Archivo de la etiqueta: Albert Rivera

¿Cuándo serán las nuevas elecciones?

Huff Post

A la vista del resultado electoral del 10-N y las declaraciones de los líderes que no ganaron (por lógica excluyo a Albert Rivera) surge la pregunta del titular: ¿cuándo serán las nuevas elecciones? Pablo Iglesias sigue erre que erre con su vicepresidencia y el gobierno de coalición. Pablo Casado, responsable de los dos peores resultados de la historia del PP, exige la cabeza de Pedro Sánchez. El fantasma de la gran coalición (PP-PSOE) se queda en humo (lo que siempre fue).

La fragmentación del Congreso presenta varias combinaciones, a cuál más endiablada, para la formación de gobierno. Con Pedro Sánchez al frente. Es la cabeza de la lista más votada y el único que pude articular una mayoría (la liderada por Casado sumaría 152). Establecida esta premisa hay dos escenarios posibles:

  1. Se mantiene la situación de bloqueo y Sánchez no logra los apoyos necesarios. Vamos a una nueva repetición electoral. Serian las terceras. Es el peor escenario, el menos deseable, mas no conviene descartarlo.
  2. Sin mayoría absoluta en primera votación vamos a una segunda ronda, donde se precisan más síes que noes. Esta mayoría simple está al alcance manejando varias alianzas. Y con la dimisión de Rivera los 10 escaños actuales de Ciudadanos pueden ser vitales (no creo que se arriesguen a una nueva consulta con el partido descabezado, con una gestora al frente).

El planteamiento del primer punto nos lleva a una inminente nueva cita con las urnas. La situación derivada del segundo nos conduce a un gobierno que se antoja inestable.  Por la delicada composición de las distintas formaciones. Y el ego de algunos de sus jefes de fila (tengo a Iglesias y a Sánchez en mente). ¿Sería un ejecutivo de corta duración? ¿Un año, año y medio? Al menos tendría que servir para sacar adelante unos presupuestos y dejar de depender de los de Rajoy.

En ambos casos volver a votar en unas generales está a la vuelta de la esquina. Vayan haciéndose a la idea.

P.D.: hay una tercera posibilidad y que encaja en los dos puntos mencionados: Sánchez hace un Rajoy y rechaza presentarse a la investidura. Para forzar la situación. En cualquier caso estaríamos de nuevo frente a uno de los dos escenarios.

1 comentario

Archivado bajo Política

¡Qué cara nos va a costar la presidencia de Sánchez!

Congreso El País

¡Qué cara nos va a costar la presidencia de Pedro Sánchez! Sea en funciones (por si hay terceras elecciones) o en segunda investidura (por mayoría simple). La convocatoria de ayer ha resultado un desastre en tres aspectos.

El primero, el de su partido: el PSOE ha perdido tres escaños (728 mil votos menos). Ni siquiera ha repetido los 123 que ya tenía. Cierto que han vuelto a ganar las elecciones, pero su posición es tres parlamentarios más débil. Y ha perdido la mayoría del Senado (al 80% escrutado). ¿Para este viaje hacían falta estas alforjas? Aunque el bloque de las tres izquierdas sume más que el de las tres derechas, Pero, la diferencia entre ambos bloques ha disminuido.

Nunca me ha gustado Iván Redondo. Lo he escrito alguna vez y lo he repetido en varias ocasiones entre mis amistades. Era una opinión en contra de lo que se estilaba. La percepción sobre Redondo era la de un gran gurú electoral. Tener a alguien de centro-derecha llevando la campaña del líder del centro-izquierda me resulta antinatura. Se puede ser un experto en marketing, solo que el político se mueve en el campo emocional. Y tienes que entender la fibra sensible de tu público. Redondo ha demostrado no conocer la psique progresista. Debe dimitir o ser cesado inmediatamente.

Los otros dos aspectos del desastre están íntimamente ligados: la espectacular escalada de Vox (han más que doblado su representación parlamentaria) y la irrupción de nacionalismos y separatistas (como BNG o la CUP, que aparecen por primera vez y es un pésima noticia), mientras se consolidan PNV y JxCAT (ambos suben 1), ERC (primera fuerza en Cataluña pese a perder dos escaños) y Bildu (+1), que además podrían formar grupo parlamentario propio. La derecha extrema y estas formaciones son claros antagonistas. Y los electores de ambos frentes se han movilizado para dejar patente su existencia. El resultado es un completo desastre. En el ámbito regional el partido de Revilla y Coalición Canaria se mantienen mientras aparece Teruel existe y Coalición por Melilla con un escaño.

¿Qué va a hacer Pablo Casado del PP? Se marcaron la frontera de 100 escaños. Se han quedado en 87 88 y tienen a Vox respirando en su nuca. Cierto es que han subido en 21 22. Pero ambas elecciones de este 2019 se han saldado con peores resultados que los cosechados por Aznar o Rajoy (incluso en las dos que perdió). Para tapar su pinchazo, a pesar de quedar segundos, ya han lanzado la petición de la dimisión de Pedro Sánchez. ¿Si esta se produce aceptarían y apoyarían un gobierno presidido por Borrell?

Pablo Iglesias también ha salido trasquilado. El sigue a lo suyo: sostenella y no enmendalla. La realidad es que Unidas Podemos pierde votos elección tras elección y su líder no acaba de captar el mensaje. Está claro que esta repetición tiene tres responsables: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Cada uno en su proporción acorde a sus puestos de responsabilidad y el número de escaños que les avalaban.

Albert Rivera se ha dado el gran batacazo. Ciudadanos ha perdido 47 escaños. Las razones son varias: las lineas rojas al PSOE con un improvisado cambio a la desesperada de última hora y, sobre todo, los pactos con el PP apoyados por Vox. En Andalucía podía tener un pase, pero esa lógica no sirvió luego en Madrid, capital y provincia, ni en Castilla-León (donde tenían ocho y se han quedado sin diputados), donde apoyaron a los populares que llevaban décadas en el poder (como el PSOE en Andalucía). Es su problema, pero no puede continuar un minuto más al frente del partido. A las 23:13 compareció en la sede de Cs. A los dos minutos asumió su responsabilidad y anunció la convocatoria urgente de la dirección del partido para convocar un congreso extraordinario y elegir un nuevo mando. El muy pícaro no dijo si se presentaría. Recordemos que la ejecutiva del partido está confeccionada a su gusto. De este fracaso me congratula que tanto Villegas como Girauta se hayan quedado fuera del Congreso.

Girauta

Iñigo Errejón y Más país solo logran tres diputados. No pueden formar grupo parlamentario.  Muy mal resultado para quien admira al peronismo y a Evo Morales. De paso, se confirma que Tania Sánchez es un lastre, esté donde esté. Y que hablar mucho y hacer poco sirve para engañar solo un ratito…

Desde luego el grupo mixto va a estar caliente.

Mientras tanto: ¿habrá pactos que permitan la investidura de Sánchez o iremos a unas nuevas elecciones? El tiempo y los políticos dirán…

 

2 comentarios

Archivado bajo Política

La última oportunidad en la Sexta

Debate

La Sexta organizó el último debate electoral al que denominaron “La última oportunidad“. Según explicó la cadena la presencia de cinco mujeres fue una casualidad. Cada partido designó a su representante y todos designaron a una mujer. Ya preguntaba ayer por la presencia de Rocío Monasterio. El canal debería haber rechazado su presencia porque no es candidata en ninguna lista de Vox para las generales del domingo. Y ante sus previsibles protestas la solución era un atril vacío.

El destino quiso que las representantes de la izquierda y derecha  extrema, Irene Montero y Monasterio, ocupasen los atriles de los extremos, los de la izquierda y la derecha respectivamente. Casualidad fue que de las cinco eran las únicas en llevar el pelo recogido.

Otros datos anecdóticos es que en el plató hubo dos Ana Pastor: la moderadora y la representante del PP. También hubo dos Monteros, la de UP (Irene) y la del PSOE (María Jesús).

Inés Arrimadas, que ocupó el atril central (flanqueada por PP y PSOE), estuvo mejor que Rivera en el debate del lunes pasado.

Las cinco estuvieron guerreras. Defendieron sus planteamientos con pasión y convicción. No me atrevo a inclinarme por ninguna, porque finalmente caería en planteamientos excesivamente personales. En lo negativo destaco a Monasterio (y en menor medida a Arrimadas, muy cómoda en su papel de montar pollos).

FB

Lo de Monasterio criticando al gobierno en funciones porque se iba a gastar 150 millones de euros en traer a Greta a España, para la cumbre climática, fue de traca. ¡Sí, dijo 150 millones! ¡Dos veces además!

Por primera vez en los últimos procesos electorales se mencionó a la Cultura. El fallecimiento de la gran Margarita Salas sirvió para introducir (aunque levemente) la Ciencia en el debate. Y también se habló de los autónomos. Son los tres patitos feos de todos los debates.

Desde el punto de vista de espectador este debate fue más entretenido que el de sus jefes de filas. Y el formato empleado fue más ágil que el del lunes. Y Ana Pastor estuvo de 10 moderando y repreguntando.

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política

El debate de los candidatos

El Periodico

Unas lineas sobre el debate de los candidatos y las cosas que me han llamado la atención, además de opinar al respecto. Lo primero que me chocó antes del debate, producto de estos tiempos porque no hace tanto tiempo esto pasaría inadvertido, era que son candidatos. Es decir, no hay ni una sola candidata (lo comentó Ana Blanco al inicio y sobre las 23:20 Pablo Iglesias recogió el guante). El segundo aspecto es el referido a la imagen. Santiago Abascal y Pablo Iglesias se salieron del molde. Abascal sin corbata e Iglesias en mangas de camisa (con corbata).

Respecto a Abascal lo cosa tenía su miga. Escribí al respecto en las redes. Adjunto captura de pantalla:

Abascal

Diego Herranz en un comentario en mi muro de Facebook resaltaba que además iba depilado. El acabose porque como le contesté “no es hombre de pelo en pecho… menuda decepción”.

Mi impresión del debate, más allá de preferencias personales, es que Pablo Iglesias (quien no es santo de mi devoción) volvió a salir triunfador del envite. Como en las elecciones anteriores. Aunque ese tono de profesor dando la lección tira para atrás. Se puso pesado con lo del pacto PP/PSOE. Se ha convertido en su mantra. A pesar de los desmentidos de ambos. El tono comedido le sienta bien. ¿Cómo era eso del lobo con piel de cordero?

Abascal respondió a las expectativas. Fiel a su guión. Exagerando y poniendo el foco demagógico en asuntos que sirvieron tanto a Albert Rivera como a Pedro Sánchez para desmontarle. Que por otra parte da igual. Porque quien vaya a votar a Vox estos asuntos no les afectan (como la mamandurria del salario de la Comunidad de Madrid por no hacer nada) e incluso algunos temas les parecen bien (concretamente el de las autonomías).

Rivera, en horas bajas, estuvo mejor de lo esperado. Se lo jugaba todo a esta carta. Veremos el domingo si le ha servido de algo (incluida la parafernalia con la que adornó eficazmente sus intervenciones). Tuvo para todos (un poco más contra Sánchez).

Pablo Casado me decepcionó. Llegaba avalado por la subida en las encuestas. Tenía una gran oportunidad para afianzarse. Y se enredó. Olvidó que era del PP, partido que ha tenido responsabilidades de gobierno. Como le recordó Sánchez en referencia a Cataluña. Y Albert Rivera también lo hizo. Asimismo le enredaron y cayó en la trampa. En un intercambio con Rivera le pidió árnica recordando que no estaban para pelearse entre ellos, que el enemigo era Sánchez. Hubo  un momento divertido en el que los tres partidos de derechas se reprochaban los unos a los otros. Pero como advirtió luego Pablo Iglesias ahora discreparán pero pactan y gobiernan juntos. Me sorprendió su mala educación: interrumpía cuando no le venían bien las replicas que recibía. El viejo truco de hablar al mismo tiempo para que no se escuche al adversario. De pijo de colegio de curas.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, tenía todas las de perder. Y poco que ganar. Como escribí en su día (24 de septiembre) era Sánchez contra todos o todos contra Sánchez. El debate escenificó lo que aventuraba (en los últimos 10 días este concepto se ha reflejado en los análisis de varios medios). Antes del debate me preguntaba sobre que Sánchez veríamos. ¿El del primer debate de las elecciones pasadas? Apagado, distante. ¿O el del segundo? Con chispa y manejando datos y hechos. Afortunadamente para el PSOE fue esta última versión. Estuvo fajador y conectó varios directos. A derecha e izquierda. Los intercambios con Iglesias fueron más leves (en este aspecto el líder de Podemos estuvo más duro con él, aunque sin pasarse). Se sacó varios conejos de la chistera: tres medidas para afrontar soluciones para Cataluña y propuso que de no haber pactos gobernase la lista más votada. Esta última propuesta es arriesgada desde el punto de vista socialista, porque el PP puede ganar las elecciones (no lo creo, pero las encuestas reflejan grandes subidas de la formación de Casado). El mayor error de Sánchez radicó en no despejar las dudas que presentan sus posibles alianzas con los separatistas. Tenía fácil dar la respuesta. Incluso sin comprometerse. Si estamos en esta repetición electoral, es por varias razones una de las cuales fue por no contar o buscar ese apoyo. Casado le acorraló con esto dos veces. Y Rivera hizo lo propio con los ERE de Andalucía. En resumidas cuentas, salvo estos dos aspectos hacia el final del debate, Sánchez salió bien parado.

Las alocuciones finales de los cinco candidatos, un minuto cada uno, fueron más de lo mismo, pero sin turnos de replicas. Expresaron su discurso sin cortapisas. (Casado en su gestualidad, y su barba, me recordó a Alberto Garzón de IU).

La decisión está en las urnas. El próximo domingo lo sabremos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política

De la foto de Colón a la de Iglesias con Rivera

Albert y Pablo

A Pedro Sánchez se las ponen en bandeja de plata: primero, la foto de Colón con todas las  derechas y ahora, la confabulación de Pablo Iglesias y Albert Rivera.

La airada reacción de Iglesias de ayer al respecto, y los comentarios de Rivera de esta mañana, dan pábulo a la existencia de algo más que una conversación de cortesía. De hecho, lo que debería ser algo normal, cotidiano, se ha convertido en algo extraordinario. Las reacciones de ambos confirman lo que expongo. A lo que añado las lindezas que ambos se han dirigido durante los últimos meses… ¿celosos del amor de Pedro?

¿Es la foto de dos perdedores? ¿De los dos perjudicados de la convocatoria de unas nuevas elecciones?

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Bildu vota con PP y Ciudadanos en Navarra

María Chivite

Leo en El Confidencial que EH Bildu se ha aliado en el Parlamento de Navarra con Navarra Suma, la coalición de derecha formada por PP, UPN y Ciudadanos. Al votar los abertzales junto a la derecha, echan por tierra los planes de los socios del futuro gobierno socialista de asegurarse la mayoría en las comisiones parlamentarias ordinarias. Este mensaje, tambores de guerra en toda regla, recuerda a María Chivite, la candidata socialista a gobernar Navarra, que Bildu es un actor a tener en cuenta en esta Comunidad.

Lo primero que me viene a la cabeza son las palabras de Pablo Casado y Albert Rivera respecto al PSOE y Bildu en Navarra. ¿Qué tienen que decir ahora? Son presos de sus incontinencias verbales (especialmente Rivera). Deberían haber tenido claro quienes son la gente de Bildu, políticamente hablando. En el aquí y ahora. No en el antes (aunque sea imposible ocultar su pasado).

Si Bildu quiere apoyarte o abstenerse es su prerrogativa. Siguiendo la lógica del discurso de Casado y Rivera resulta que los amigos de Bildu ahora son PP y Cs. ¿Absurdo verdad? Tan absurdo como cuando ellos decían lo mismo de Pedro Sánchez y el PSOE. Pero con todo, esto no es lo más grave. Lo realmente grave es caer en las trampas de Bildu y haberles dejado tomar la iniciativa. Y esto es consecuencia directa del discurso tramposo de Casado y Rivera (como el de que gobierne la lista más votada…).

Deja un comentario

Archivado bajo Política

¿Qué le pasa a Rivera?

Leo Rodríguez EFE El País

¿Qué le pasa a Albert Rivera? ¿Por qué está tan crispado? ¿A qué vienen tantas mentiras?

No voy a entrar en la intencionada falsedad de confundir ayer a la ilegalizada Batasuna (en 2003) con la coalición EH Bildu (en la que está integrada Sortu, herederos de Batasuna), porque su critica al pacto del PSOE en Navarra se entiende perfectamente. Pero convendría que usase las nomenclaturas correctas. ¿Cómo vas a combatir al “enemigo” si confundes su nombre? Esto mismo le pasa a Pablo Iglesias, otro “equivocado” (ha confundido otros nombres y situaciones).

Lo que ya no es de recibo es volver a autoproclamarse líder de la oposición. Ya lo hizo la noche de las elecciones generales. Ayer lo volvió a repetir. Es mentira. La realidad de los resultados electorales convierten a Pablo Casado en el autentico líder de la oposición (figura sin recorrido legal ni institucional en nuestro país). El PP fue el segundo partido más votado. Por mucho que Rivera repita que es él no va a serlo. Lo único que va a conseguir es hacer el ridículo. ¿A quién pretende engañar el jefe de Ciudadanos? ¿Quiénes son los destinatarios de esta falacia?

Pero con todo, lo más esperpéntico también sucedió ayer. Fue cuando afirmó en Bruselas que Macron le había felicitado por su política de pactos: “Macron apoya nuestros pactos, nos han felicitado tanto [por los acuerdos] en Andalucía como por los pactos que estamos consiguiendo.” Se refería obviamente a lo de Vox, que tantas ampollas está levantando. Rápidamente, desde el Elíseo, sede de la jefatura del estado francés, desmintieron a Rivera (“No confirmamos esta información, que es inexacta”) y le dejaron con las vergüenzas al aire. El equipo de Rivera tuvo que rectificar las declaraciones iniciales al haber quedado en evidencia. Porque el desmentido francés fue doble, no solo desde la institución, también lo hizo un asesor del propio Macron en Bruselas (“El presidente no ha felicitado a Ciudadanos por estas acciones, por sus pactos. Ni de cerca ni de lejos. No sabemos de donde viene esa idea. El presidente no ha pasado ningún mensaje en ese sentido”).

Respecto a esto último reseñar una salida de pata de banco de Abascal. Arremetió contra el jefe de estado de Francia por inmiscuirse en los asuntos de España. Meterse erróneamente con un jefe de estado es exactamente lo mismo que hacen los separatistas en España. ¿No sé ha dado cuenta? Y emplea la misma táctica que ellos, el de las mentiras. Los comentarios negativos fueron de la secretaria de Estado para Asuntos Europeos de Francia y se referían al grupo parlamentario liberal de la UE. Este nuevo grupo en el parlamento europeo está impulsado por Macron. Abascal confunde la velocidad con el tocino. Igual que Rivera.

Deja un comentario

Archivado bajo Política