Archivo de la etiqueta: Banco Central Europeo

Repensar Europa 2: el PIExit y frenar a Alemania

FT

En esta segunda entrega de Repensar Europa el foco va a estar en el PIExit (la patada que Portugal, Italia y España deben darle a la UE y al euro) y en la urgente necesidad de frenar a Alemania, que cada día que pasa se convierte más claramente en el enemigo a batir por los países del sur.

La imagen del tuit que encabeza esta entrada es de un afamado columnista del Financial Times, Wolfgang Munchau. Me lo mandó Esteban Hernández conocedor de mi pensamiento. El mensaje de Munchau señala un camino a seguir tras la negativa de  alemanes y neerlandeses, entre otro países, a emitir los llamados coronabonos, para paliar las consecuencias económicas de la pandemia. Una nota aclaratoria: ECB son las siglas en inglés del Banco Central Europeo.

Tras esta negativa el ministro de Finanzas de los Países Bajos se despachó contra nosotros (Italia y España). Unas declaraciones vergonzosas que deberían implicar su inmediata destitución. El primer ministro portugués salió a defendernos. Ayer por la mañana Aránzazu Soler Garijo me mandaba un enlace del medio portugués TSF donde destacaban el silabeado «re-pug-nan-te» con el que «António Costa mostrou-se irritado com as palavras do ministro holandês das Finanças, que sugeriu investigar Espanha e Itália por não terem capacidade de resposta para fazer face à crise provocada pela pandemia.». No creo que sea necesario traducir. Y estas palabras bien podrían ser la piedra fundacional del PIExit.

Ahora toca meterle una cornada al gobierno: ¿no salen a la palestra a defendernos? Agradecemos al Sr. Costa su intervención. ¿Pero no hay nadie en el gobierno de Pedro Sánchez para poner los puntos sobre las íes? ¿Se ha protestado por la vía diplomática? ¿Se va a declarar persona non grata al ministro holandés? ¿Nuestro jefe de estado ha  hablado con la familia real holandesa? ¿Nos vamos a quedar pasmados? Tengo la triste sensación que desde la salida del gobierno de Borrell nadie defiende los intereses de España.

La bienvenida sugerencia de Munchau debe ir acompañada posteriormente por la salida del euro. El calendario es clave, para que el efecto sea más devastador. El golpe resonaría en todo el planeta. La federación hispano-italiana-lusa debe crear una moneda propia. A nuestra conveniencia. No a la de los alemanes (como se hizo originalmente) y otros países de la liga hanseática, como le gusta recordar a Esteban Hernández. Aplaudo su insistencia en el concepto, porque tenemos que recordar que la bolsa, el símbolo del capitalismo especulativo, surgió en tres ciudades hanseáticas: Amberes, Ámsterdam y Brujas. Y de paso recomiendo que lean su imprescindible último artículo de El Confidencial, que encontrarán en el enlace anterior. Explica muchas cosas sobre lo que está sucediendo. Lo que pasó y está a punto de repetirse.

Los tiempos de genuflexión ante Alemania, por ser la locomotora de la economía europea, son ya historia. Les hemos pagado la reunificación. En la anterior crisis nos impusieron el austericidio. Se llevaron por delante a Grecia para proteger a sus bancos. Humillaron a España forzando a cambiar nuestra Constitución para garantizarles el pago de la deuda (esto debería ser revocado inmediatamente). Salieron reforzados y nosotros debilitados. Mandaron a los hombres de negro, pero ahora ni Alemania ni la UE mandan a nadie para ayudar y se niegan a tomar acciones. El plan de choque encalla por Alemania y Países Bajos con el apoyo de Austria y Finlandia. Hay que tomar buena nota de esto.

También hay que apuntar como Alemania (de nuevo) y Francia han sido desleales con su aprovisionamiento desmesurado de material sanitario. ¿Somos socios o no lo somos? La gravedad del asunto ha provocado que hasta el moderado Luis Garicano (eurodiputado por Ciudadanos) criticase a alemanes y franceses.

Garicano

 

Por cosas como estas Francia no debería nunca entrar en el PIExit. Su trato a nuestros agricultores tampoco debe olvidarse. Además de otros asuntos. Y Grecia, que muchos me mencionan, deben resolver primero sus problemas con Turquía. Es su mochila y PIE no puede cargar con ella.

Para la futura capital de PIE dudo entre Lisboa y Palma de Mallorca.

 

1 comentario

Archivado bajo Medios, Política

Repensar Europa

Subvención copia

Tenemos que repensar Europa. Estos días de coronavirus y su tremendo impacto sobre la ciudadania, tanto en su salud como en su bolsillo, muchos se preguntan, nos preguntamos, para qué sirve la Unión Europea. No hay una política fiscal comunitaria (incluso se permiten, o se han permitido, paraísos fiscales). Tampoco hay unidad a nivel judicial (lo hemos comprobado con los separatistas fugados), ni una Defensa común (nos amparamos bajo el paraguas de la OTAN, cuando EEUU ha confirmado que no es un aliado de fiar). No soy un experto en geopolítica, así que lo anterior y lo siguiente, puede ser muy de cuñao, eso sí veterano y con experiencia. La ampliación a los países del Este solo parece haber beneficiado a Alemania. Y nos hemos encontrado con personajes liderando algunos países que nos podríamos haber ahorrado. Votados y elegidos democráticamente, claro está.

La respuesta de la UE ha sido paupérrima, ante la crisis sanitaria del coronavirus y sus efectos económicos. Hubo una primera reunión del Consejo hace unos días en el que no pasó nada. A principios de semana una del Eurogrupo (los ministros de Economía de los países del Euro). Nada. Y ayer una reunión del Banco Central Europeo (BCE) sin medidas reales. Cada país hace lo que puede o sabe. No hay esfuerzos coordinados.

Mi propuesta de cuñao es empezar de cero. Aliarnos con Italia y Portugal en una especie de Benelux. ¡El PIExit! Seriamos líderes mundiales en producción de aceite de oliva, vino o textil (sea alta costura, prêt-à-porter u hogar). Son los tres primeros sectores que me vienen a la cabeza. Hay más, relacionados con la cultura, el automóvil, deportes, gastronomía, turismo, etc. Estamos hablando de una población conjunta de casi 120 millones. Italia es el octavo país del mundo según su PIB, España el 13 y Portugal el 43.

Con el Brexit en marcha está parece una forma de hacer frente a la insolidaridad de Alemania (que se debilitará tras el retiro de Angela Merkel) y esa cara de oler mal de los del norte (incluyendo Francia) cuando se refieren a nosotros. Nos llaman PIGS (cerdos). Portugal, Italy, Greece & Spain. He dejado fuera a Grecia de esta propuesta. Lo he hecho adrede. Pero está claro que deberían estar. Más adelante.

¿Para qué sirve la UE? ¿Para dar subvenciones de dos millones y medio de euros para investigar la ópera del siglo XVIII? Apasionante tema sin duda. ¿Pero a quién va dirigida esta acción? A un grupo reducido de personas. ¿Y lo del coronavirus? Entiendo perfectamente que esto resulte demagógico, porque 2,5 millones de euros no resuelven la situación actual. Mas son muchas las subvenciones de este tipo, que no conducen a nada. A veces pienso que los británicos tenían razón en más de un aspecto…

Deja un comentario

Archivado bajo Política

No entiendo 2: el Banco Central Europeo

No entiendo la decisión de nombrar a Mario Draghi como nuevo Presidente del Banco Central Europeo. Ha sido confirmado como sustituto de Trichet, pero su designación ha estado salpicada por distintos obstáculos. El primero de los cuales fue su paso por Goldman Sachs como vicepresidente europeo, entre 2002 y 2005. Los años que el banco de inversión asesoraba a los gobiernos griegos, con métodos de contabilidad creativa, para disimular los volúmenes reales de su déficit y deuda pública, y que está en el origen de la catástrofe que ahora padece la economía de ese país. Voy a ser más crudo: engañaron y falsificaron las cuentas del Estado.

La primera excusa, dada por el interesado, no coló. Se justificó diciendo que las mencionadas actuaciones fueron anteriores a su desempeño en la firma estadounidense. La segunda vino de la propia Goldman Sachs: dijeron que la labor del italiano no era institucional, solo trabajaba con empresas. Por tanto no tenía nada que ver con un contencioso tan desagradable para su reputación.

Un inciso para comentar sobre las excelentes relaciones de la empresa financiera con el poder. Entre sus ilustres ejecutivos y presidentes se encuentran relevantes nombres de la política a ambos lados del Atlántico. Desde otro italiano, Romano Prodi (decisivo en la carrera de Mario Draghi), hasta Secretarios del Tesoro EE.UU. (nuestro equivalente es Hacienda) como Robert Rubin y Henry Paulson (bajo las presidencias de Bill Clinton y George W. Bush respectivamente). También encontramos a Mark Carney, gobernador del Banco de Canadá o a Mark Patterson, jefe de gabinete del actual Secretario del Tesoro, Timothy Geithner (quien anteriormente desempeñó el cargo de gobernador del Banco del Estado de Nueva York, donde se encuentra Wall Street y la sede de GS). El Sr. Patterson era el jefe del equipo de lobby de Goldman. Y es el momento de recordar que Obama durante su campaña prometió limitar la influencia de los lobbies en su administración. Pero es que según desveló Washington Examiner «fueron la empresa que mas donó a Obama en 2008Rahm Emanuel es otro nombre a tener en cuenta. El actual Alcalde de Chicago fue Jefe de Gabinete del Presidente Obama y anteriormente responsable del equipo de recaudación de fondos para las campañas de Clinton. Mientras cobraba un salario mensual de tres mil dólares de Goldman Sachs… Como diría La Mundana «van a las mismas fiestas«… Hay más: a principios de año la Administración Obama contrató a Eileen Rominger como Supervisora de Inversiones. Entre sus misiones está la protección de los inversores y regular la inmensa financiera del país. Y precisamente Rominger proviene de ese negociado: los últimos 11 años los ha pasado en Goldman Sachs (era la máxima responsable de sus inversiones globales). Anteriormente estuvo 18 años en Oppenheimer Capital.

Pero volvamos al Banco Central Europeo. Otro de los obstáculos a superar en la designación de Draghi fue de última hora. Se trataba de la reticencia francesa a perder su representación en el máximo órgano de gestión de la institución monetaria. Pese al apoyo expreso que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, formuló a Draghi el pasado 26 de abril, París había exigido que el italiano Lorenzo Bini Smaghi renunciase a su puesto de consejero en el instituto emisor para dejar paso a un francés, atendiendo a la regla no escrita según la cual los principales países de la zona euro están representados en el órgano de gestión.

Por su parte, Silvio Berlusconi no descartó ofrecer a Bini Smaghi la presidencia del Banco Central de Italia, puesto que queda libre con la partida de Draghi a Fráncfort, donde está la sede del BCE.

No dudo de las cualificaciones de Súper Mario, como se le conocía en Italia en los 90. ¿Pero no había un candidato menos «polémico»? Porque su paso por el Banco Central de Italia también ha dejado algunas huellas… y no podemos olvidar las polémicas privatizaciones de los noventa en los que fue responsable del Tesoro (y donde se ganó el apodo de Súper Mario): artífice de las más importantes privatizaciones de empresas públicas italianas. Ocupó diversos cargos en el Ministerio del Tesoro italiano. En 1991 fue nombrado Director General del Tesoro, cargo en el que se mantuvo hasta 2001, periodo durante el cual hubo diez gobiernos. En esa misma época también ocupó la presidencia del Comité de Privatizaciones. Durante esta década Italia fue sacudida por graves escándalos de corrupción. Los italianos culparon a algunos políticos influyentes, pero Draghi llegó a la conclusión de que el riesgo era inherente a un sistema en el cual el estado desempeña un papel relevante como empresario. Se posicionó a favor de las privatizaciones como una solución permanente. Y hasta hoy.

Tampoco lo entiendo.

Entrada anterior:

No entiendo 1: la visita del Papa

Entradas relacionadas:

Inside Job

El timo de las pensiones

Estoy hasta los mismísimos de Moody’s

Clase de economía

No es oro todo lo que reluce (by John)

Krugman, Nobel de Economía 2008

7 comentarios

Archivado bajo Política