Archivo de la etiqueta: Beñat

Empate sin goles en el Bernabéu para despedir el año

Marca

Para el último partido del año en el Bernabéu Zidane dio descanso a Varane. Jugó Militao en su lugar. La otra variante fue en la delantera donde Rodrygo y Vinicius acompañaron a Benzema. Parecía acertado salir con tres puntas a la vista que Garitano dispuso tres centrales. Otra cosa es debatir sobre los nombres propios de la tripleta. A estas alturas parece ventajista hacerlo (aunque bastantes hubiésemos preferido ver a Bale; quizás la hostilidad de la afición fue determinante para que no fuese titular). La presencia en la media de Modric, Fede Valverde y Kroos parecia cantada por la baja de Casemiro.

Los del Athletic de Bilbao dejaron muy claras sus intenciones desde el principio: frenar a Kroos. En los primeros nueve minutos le hicieron tres faltas (aunque solo pitaron dos) Modric aprovechó la circunstancia y se hizo el jefe del centro del campo, con la inestimable ayuda de Valverde, omnipresente.

La presión alta de ambos equipos provocaba que recurriesen a ceder el balón atrás a sus porteros. Más ellos que nosotros. Nuestro dominio se tradujo en varias ocasiones claras y no aprovechadas. Así en el minuto 11 un pase de Benzema a Vinicius  origina un recorte magnifico del brasileño sobre uno de los centrales, justo antes de entrar en el área pequeña. Pero no fue capaz de superar en el mano a Unai Simón. Disparó al muñeco. Diez minutos después cabecearía rematadamente mal un gran pase de Modric. En el 18 Kroos se internaba imperialmente entre la defensa bilbaína. Su disparo, desde el borde del área pequeña, se estrellaba en el larguero. Poco después Iñaki Williams aprovechaba un error de Valverde (el primero de los únicos dos que tuvo en esta primera mitad y en todo el partido). Su remate forzaba a Courtois, en una muy buena intervención. Williams, bullidor arriba, era el único capaz de traer en jaque a la defensa blanca, bastante tranquila en esta mitad.

En el 32 Benzema, a pase de Kroos, recorta al meta, pero Unai Núñez sacaba la pelota sobre la raya de gol. La pelota llegaba a Vinicius, quien controla fatal y desperdiciaba una ocasión a puerta vacía. 10 minutos después un golazo de Kodro, que entró por la escuadra, era anulado por fuera de juego.

El 0-0 al descanso no eran buenas noticias. La actuación de Carvajal tampoco invitaba al optimismo. Ya está en mi lista de sospechosos. No dio un pase bien en ataque. Donde estorbó a Rodrygo constantemente. Y le forzaba a buscar posiciones más centradas, como de media punta. El fuerte de Rodrygo pasa por encarar y pasar (además de marcar). Como hizo las pocas veces que le dejó hacer Carvajal. A Vinicius le hizo lo mismo, cuando los brasileños se intercambiaron de banda.

En el arranque de la segunda mitad dejaron KO a Militao. No enseñaron tarjeta. El Real Madrid estuvo unos minutos con uno menos en el campo. Hasta el 57 no entró Nacho. Al minuto, en un saque de esquina provocado por una internada de Rodrygo, el recién incorporado cabeceaba al larguero. Nuestro segundo palo del partido. Antes de cumplirse el 62 entraba Bale por Rodrygo.

Benzema seguía buscando, infructuosamente, el gol. Pero, entre Unai Simón y la poblada defensa del Athletic, sus intentos (algunos meritorios) quedaban sin reflejo en el marcador. Pasaban los minutos y ahí teníamos el 0-0. Sergio Ramos se incorporaba a la defensa vasca: en dos saques de esquina le pitaron falta en ataque (hubo una tercera en el 80). En el 68 ellos casi tuvieron una ocasión que fue desbaratada por Carvajal antes del remate.

Jovic entró por Vinicius en el 71. Bale, incómodo con Carvajal, se fue a la izquierda. A estas alturas del partido ya lo empezaba a ver negro. La barrera defensiva rival, comandada por Iñigo Martínez, se mostraba muy eficiente. Y empezaban a estirarse buscando a Courtois. Desde el larguero de Nacho hasta el 78 habían pasado 20 minutos, sin ocasiones ni jugadas de peligro. Éramos en esta segunda parte un equipo plano. Sin chispa. Volvíamos a las andadas. El gol empezaba a vislumbrarse como un milagro.

A cinco minutos del final retiraban a Iñaki Williams para dar entrada a Beñat. El mensaje era claro: amarrar el empate. Al minuto Jovic cabeceaba a la base de uno de los postes (nuestro tercer palo de la noche). Ramos no pudo con el rechace.

Los seis minutos de descuento eran una tabla de salvación. En los tres primeros no sucedió nada. En los tres siguientes un buen remate de ellos nos puso el corazón en la boca. Y en el ultimo minuto Courtois salvó un gol cantado. (Creo que la jugada estaba anulada por fuera de juego).

La presencia de Ramos en ataque durante los últimos 10 minutos, a la deseperada, retrasó a Valverde. Un error. Perdimos la capacidad de sorprender del uruguayo entrando entre líneas. Y no ganamos nada en ataque (el fáctor Ramos también tiene algo que ver con la sorpresa).

¡Pinchazo grave del Madrid en casa! Y el Barça líder en solitario con dos puntos de ventaja. Nos quedamos además con el mal sabor de boca de un solo gol marcado en los tres últimos disputados (el de Valencia in extremis).

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema domador

Jesús Álvarez Orihuela AS

Los tres goles de Benzema, en la segunda mitad, domaron a los leones de San Mamés. Desde la vuelta de Zidane las segundas partes del Real Madrid son mejores que las primeras y acaban decidiendo los partidos del Bernabéu.

A pesar de la indigesta hora, y de ser el último día de las vacaciones de Semana Santa, el estadio registró una buena entrada. Mejor que en los dos últimos encuentros. También la primera mitad, floja, fue mejor que los malos primeros 45 minutos de los dos partidos anteriores. En esta vimos a Kroos, detalles de Benzema y la confirmación de la recuperación de Marcelo. Los tres han llegado al tramo final de la temporada en buen estado, para estos momentos decisivos en los que afrontas las semifinales de Champions. El problema es que nos eliminaron en octavos…

En el descanso comentaba que Marcelo de haber seguido en su linea de esta temporada en vez de 0-0 estaríamos 0-2. El Madrid no carburaba porque Modric, en su partido 300, no aparecía y Casemiro no cortaba ni distribuía. Solo Kroos daba la talla. Y el Athletic de Bilbao se encontraba cada vez más cómodo. Como dato para resumir esta primera parte: vimos más a Keylor Navas que al portero vasco, quien ante la inoperancia madridista vivió bastante tranquilo (salvo algunos destellos aislados de Benzema, que no tuvieron acompañamiento de sus compañeros). Solo un remate (alto) de Marcelo inquietó al Athletic en esta mitad.

El arranque de la segunda parte fue otra cosa: en los primeros 10 minutos el Madrid hizo más que en los 45 de antes. Corrió, tuvo velocidad y profundidad. Benzema en el 46 anotó el 1-0 de cabeza, picando el balón hacia abajo, tras un fenomenal pase (su primero) de Marco Asensio desde la banda izquierda. La jugada se inició en un corte de Vallejo en defensa.

Acto seguido, con 1-0, el Madrid creó peligro en dos ocasiones (Kroos y Benzema). Kroos siguió poniendo balones en corto y en largo, con unos maravillosos cambios de dirección. Modric empezó a aparecer. Beñat acusó esta reaparición del croata. Pero tras estos diez minutos las fuerzas volvieron a equilibrarse. Y fue Beñat quien acabó mandando en el centro del campo. No por mucho tiempo, porque Zidane introdujo un doble cambio en el 69: Isco por Kroos y Bale por un inoperante Lucas Vázquez (no tuvo su tarde). Seis minutos después llegó la puntilla. En una mala salida de Herrerín, en un córner desde la derecha lanzado por Modric, se traga la pelota y le llega al 9 blanco. Y, nuevamente de cabeza, Benzema marca el 2-0. Herrerín volvió a pifiarla en el 3-0 y eso que las intenciones fueron buenas. Un balón largo, en profundidad, de Isco buscando a Bale provocó que el portero saliese del área. La velocidad de Bale aconsejaba esta salida. Pero el bote de la pelota al caer al césped forzó a que se lanzase a despejar de cabeza. Con tan mala fortuna que Bale se hizo con el balón y se la cedió a Benzema. Desde la teórica linea media del Athletic Benzema la enchufaba a puerta vacía.

Antes del 3-0 Bale falló un mano a mano en otro balón al hueco de Isco. Y Keylor Navas hizo el paradón del partido: detuvo, sobre la línea de gol, un cabezazo a bocajarro de Iñaki Willimas desde el área chica.

Benzema ha anotado los últimos ocho goles del Madrid. Es su segunda mejor temporada en número de goles (esta a dos tantos de su marca personal). Una pena que esta racha goleadora no se hubiese producido en partidos decisivos como los del Ajax, Barça (tanto en Liga como en Copa), etc.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Adiós a la Liga en noviembre

Menos mal que en Primera División solo hay dos equipos en Sevilla. Porque en los 13 partidos que hemos jugado en esta Liga hemos perdido en nuestras dos visitas ahí. En realidad sumamos tres derrotas en este campeonato. Demasiadas para un Real Madrid en apenas trece jornadas.

El 1-0 frente al Betis deja al descubierto varias brechas en el equipo. La defensa, por ejemplo, se muestra blanda y temerosa en el despeje. Casillas tampoco anda fino en este apartado. Por no mencionar lo mal que saca (ayer se la dio al contrario hasta con la mano y también se quiso lucir con los pies y casi nos cuesta otro gol). Para colmo de males Di María, quien bajó para ayudar a Arbeloa, despeja desde la banda al centro del ataque rival. Error de párvulos. Era el minuto 16 y el balón le llegó a Beñat. Desde fuera del área anotó el único gol del encuentro.

El fútbol se gesta en el centro del campo. Los medios crean y destruyen en esta zona vital del juego. Cuando veo a jugadores que podría haber fichado el Madrid como Beñat (barato), Cazorla (asequible), Silva (caro) e incluso, si me apuran, un ex como Borja Valero y los comparo con quienes hemos fichado me llevan los demonios. Me refiero concretamente a Kaka´(muy caro), Özil (asequible), y Modric (caro). En este apartado tan solo salvo los fichajes de Xabi Alonso y Khedira. Y dejo en el teclado los buenos peloteros que salieron de la primera plantilla. Salvo en el caso de Alonso y  Kaka´, cuyo fichaje es responsabilidad del presidente, todos los demás son decisiones de Mourinho. Creo que esto es el mejor resumen y explicación de la derrota de ayer: nuestros centrocampistas no funcionaron.

No me interpreten mal: Mou es un técnico que me encanta. Pero su gestión a nivel deportivo tiene luces y sombras. Esta temporada estamos siendo muy irregulares en el torneo de la regularidad. Algo directamente relacionado con su labor de despacho. Por eso me preocupa que digamos adiós a la Liga en noviembre.

24 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Volando hacia el título

Los 3 puntos logrados ayer por el Real Madrid, en el Benito Villamarín, sirven para mantener los 10 puntos de ventaja sobre el vigente campeón. Como poco, porque los blancos mantenemos la esperanza del pinchazo culé en Santander (algo que parece misión imposible por otra parte).

El 2-3 de anoche respondió a un partido abierto, demasiado abierto. Un ida y vuelta constante. De esos que disfrutamos los aficionados, pero que no gustan nada a los entrenadores. Porque no hay control del ritmo del encuentro.

Y precisamente son los técnicos, con sus decisiones, los que propician este tipo de situaciones.:

  • Pepe Mel acertó con la posición inicial de Jefferson Montero (autor del segundo tanto bético): frenó las subidas del impetuoso Marcelo e impidió su conexión con Cristiano Ronaldo. Cuando se cambió de banda, en la segunda parte, el lateral brasileño subió por primera vez en el minuto 52: un mal pase de Kaká, rebota en un defensa, y le llega para asistir a CR7 en el primero de sus dos goles (1-2).
  • Comentaba en el descanso que jugar con Kaká fuera de casa es jugar con un centrocampista menos. Es darle una ventaja numérica al rival. Como así fue. Otra cosa es su indiscutible calidad, su conducción, y su aportación en las contras. Pero… el Madrid no controló el juego; Xabi Alonso no pudo imponer su ritmo; Iriney y Beñat mandaban en el medio campo, y organizaban rápidos contraataques.
  • Con el marcador en contra (2-3, otra vez Ronaldo) Mel en un intento desesperado puso a 4 delanteros en liza. Se equivocó: eliminó su superioridad en el centro del campo.
  • Mourinho estuvo rápido ante la reacción de su colega: cuando estaba a punto de salir Benzema, anuló el cambio y entró Esteban Granero por Kaká. Poco después fue Callejón quien sustituyó a Higuaín (marcó un golazo, en una impresionante carrera, para empatar a uno).

Se ha creado una falsa polémica respecto a tres jugadas, en las que se reclama mano. Mi opinión es la siguiente:

  1. En el primer gol local (1-0) no es mano voluntaria. No parece que Rubén Castro quiera jugarla con la mano: la pelota tropieza con su brazo (¿el codo?). Que facilita su control es indudable, pero es de forma involuntaria. Su pase llega a Jorge Molina quien irrumpe libre de marca por el centro de la defensa y anota.
  2. En la mano de Alonso el balón impacta con su brazo después de haber intentado obstaculizar el pase con su pie. Acción involuntaria por tanto.
  3. Se reclama una mano de Sergio Ramos finalizando el partido. Tras ver varias repeticiones ni siquiera tengo claro que le de en el brazo. Si veo que le da en el muslo. Así que si en el llamado “penalti de televisión” no se aprecia con claridad imaginen en el campo, en directo y sobre la marcha.

No quisiera terminar sin destacar otros dos aspectos del partido.

  • Primero la fenomenal actuación de Sergio Ramos. El exsevilista jugó su derby particular contra el Betis. Su garra empujó al equipo (de rojo ayer, y aunque ya son varios partidos no acabo de acostumbrarme); su anticipación en el corte desbarató varias acciones muy peligrosas de los delanteros béticos. Su incorporación al ataque siempre creó peligro. De hecho su cabezazo, muy bien despejado por el meta (Fabrizio) provocó que el rechace lo aprovechase Cristiano (un zurdazo, como en el primero de sus dos goles).
  • El 2-2 (J. Montero) vino en otra jugada de estrategia: en esta ocasión fue un saque de esquina. Decían en laSexta que es el undécimo gol que nos meten a balón parado esta temporada (en Liga hemos encajado 23 en total). Hubo dos errores en cadena: una abortada salida de Iker Casillas, que se quedó en un quiero pero no me atrevo, culminando con un mal control de Arbeloa (quiso controlar el esférico con el pecho y se le fue larga). Casillas enmendó el fallo con varias intervenciones de mérito. Especialmente una doble, rechazando un remate a bocajarro más el posterior disparo.

Y ya para acabar destacar la rueda de prensa de Mou: al igual que en Vallecas alabó la labor del rival, y comentó que un empate hubiese sido el resultado más justo. No estuve de acuerdo con él en el caso del partido contra el Rayo (solo llevaron peligro en los minutos finales de cada parte). Sí lo estoy respecto al encuentro de ayer.  Pero tengo muy claro que estas declaraciones las hace con el calendario de la competición en mente, para estimular a futuros rivales del Barça… ni más ni menos que los de las jornadas 36 y 38 (la última).

12 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol