Archivo de la etiqueta: AGEDI

La mala gestión de Rajoy, Wert, Méndez de Vigo y Lassalle nos va a costar 57 millones

CanonDigital

La mala gestión del presidente de gobierno Mariano Rajoy (2011-2018), de sus ministros de Cultura José Ignacio Wert (2011-2015) e Iñigo Méndez de Vigo (2015-2018) y la del secretario de Estado José María Lassalle (de Cultura de 2011 a 2016 y para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital de 2016 a 2018) nos va a costar 57 millones de euros. Un despacho de la agencia EFE notificaba que el Tribunal Supremo daba la razón a varias sociedades de gestión de derechos intelectuales en concepto de compensación equitativa por copia privada. El famoso canon digital, que el PP en su día de forma demagógica eliminó y quiso cargarlo a los presupuestos del estado, reduciendo notablemente los importes a percibir. Una medida claramente discriminatoria porque no todos los españoles nos dedicábamos a las copias privadas y no teníamos que pagar por algo que hacían otros. El canon digital se imputaba a los fabricantes de equipos y dispositivos de grabación y reproducción como móviles, grabadoras o fotocopiadoras. Estos dieron batalla y subieron los precios con la excusa del canon. Algunas voces alertamos que cuando se suprimiese el canon no bajarían los precios. Como así sucedió.

Todo comenzó en 2011: el gobierno de Rajoy trasladó la compensación por copia privada a los Presupuestos Generales del Estado y fijó un límite para esa partida de cinco millones de euros anuales. La reforma, sin embargo, fue anulada por los tribunales en 2016. Una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea desautorizaba el sistema español ¡por imputar el gasto a los Presupuestos Generales del Estado! Esta sentencia obligó a cambiar la ley. Y el Supremo declaró en ese mismo 2016 que la medida original del gobierno era “inaplicable”. Un marrón considerable creado por ese brillante equipo cultural de incompetentes del Partido Popular.

La primera reclamación de las entidades de gestión de la propiedad intelectual fue al gobierno presidido por Rajoy. El silencio administrativo del Consejo de Ministros fue la formula elegida para desestimar el recurso. Muy rajoiano. Tras esas sentencias del 2016 tomó forma otro proceso: reclamar las cantidades adeudadas. Ahora, en abril de 2021, la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS ha fijado las cantidades a percibir. Los 57 millones se reparten por años:  2015 (20 millones), 2016 (22,5 millones) y los siete primeros meses de 2017 (14.520.548 euros), cuando entró en vigor la nueva normativa..

El Supremo da la razón, entre otros, a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (AGEDI), la asociación de Artistas Intérpretes o Ejecutantes (AIE), el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) y la de Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión de España (AISGE), que reclamaron que se declarase la responsabilidad patrimonial del Estado por la ausencia de percepción de la compensación equitativa, desde la anulación del anterior sistema hasta la aprobación del nuevo en 2017. La Sala del Supremo también fija los porcentajes de distribución entre las tres modalidades de reproducción contempladas: 25% para la reproducción de libros y publicaciones asimiladas reglamentariamente a libros, del 30% para la reproducción de fonogramas, y del 45% para la reproducción de videogramas.

Cabe preguntarse si les embargarán los bienes a estos políticos mencionados, para hacer frente a este desembolso de 57 millones. Porque son ellos los responsables. Sus errores fueron clamorosos en su día, desde el primer minuto. Añadiría a la lista a los medios y periodistas que lanzaron campañas contra el canon y aplaudieron su supresión. No todo vale. Y muchos tenemos memoria y recordamos…

P.D.: otro día ya hablamos de la gestión de Rodrigo Rato, la escandalosa cifra del rescate de Bankia, su fusión y los despidos que se avecinan. ¡Qué bien gestionan estos del Partido Popular!

2 comentarios

Archivado bajo Cine, Cultura, Justicia, Libros, Música, Política

Deben rodar cabezas en AGEDI y las multis

RTVE Odeón

No recuerdo un comunicado así de RTVE. Ni remotamente parecido. Que no me acuerde no significa que no haya ocurrido. Pero de haber sucedido pocos serán. Por eso digo que deben rodar cabezas: la del jefe de AGEDI y las de quienes le mantienen, los tres capos de las multinacionales. El desaguisado de los Premios Odeón ha sido tremendo. No solo han sido las opiniones de medios o de exconvictos de la industria (en acertada definición de Kiko Fuentes) como un servidor y otros, es que la nota de RTVE marca un punto y aparte. El contenido de la nota de prensa, dentro de su diplomacia y formalidad, es de una tremenda dureza. Y deja a AGEDI, responsables de la gala, a los pies de los caballos.

Aquí y ahora hay que señalar que una cosa es la que nos han contado y otra muy distinta ha sido la realidad. Tan palpable como pudimos ver todos los telespectadores. AGEDI nos vendió, y RTVE compró, que los Odeón eran para dar relieve a la música nacional y que ya era hora de volver a tener unos galardones de la industria (cancelaron los Amigo por razones incomprensibles, mostrando una pasmosa cortedad de miras, mientras la UFI, los independientes, creaban los suyos, los MIN). En cambio, lo que comprobamos era que los Premios Odeón eran un compadreo entre las tres grandes, excluyendo a las demás compañías. Algo que algunos exconvictos y la UFI advertimos desde el inicio. A principios del pasado diciembre. Pero una cosa son los comentarios entre colegas o en redes y otra muy distinta es el valioso y valiente comunicado de UFI (al que no se prestó demasiada atención en su día).

Fue tan bochornoso el pasteleo entre las tres majors que ha sido resaltado por (casi) toda la prensa. El momento cumbre del baboseo fue cuando Guisasola, primer espada de AGEDI y Promusicae, agradecía a “los queridos presidentes de las compañías” desde el escenario (los tres que le mantienen en su puesto desde hace más de 17 años). También le soltaba la chapa pepera al ministro de Cultura (trabajó en Cultura de 2000 a 2002 con Aznar de presidente de gobierno).

Añadan a lo anterior, la improvisación y la prepotencia. Pretender montar un tinglado de esta envergadura con tan poco tiempo (mes y medio), y con vacaciones de por medio, es de una torpeza infinita. Es creerse infalible y todopoderoso. Sorprende que el jefe de AGEDI y los tres de las multis, que deben tener los huevos pelados, metan la pata de esta manera. O precisamente sea por eso mismo. Porque piensan, dada su experiencia, que están por encima del bien o del mal.

Y, sobre todo, que no nos cuenten que la culpa es de la secretaria o del empedrado… algo muy habitual en al menos dos de los cuatro directamente responsables de este histórico fracaso.

P.D.: Supongo que quienes trabajaron en la gala de los Premios Odeón no incluirán esta experiencia profesional en su curriculum.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Los Premios Odeón se hacen trampas al solitario

premios odeon

Anoche se celebró la primera edición de los Premios Odeón, los premios de la industria que sustituyen a los desparecidos Premios Amigo. Viendo las bases quedaba claro que iban a hacerse trampas al solitario.

Bases

Esta norma, la de la imagen, era el anclaje para justificar lo injustificable. Como que Aitana estuviese nominado como Artista Revelación (que ganó). Sería revelación en 2017, cuando quedó segunda en OT. O en 2018 cuando pegó el pelotazo del verano cantando “Lo malo” con Ana Guerra y que continuó con otro n.º 1 “Teléfono“. En 2019 se consolidó. La nominación de Rosalía con su “El mal querer” de 2018 también levantaba suspicacias. Vanessa Martín ganó el premios a la Mejor Artista Femenina cuando su álbum es de 2018. ¿Soy demasiado puntilloso?

La UFI, la asociación de independientes, sacó un comunicado contrario a como se había manejado la organización de esta celebración. Señalaban que “El 98,5% de los productores fonográficos españoles quedan excluidos de los nuevos galardones.” También manifestaban que “Una gran parte de la financiación de los Premios Odeón proviene de AGEDI, asociación que cuenta con más de quinientos socios, pero se da la circunstancia de que prácticamente la totalidad de los artistas que optan a estos premios pertenecen únicamente a las tres empresas multinacionales.”. No puedo estar más de acuerdo con UFI. Todo sonaba a componenda de las tres majors para repartirse el pastel. ¿Entienden ahora porque  mencionaba lo de las normas anteriormente?

El momento más vergonzoso y lamentable sucedió cuando el presentador Quequé se burló de dos letras de reguetón. Me pareció una falta de respeto total, completamente fuera de lugar. Aparte de clasista y xenófobo. ¿Lo del conquistador español sigue vigente para las tres grandes discográficas? Penoso. Y dado que Guisasola, presidente de AGEDI y de Promusicae, se dirigió al ministro de Cultura ahí presente, este debería afearle tan impresentable actuación. Como debemos hacerlo nosotros con los organizadores y los responsables de las tres grandes compañías (una de ellas líder del mercado latino y cuyo primer ejecutivo en España está casado con una miembro de la casa de Alba).

El sonido falló en varias ocasiones. Se mezclaron directos con voz en directo sobre playback y dieron lugar a fallos tan graciosos como los que se señalan a continuación:

Odeón

Por ser positivo:

  1. El nombre de Odeón es un acierto
  2. La escenografía estuvo muy acertada
  3. Es mejor que haya unos premios a que no los haya

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Agravios comparativos (Efe Eme)

20 de diciembre de 2008

cabecera20el20mundano2020-12-08-a

He esperado para escribir este artículo. Quería que fuese el último del año. Y la velocidad de vértigo de los acontecimientos económicos ha demostrado lo acertado del planteamiento.

 

Pero antes de entrar en materia, un pequeño preámbulo. Referido a mis “amigos” de la prensa. Cuya objetividad y profesionalidad tantas veces he puesto en duda. Porque frecuentemente sus agendas de prioridades difieren de la realidad. Que es precisamente lo que deberían reflejar. No pretendo suplantarles, tan sólo emitir opiniones sobre asuntos que a algunos les pasan inadvertidos (interesadamente o no, allá ellos con su conciencia).

 

Hace unos días hemos tenido un claro ejemplo de lo que acabo de afirmar: la multa a SGAE de 60.000 euros impuesta por la Agencia de Protección de Datos por filmar en una boda. Ni me parece bien ni me parece mal. No soy competente para entrar en la materia. Pero si quiero resaltar como todos los medios, así como blogs y foros digitales, se han volcado en cubrir la noticia. Está claro que atacar a SGAE se ha convertido en la moda nacional. En el blog del padre de Ismael Serrano incluso llegaron a decirme eso tan manido de “por algo será”. Exactamente el mismo argumento que he escuchado tantas veces para justificar lo injustificable, como por ejemplo la persecución del pueblo hebreo (desde 1492 hasta el holocausto nazi, por marcar dos referentes históricos conocidos por todos). El caso es que esta sanción ha tapado otras dos de mucho más calado. Pero claro AGEDI y AIE “no venden”. El hecho es que la Comisión Nacional de Competencia ha hecho pública una resolución en la que impone a las entidades de gestión AGEDI y AIE multas de 815.000 euros y de 615.000 euros respectivamente, pues considera que abusaron de su posición dominante en el mercado de gestión de los derechos de propiedad intelectual. Tan sólo los importes marcan claramente las diferencias.

 

Confío que este ejemplo os ponga en situación de lo que pretendo explicar: los agravios comparativos que sufre el mundo de la música frente a otros sectores. Ya he escrito anteriormente sobre uno de los más obvios, el distinto trato fiscal. La música soporta el tipo máximo del IVA (16%) mientras otros “productos culturales” soportan el tipo mínimo. Como el Pronto, la revista de Ana Rosa o el AS (por citar solamente tres ejemplos). Además tienen la subvención por papel. Pero no parecen tener suficiente. Las empresas editoras de medios de comunicación han solicitado recientemente ayuda económica al gobierno, aprovechando la crisis. ¿Más aun? ¿Y quien ayuda al sector musical?

 

El sector de la construcción español representaba un 18,5% del PIB  que es casi el doble que el de la media de la eurozona. Esto más que síntoma de fortaleza era termómetro de lo que se avecinaba. Porque esa distorsión al alza no podía presagiar nada bueno. Y ante la crisis ¿a quien ayudaran nuestros gobernantes? Las discográficas llevan en crisis desde el cambio del siglo. ¿Las ayuda el gobierno? Quizás habría que haber nombrado a un asesor de La Moncloa como jefe de la patronal (Promusicae) como han hecho los constructores. Me podréis argumentar que la crisis de la construcción arrastra a promotoras inmobiliarias, empresas auxiliares, bancos y cajas que ven peligrar el pago de sus hipotecas y prestamos, etc., etc. Pero la industria discográfica también crea un tejido industrial de empresas de servicios auxiliares (estudios de grabación, fábricas, imprentas, diseñadores, transportistas, etc.). Y el crédito bancario se les ha restringido desde hace al menos cuatro años. Especialmente a las independientes. Y no se han producido suspensiones de pagos como las de Habitat, Riviera Invest (¿una estafa?), Obralia, Pedralbes, Cenavi… o Martinsa, la mayor de la historia de España. Todo un escándalo porque se apuntaron revalorizaciones de terrenos hasta del 19.000% (y su propietario retiró poco más de cien millones de la caja de la empresa antes de presentar la situación concursal y posteriormente se declaró insolvente). Constructores que en Madrid provocaron la repetición de las últimas elecciones autonómicas. Y son poderes fácticos en tantas autonomías (Baleares, Murcia, Valencia). ¿Algún ejemplo equiparable en la música?

 

El jueves de esta semana el diario El Mundo llevaba a su portada el siguiente titular “Aguinaldo fiscal del Gobierno a los banqueros y sus ejecutivos”, que aderezaban con un editorial “Un favor inexplicable del gobierno a banqueros y bancarios”.

 

Evidentemente somos los contribuyentes los que pagamos la fiesta de los demás.

 

Si anteriormente mencionaba la aportación del ladrillo al PIB, es lógico que haga lo mismo con la música. Pero antes veamos algunos datos de finales del siglo pasado. Creció del 3,1 en 1992 al 4,5 en 1997, cuando el Top Manta y las descargas de Internet estaban bajo mínimos. En seis años, entre 2001 y 2006, la venta de discos en España ha caído más de la mitad, y mantiene un ritmo de descenso imparable que dibuja un negro panorama y un futuro más que incierto para las discográficas que continúan abiertas, a pesar de las dificultades. Este descenso representa un 0,10% del PIB. Según los últimos datos disponibles estaríamos hablando –a pesar de todo- de un 5% del PIB. Y particularmente pienso que deberíamos considerar la economía sumergida (“la piratería”) y a lo mejor la cifra se dispararía al 7%. En cualquier caso representa más que el sector de la energía. Que también está subvencionado y hemos estado pagando –desde hace años- ese impuesto por pasar a tener competencia. Vamos, que de ser un monopolio se les privatiza y además les tenemos que financiar las instalaciones e inversiones que “les hemos regalado”. ¿Se conocen otros casos similares? En la música desde luego que no.

 

No me he olvidado de los puestos de trabajo perdidos. En 2003 según el libro blanco de Promusicae (que representa el 93% de las ventas) había 52.850 personas, después de una destrucción de empleo del 20% desde el 2000. Más lo que vino después, que han sido los peores años.

 

¿Hay agravios comparativos? La respuesta no está en el viento. Al menos para mi está en las cifras y datos… y no en atacar sin ton ni son desde todos los frentes a las discográficas y a SGAE.

 

Publicado en Efe Eme

8 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Música, Medios, Política

10 razones de un productor fonográfico para no pertenecer a Promusicae

27 de junio de 2008

 

PROMUSICAE – Presidencia y Departamento de Socios

 

Asunto: baja del socio de Promusicae XXXXXXXXXXX

 

26 de junio 2008

 

La Asamblea General de AGEDI de ayer me brindó la oportunidad de conocer más de cerca las opiniones y las actitudes de las personas que me representan y toman decisiones en mi nombre y en el de mi empresa, no sólo en su función de miembros del Comité Directivo de AGEDI, sino también del de Promusicae.

 

Una vez digerida y analizada esta experiencia me veo obligado a solicitar la baja de la condición de socio de Promusicae de XXXXXXXXXX, con fecha 1 de julio 2008.

 

Sin entrar en exhaustivos detalles considero necesario resumir algunas de las razones que me llevan a dar este paso:

 

1.-     El voto en Asamblea de personas que se consideran “mercenarios” asalariados (cito la palabra exacta utilizada ayer) de corporaciones multinacionales, que manifiestan que un día pueden estar al frente de una empresa, y mañana fuera de ella, vale más de 200 veces más que el voto de empresarios que dedican su vida a la producción de grabaciones de música desde empresas españolas.

2.-     Estas mismas personas defienden este voto ponderado como si fuera lo más natural del mundo, y lo llegan a comparar sin conocimiento de causa con el funcionamiento de las instituciones de la Comunidad Europea en la que justamente (y utilizo el ejemplo expuesto en la Asamblea) Alemania no tiene 177 veces más votos que Luxemburgo.

3.-     Que gran mayoría de votos se acumule en unas pocas personas que ostentan una actitud neo-liberal salvaje, tan de moda en la mayor parte de lo que denominamos el “Tercer Mundo”, y que cuenta con promotores entusiastas también en nuestras sociedades supuestamente más avanzadas, ayuda considerablemente a empujar nuestro sector en crisis más al borde del abismo.

4.-  El cuestionamiento expresado por un miembro del Comité directivo (con 200 y pico de votos) de una de las bases de las sociedades modernas como la nuestra, que es el criterio de una persona, una voz y un voto, coexistente con un sistema de pago de impuestos proporcionales a los ingresos y el patrimonio es, como poco, preocupante.

5.-   Una de las grandes diferencias entre un mercenario asalariado y un empresario es justamente que el segundo debería tener (los hay inteligentes y los hay tontos, como en todas partes) consciencia de su responsabilidad dentro del tejido de la sociedad. Puntualmente en nuestro negocio que comercializa contenidos culturales este punto es de fundamental relevancia, y entre los votos más pesados de nuestro Comité Directivo no he podido notar mucha consciencia de esta circunstancia.

6.-   Me quedé perplejo ante la total incapacidad de reconocer errores cometidos en el pasado de parte del Comité Directivo. El reconocimiento de errores es una muestra de inteligencia, el no-reconocimiento, lo contrario.

7.-  La actitud entre miedosa y desidiosa que he percibido entre algunos miembros del Comité Directivo ante cualquier propuesta de cambio e innovación (y hubo unas cuantas propuestas) en un sector en crisis como el nuestro lleva a un nivel bajísimo mi confianza en la capacidad de este Comité de promover cambios positivos para nuestro sector.

8.-  El desconocimiento de un concepto como la “Diversidad Cultural” de parte de un directivo de una gran empresa discográfica, o la incapacidad de comprender el conflicto que plantea la distinción entre “Comunicación Pública” y “Publicidad” en una sociedad de recaudación de derechos de Comunicación Pública como AGEDI me parece extremadamente preoupante.

9.-   En más de una ocasión se demostró que más de un miembro del Comité Directivo de AGEDI confunde las asociaciones AGEDI y Promusicae, y las responsabilidades que tiene en cada una de las dos.

10.-En alguna ocasión previa a la Asamblea, el presidente de AGEDI y Promusicae utilizó el ejemplo de una Comunidad de vecinos para  explicar el voto ponderado vigente en las dos asociaciones. Tengo que decir que a medida que avanzaba la Asamblea de ayer iba entendiendo la comparación y descubriendo palalelismos con  las juntas de vecinos que he presenciado en mi entorno privado:

 

         la chulería del que tiene el piso más grande

         el vocabulario vulgar que utilizan algunos de los que tienen los pisos más grandes para expresar sus posturas y experiencias

         que los de los pisos más grandes abandonen la junta cuando se terminan las votaciones y llega el punto Ruegos y Preguntas

         que el del piso más grande abandone la junta con un berrinche infantil, pegando gritos, tirando su silla, pegando un portazo, no sin antes aclarar que “tiene hambre”…

 

El hecho que me dé de baja sólo en Promusicae, y no en AGEDI, es porque sigo considerando que AGEDI es la asociación de todos los productores fonográficos, y pienso seguir trabajando para mejorar el funcionamiento de esta asociación creada para recaudar y distribuir los derechos de los productores fonográficos de España. En cuanto a nuestra pertenencia a una asociación gremial, a partir de ahora pienso intensificar aún más mi aporte a la asociación UFi que, a mi juicio, representa mucho mejor (con infinitamente menos recursos económicos, pero argumentos y propuestas infinitamente más coherentes y sanos) los intereses de los productores españoles que Promusicae.

 

Me despido con un cordial saludo y con la petición de reenviar esta carta a los miembros del Comité Directivo, en el caso de que tengan interés en los socios que representan y ganas y capacidad de leer y entender.

 

Visto en EFE EME

6 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones