Archivo de la etiqueta: Alejandro Martínez

Un siglo de canciones 21: “Ojos Verdes” (por Alejandro Martínez)

8 de junio de 2009

migueldemolina

Ojos verdes, verdes como, la albahaca.

Verdes como el trigo verde y el verde, verde limón.

Ojos verdes, verdes con brillo de faca

que se han clavaito en mi corazón.

Pa mí ya no hay soles, lucero, ni luna,

No hay más que unos ojos que mi vida son.

Ojos verdes, verdes como la albahaca.

Verdes como el trigo verde y el verde, verde limón.

Como mínimo, esta canción data de 1940, año en que fue cantada por Miguel de Molina en un teatro de Valencia. “Ojos verdes” fue compuesta por Rafael de León, Manuel Quiroga y Salvador Valverde, y pasa por ser una de las mayores joyas del género de la copla, seguramente junto a “La bien pagá” y “Tatuaje”.

Hablaba con Adrian Vogel de lo complicadísimo de escoger solamente una canción; a puntito estaba de hablar del “Romance de Curro el Palmo” de Serrat, con una versión sorprendente de Mina. Entonces sólo hace falta tirar del hilo para ver cómo muchas de nuestras canciones favoritas beben de aquellas canciones fascinantes creadas por el triplete mágico: Quintero, León y Quiroga.

Nada que decir sobre la política y la música: nunca se han llevado tan mal y han hecho tanto daño como en el género de la copla. Afortunadamente la maldad pasa a la historia y las canciones siguen vivas.

No sé a estas alturas qué valoro más de las coplas. Me fascinan las letras, plagadas de sabores y olores (del sur, del sur), con lenguaje a ratos culto y a ratos callejero y saladísimo, los juegos, las especias, lo picante, lo transgresor. Y la música me sabe a un vaivén emocional, a un paseo refrescante, y a rock and roll de verdad. A verdad por todos lados.

En la biografía de Miguel de Molina, mi coplero favorito, cuenta cómo alrededor de una mesa estaban sentados dos de los mejores artistas de la época: Rafael de León (letrista de las coplas que hacían furor en esos días) y el poeta Federico García Lorca. Y Miguel andaba sentado con ellos como testigo de excepción. Y le daban vueltas al verde, verde, verde como la albahaca. Conforme fue creciendo la velada, se propusieron escribir cada cual su versión del color y las sensaciones que les provocaban. Miguel de Molina casi le arrancó a Rafael de León la promesa de que sería él quien estrenara esa nueva canción.

El resultado fue la copla eterna “Ojos verdes”. La respuesta de Lorca: el poema “Verde que te quiero verde”. Miguel de Molina no estrenó esa canción, pero sí la hizo suya y pasó por ser uno de sus mejores cantantes, porque una buena copla, además, escoge a su intérprete favorito, y no al revés.

Como los buenos intérpretes de copla, “Ojos verdes” es una canción coqueta y disimula muy bien la edad que tiene, rondará los sesenta y tantos. Y uno piensa, mientras la disfruta, qué lujazo debe ser escribir una canción que levanta el vuelo y sobrevive a sus autores, al tiempo, a las modas, y se cuela en el tarareo de cualquier madre, abuela, cantaores, rockeros, patios de vecinas, oficinas y burdeles. Y sigue uno suspirando por encontrarse, a la vuelta de una esquina, claro, con unos ojos verdes, verdes como la albahaca.

 

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

18 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Rayos de optimismo (Efe Eme)

23 de mayo de 2009

El%20Mundano%2023-05-09-A

En la semana que se conmemora el centenario de la muerte del genial Isaac Albéniz se celebran varios actos para recordar la efeméride: dentro de Las Noches del Español se estrenó en el madrileño teatro la “Suite Española”, que congregaba a una pléyade de estrellas de las artes nacionales. El súpergrupo, bajo la direccion de Pepa Gamboa, estaba formado por la pianista Rosa Torres-Pardo, el actor José Luis Gómez, el poeta Luis García Montero y el artista plástico Eduardo Arroyo. El homenaje al insigne compositor era un recorrido por su música para piano al que han incorporado la palabra y una simple escenografía. Asimismo en el Auditorio Nacional (23 de mayo) tiene lugar el ciclo Albéniz.

Contrasta este tributo a uno de los grandes de nuestro pasado musical con el presente y futuro del negocio musical, simbolizado en el juicio de las multinacionales discográficas contra Pablo Soto. Ayer quedó visto para sentencia, tras dos días de vista oral. Mientras, los Estados Unidos nos tienen en su punto de mira. Por segundo año consecutivo su Departamento de Comercio nos incluía –a finales de abril- en la lista de países que vulneran los derechos de propiedad intelectual. Y somos los que nos llevamos una de las más duras reconvenciones.

Coincidiendo con el inicio del juicio contra Pablo Soto, creador de un sistema P2P, el Congreso estadounidense advirtió que la piratería por Internet en España ha alcanzado «un nivel epidémico» y nos colocó en un grupo de cinco naciones donde este delito informático es especialmente preocupante. En un informe publicado en su página Web, el Caucus contra la Piratería Internacional de la Cámara norteamericana advirtió que este año vigilará de forma especial la situación en China, Rusia, Canadá, España y México. La noticia recogida de El País añadía que en el caso español, los congresistas afirmaron que los autores «carecen de las herramientas necesarias para hacer valer sus derechos en Internet, lo que socava el desarrollo del comercio legítimo por Internet y daña el sector tanto en Estados Unidos como en España».

USA ha sido de siempre un celoso guardián del copyright, conocedores de la importancia económica que representa para sus empresas y sus creadores. Sean del sector que sean (música, cine, literatura, informática, etc.).

Con la salvedad de Diego A. Manrique (casi) nunca se ha señalado el equilibrio ecológico que se producía en las grandes discográficas: eran los recursos generados por los grandes vendedores los que proporcionaban la capacidad de riesgo para invertir en nuevos artistas. Hoy en dia este concepto ha saltado por los aires. Se apuesta sobre seguro y el riesgo actualmente sólo es asumido por las independientes (como siempre ha sucedido, y además no les queda más remedio).

Desde esta columna semanal he mostrado en numerosas ocasiones mi preocupación por la aparición de nuevos talentos. Por su desarrollo y consolidación. Si bien es cierto que Internet ha aumentado globalmente las ventanas de exposición, no es menos cierto que los grandes medios de radio y TV han restringido las suyas. Desde la fiebre por los “oldies” a la paradoja que la MTV –Music Televisión- en Estados Unidos prácticamente ya no emite videos, las oportunidades mediáticas escasean. La crisis del mercado discográfico, que ha conducido a la desaparición de tiendas y puntos de venta, tampoco ayuda. Por no mencionar lo obvio: las compañías que cierran o se fusionan, con el impacto negativo que esto tiene sobre las posibilidades de grabar. Y los más afectados son quienes se supone tienen que tomar el relevo de los veteranos.

Claro que hay excepciones y sorpresas. Y aparecen rayos de optimismo. En nuestro país destacaría a Russian Red. Una cantautora apoyada desde el principio por Julio Ruiz (desde su “Disco Grande” de Radio 3). Cimentó su fama y reputación a base de actuaciones por el circuito madrileño de locales de música en vivo y su myspace (con más de un millón de visitas). Con todo lo que más me llama la atención es que ¡canta en inglés! Toda una rara avis en el panorama nacional de la canción de autor.

La noche madrileña bulle con nuevos cantautores venidos de todas partes. Que poco a poco y con mucho esfuerzo se van haciendo un hueco. Algunos como el catalán Rafa Pons ha pasado de pequeños locales como El Búho Real o Libertad 8 a otros de mayor aforo como Galileo Galilei o la Caracol. No os perdáis el video anunciando su actuación del pasado jueves. Youtube ha sido su aliado. Una de sus canciones más conocidas –no incluida en sus discos- es todo un éxito en el afamado canal y refleja el contagioso fervor que provoca en directo. Rafa Pons recientemente ha rodado un clip de “No Hay Sexo Seguro”, de su segundo álbum  «Insisto«, con Carlos, el de «Contigo no bicho».

Alejandro Martínez –catalán afincado en Madrid- es una mente inquieta. Excelente pianista, no es raro encontrarle tocando con otros compañeros, tiene una rara habilidad para componer canciones originales y frescas. Diría que están más cerca del Pop que de los cantautores al uso. Recogen muchas influencias, como no podía ser menos teniendo en cuenta su formación musical. “Orgasmos Modernos” es su última grabación. Alterna sus actuaciones con presentaciones de este disco y un nuevo proyecto basado en los poemas de Gil de Biedma.

Luis Ramiro ha contado para “Dramas y Caballeros”, su segundo disco, con la producción de Pancho Varona, José Romero y Antonio García de Diego. Todo un aval. Y se ha colocado entre los cinco discos más vendidos de FNAC, entrando en el Top 75 de la lista oficial de ventas. Le queda un largo camino por delante, tan arduo como el recorrido hasta ahora. Porque Luis Ramiro no ha surgido de la nada…

Al igual que los anteriores Zahara se ha pateado los garitos de Barcelona -donde vive- y alrededores, además de los de la capital. Y también ha encontrado dos aliados fenomenales en myspace (más de 700 mil visitas) y youtube. Estamos hablando de una generación que domina lo audiovisual como herramienta de expresión artística y de comunicación. Asimismo la podemos encontrar en Facebook y Flickr. Una artista de hoy.

Nacida en Úbeda (Jaén) su segundo CD “La Fabulosa Historia De…” está grabado bajo la supervisión de Carlos Jean y Ricky Falkner. Rescata dos temazos de su autoeditado primer lanzamiento, “Chico Fabuloso” y “La Canción Más Fea Del Mundo”.

Tuve la ocasión de verla en directo –ella sola- hace un mes y todavía estoy bajo los efectos de su hechizo. Sus canciones, pequeños artefactos hipnóticos, te atrapan y te sumergen en el mundo de esta mujer que puede revolucionar el panorama. Comprobarlo por vosotros mismos. Podéis empezar con este video de “La Canción Más Fea Del Mundo”:

Publicado en Efe Eme

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Carteles y Anuncios 2: Alejandro Martínez

25 de febrero de 2009

alejandromartinez-barnasants22

El inquieto cantautor Alejandro Martínez estará mañana en Barcelona –Luz de Gas– y el sábado en Madrid – Libertad 8- presentando su nuevo proyecto dedicado al poeta Jaime Gil de Biedma. Y el domingo estuvo en el programa del amigo Víctor AlfaroAl caer el sol” en Radio Sol XXI:

 

ALEJANDRO MARTÍNEZ Y JORGE VILLAMIZAR EN AL CAER EL SOL

 

Entrada relacionada:

 

Carteles y Anuncios: Juan de Pablos

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

En Rinconete

30 de enero de 2009

rinconete

Como hoy no hay colegio –y por tanto no madrugo- anoche decidí inaugurar el fin de semana. Y me fui al Rinconete a ver a Javier Álvarez. Unas horas antes mientras volvía a casa, después de recoger a El Mundanito, había oído en la radio que actuaba (solo) en el local de la calle Mancebos.

 

Así que renuncie a los partidos de Copa y me acerqué a ver que tal. Me encontré con Zenet que estaba con unos amigos. Más tarde apareció Javier Laguna. Hablamos de su triunfo en el Galileo Galilei un par de días antes. De cómo le iban las cosas. De su aparición en el programa de Francino. De la entrevista en el programa de Víctor Alfaro. Y de tantas otras cosas más.

 

También coincidí con Tontxu y con Alejandro Martínez. La verdad es que sólo faltaba Víctor para completar la cuadrilla.

 

Los más perspicaces os habréis dado cuenta que todavía no he dicho nada de la actuación. Casi mejor así. Porque como poco puedo decir lo chocante que me resultó oírle cantar sobre todo en inglés, con un repertorio dominado por versiones (como en su disco del 2001), y en unas cuantas ni siquiera se sabía las canciones… No éramos más de veinte viéndole y me fui antes de que terminase.

 

Esta noche a la vuelta de Cogolludo (el cabrito del Saboya es de otro mundo) iré a ver el concierto de “compensación” de Lori Meyers.

ja

8 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música