejala y primera teniente de alcalde del ayuntamiento de Madrid y consejera de Caja Madrid había sido nombrada ministra de Educación y Cultura por Aznar en su primer gobierno. No estaba mal para ser la niña pija del PP. Pero no tenía más recorrido. Hasta que las lumbreras de Carbonell y los responsables de CQC (Caiga quien caiga) se cruzaron en su camino. Y Doña Esperanza se transformó en la Dama de Hierro y una defensora de las esencias patrias. Su transformación de objeto de mofa y burla televisiva, como inútil ministra, a estrella mediática no puede entenderse sin la imbecilidad del programa y su reportero. En su día se lo comenté tanto a él como a un muy buen amigo, entonces presentador del programa. Pensaron que exageraba. Años después me dieron la razón. Sobre todo cuando Aguirre empezó a presumir de ello y apareció publicado en su biografía autorizada “La presidenta“. Les agradecía el servicio prestado. Escribía Carlos Prieto en El Confidencial:

[…] Pero cuando la carrera de Aguirre parecía estar a punto de irse a pique, sucedió un giro típico de nuestra época posmoderna y catódica: su conversión en estrella mediática y guasona no solo no acabó de hundir su reputación política, sino que la impulsó. Eso sí, el giro no ocurrió por casualidad, sino forzado por Aguirre contra la opinión de sus asesores, en una temprana muestra del instinto político que la haría temible la siguiente década. […]

Y Prieto remataba el artículo diciendo:

“He aquí uno de los límites de las guerras culturales: fiarlo todo a la crítica/guasa costumbrista, algo habitual ahora en las redes sociales, es un error. Mucho jiji-jaja, mucho esta tía es tonta, y mientras tanto Esperanza Aguirre a lo suyo: para cuando la izquierda dejó de subestimarla, ya se había convertido en la temida lideresa neocon hegemónica en Madrid. Y en la gran especialista en dar la batalla cultural a la izquierda, como bien saben Manuela Carmena y todos los titiriteros que en el mundo han sido. Quien ríe la última ríe mejor.”

Ahora se repite la historia con lo de Cachitos y el rotulo de Bertín Osborne. No aprendemos nada.

Hace poco hemos tenido en otras latitudes el ejemplo de Bolsonaro, flamante presidente brasileño. En El País podíamos leer en una crónica de Pablo Cantó: “Jair Bolsonaro fue, durante años, objeto de burla de la televisión brasileña. El político, en su etapa como parlamentario, era una mina de comentarios polémicos y controvertidos que algunos programas, como la versión brasileña de Caiga Quien Caiga (CQC), intentaron explotar.” Cantó además reportaba que Monica Iozzi, exreportera de CQC, lamentaba haberle dado tanta presencia: “Me arrepiento de haberle entrevistado tantas veces”.

Como decía ayer, lo mismo puede aplicarse a Trump.

Cansan ya tantos graciosos y graciosillos. Irresponsables de tomo y lomo que se creen superiores en posesión de una verdad absoluta y lo único que hacen es servir a los interés del enemigo, por su propia irresponsabilidad y falta de reflexión.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Medios, Política

Vox estará eternamente agradecido a Cachitos

Una vez tomadas las uvas zapeamos por los canales de TV. Vimos a Bertín Osborne con un mariachi cantando en La 1 un tema de José Alfredo Jiménez, “Yo debí enamorarme de tu madre” (da título a su nuevo álbum). Volvimos a verle en La 2 en el especial de Nochevieja de Cachitos. Aquí cantaba “New, New York” de su disco de crooner.  Me quedé helado cuando pusieron el subtitulo de La Vox. No daba crédito. He aquí un programa que se supone inteligente y desenfadado haciendo publicidad gratuita a un partido político de dudosa ideología (y en alza). Trabajando para el enemigo que se llama.

Creo que fue Pérez Reverte quien dijo que Vox se nutre de las tonterías de la izquierda. He aquí un claro ejemplo de tontuna. ¿O fue premeditado? ¿La redacción de Cachitos es de Vox? Porque lo parece.

Esta mañana todos los graciosos oficiales progresistas y de izquierdas alababan la gracieta. Yo, en cambio, cuando lo vi no me hizo ninguna gracia. Lo primero que pensé fue “esto será un chorro de votos para Vox además de trending topic“. Como así fue según comprobé al mediodía, con más de 32 mil tweets (la captura está al final de esta entrada).

Parece que no hemos aprendido nada de las campañas de los Trump, Salvini, Bolsonaro, etc. Ni siquiera leemos o comprendemos artículos como el que publicaba Manuel Ángel Méndez en El Confidencial. Ahí nos explicaban como esta gente de Vox (y los otros de su cuerda mencionados anteriormente) trabajan las redes sociales, para viralizar sus mensajes. En este caso les han dado el trabajo hecho.

En Vox, además de estar eternamente agradecidos al personal de Cachitos, deben estar frotándose las manos con esta izquierda tan boba que tenemos. Este es el camino correcto para aumentar su granero de votos. Y luego nos quejaremos y lloraremos e incluso haremos soflamas trasnochadas pidiendo movilizaciones… Lo siento pero con las cosas de comer no se juega. Y da toda la impresión que nos van a dar lo que nos merecemos, lo que con tanto ahínco buscamos.

2 comentarios

Archivado bajo Medios, Política