Archivo de la etiqueta: Adán

Fra Angelico en el Prado

Fra Angelico MdPTeníamos pendiente ver la exposición Fra Angelico y los inicios del Renacimiento en Florencia del Museo del Prado. Se agotaba el tiempo (termina a mediados de este mes). Y sobre todo queríamos admirar la restauración de esa obra maestra que es “La Anunciación“. Tampoco habíamos visto la de Velázquez, Rembrandt, Vermeer. Miradas afines. Así que ayer por fin fuimos al Prado. Seguimos el consejo horario que Aurora Ciriza y Cristino de Vera le dieron a La Mundana. Acierto pleno. Sin aglomeraciones y con tiempo para disfrutar de las obras. Y comentarlas.

Desde el 9 de mayo que leí un espléndido artículo de Ángeles García en El País, donde detallaba todo el proceso de restauración de “La Anunciación“, he estado con ganas de ir a admirarla. Por unas causas u otras el momento se ha ido postergando. Y como dice el refrán “nunca es tarde si la dicha es buena”.

En su texto Ángeles García escribía “Como en una novela policíaca, el más mínimo detalle puede ser el desencadenante de la solución al problema. En el arte, rigen las mismas reglas. Hace poco más de un año que una de las tablas más imponentes realizadas por Fra Angelico, La Anunciación (hacia mediados de la década de 1420), fue trasladada al prestigioso taller de restauración del Museo del Prado. Considerada una de las joyas indiscutibles de la colección, ingresó en la pinacoteca en 1861 procedente del Monasterio de las Descalzas Reales. No sufría daños importantes, salvo la inevitable capa de polución que aporta el paso del tiempo y repintes inadecuados que habían suprimido la luz mística original y los deslumbrantes lapislázuli, rojos y verdes de los elementos originales que ahora han retornado a la tabla tal cual los pintó su autor.” A continuación contaba que la polución era mayor de la pensada inicialmente. Pero lo que más nos impactó fue lo referido a la partícula de oro que devolvió la luz al retablo: ” Y, de repente, apareció el hallazgo que daría las claves sobre la extraña composición de las alas del arcángel Gabriel: una partícula de oro perdida en la espalda como único resto de las alas doradas originales.”.

Viendo la tabla dos detalles nos llamaron poderosamente la atención: el suelo de mármol del pórtico, pintado muy siglo XX, y el jardín del Edén en otro hito adelantado a su tiempo. Respecto a esto último bromeé sobre Adán y Eva como el mito fundacional del heteropatriarcado judeocristiano. Al no lograr el efecto deseado tuve que repetir la gracieta varias veces hasta lograr la irritación buscada.

Samuel Sánchez El País

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Recomendaciones

Y con Khedira llegó la goleada

AS

Tras una primera parte plana, plana (0-0 al descanso), salió Khedira y con él llegó la goleada (4-0). A las 13:00 horas el bueno de Sami sacudió a su equipo del sopor y reventó al rival. Su presencia adelantó la linea de presión del Real Madrid y por tanto se ganó presencia cara a la portería del Getafe. Y a pesar de los cuatro tantos encajados su guardameta Moyá fue el mejor de los suyos. Una vez más el cambio de piezas de Mourinho -en el intermedio- volvió a funcionar. El principal beneficiado fue Cristiano Ronaldo (hat trick al canto). Pero vayamos por partes.

Mou, con la vista puesta en la ida de las semis de Copa contra el Barça, dio descanso a Xabi Alonso, Khedira y Arbeloa (ni siquiera estuvo en el banquillo). Los medios especulaban sobre quien jugaría de portero. Nuevamente equivocaron el debate. En mi opinión estaba claro que jugaba Antonio Adán y la duda podía ser si el recién fichado Diego López estaría o no de suplente (lo fue y el descartado fue Jesús). También, como siempre, la otra cuestión era la de Benzema o Higuaín. Debe ser que la prensa deportiva se ha aburrido ya de este asunto. En mi opinión no es un tema baladí y más si tenemos en cuenta que el miércoles vienen los azulgranas. Por supuesto respecto a las posibles rotaciones no recuerdo haber leído o escuchado nada en los días previos.

Así que con Adán bajo los palos la defensa formó con Sergio Ramos en el lateral derecho, Carvalho y Albiol de centrales, y Fabio Coentrao por la izquierda (¿Varane también descansó o la pareja de ayer fue una prueba cara a las semifinales?). Michael Essien y Luka Modric eran los mediocentros, Mesut Özil de enganche, Ángel di María y CR7 por las bandas y el Pipita de delantero centro.

El equipo no carburaba. El Getafe daba leña, especialmente Sarabia (un ex) y Gavilán. Ambos tapaban bien los costados y contaron con la pasividad arbitral (las primeras tarjetas que vieron debieron ser la segunda y tercera respectivamente). Los visitantes se cerraba bien, nos desarmaban, pero no creaban peligro. El Madrid tampoco. Essien aportaba solidez defensiva pero nada más. Modric no movía al equipo. Se podría decir que es un jugador muy regular: nunca deslumbra y su mediocridad resulta alarmante. Se le ha fichado a precio de crack, y de momento no lo ha demostrado (igual sucede como con Benzema, al menos eso espero). La chispa, el picante, era solo cosa de Di María. El Fideo bregaba arriba y abajo. Desbordaba pero no encontraba demasiados apoyos, salvo Ronaldo y Özil. Higuaín estaba desaparecido y fuera de sitio. No remató ni una sola vez (tuvimos que esperar al minuto 13 de la segunda mitad para ver su primer disparo). De hecho en estos primeros 45 min. solo chutaron Di María y Ronaldo dos veces (1 de falta), una Modric y otra Özil (marró una clara ocasión y en dos buenas jugadas posteriores ya no se atrevió a intentarlo). Poco bagaje para estar en el Bernabéu.

El 1-0 se produjo en el 53 y resultó tan providencial como la aparición de Khedira tras el descanso. Moyá protestó que hubo contacto con Carvalho a la salida de un córner. El caso es que el portero hizo una mala salida y el salto entre ambos fue fuera del área chica (otra cosa es que el portugués hubiese empujado con su brazo; no he visto las repeticiones así que no puedo ni debo pronunciarme). El contacto por tanto no es falta. Ramos aprovechó que la pelota quedó suelta y metió el pie.

La entrada de Khedira por Albiol remodeló la composición del equipo. Essien bajó al lado derecho de la defensa y Ramos pasó a formar pareja de central con Carvalho. Khedira liberó a Özil, quien ya no tenía que bajar tanto para la conducción (dada la inoperancia del francés y el croata durante la primera mitad). El alemán se bastaba y sobraba para hacerse con el centro del campo. A su habitual repertorio de cortar el avance del contrario (parece un imán porque todas las bolas le van a él) añadió pases en profundidad (como el efectuado sobre Modric que supuso el penalti del 4-0, el tercero de CR7) y dos taconazos al primer toque que provocaron el pánico en la defensa azulona (ya le hemos visto anotar un gol de tacón).

Entre el 53 y el 71 le cayeron 4 al Getafe y bien pudieron ser más de no ser por Moyá. El 2-0 casi diez minutos después del 1-0 vino de una contra vertiginosa. Carvalho se adelantó y robó el cuero. Lanzó en profundidad a Özil. Le acompañaba en la carrera Cristiano, en paralelo y quizás demasiado pegado. Esto desconcertó a los defensores. Don Mesut le cedió la pelota al luso y este soltó un latigazo por el palo del largo del portero (quien sabedor de la querencia de Ronaldo por el palo corto había cubierto bien esa posibilidad). El 3-0 -a los 3 minutos del 2-0- nos recordó a Santillana. Un excelente pase de Di María desde el extremo fue cabeceado por nuestro goleador suspendiéndose en el aire. El tiempo se paró… hasta que el esférico cruzó la raya de gol y se alojó en la red.

Ronaldo y Özil estaban desatados (fueron ovacionados cuando les sustituyeron Benzema y Callejón respectivamente). El equipo se sentía seguro con la autoridad que mostraba Khedira. De alguna forma su performance de ayer me recuerda a la del Camp Nou de la Liga de la temporada pasada. Aquella noche se cenó a los culés. Ayer a la hora del aperitivo hizo lo propio con el Getafe.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Málaga apuntilla al Madrid

Casillas

El Málaga vence 3-2 al Real Madrid y le apuntilla en sus (escasas) aspiraciones ligueras.

El encuentro comenzó antes de tiempo cuando Mourinho decidió dejar a Iker Casillas en el banquillo. El capitán no anda fino esta temporada, por lo que su suplencia no me alarmó. Es más, pienso que llega tarde. Otro claro mensaje del mister en el sentido que no hay intocables en la plantilla. Vacas sagradas como Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos han purgado errores con la suplencia. Lo mismo puede decirse de otros como Benzema, Özil o Di María. Ayer encajamos tres goles, ninguno por alto ni a balón parado… y de los 3 que recibimos ninguno puede ser imputable a Adán, el sustituto de Casillas. Tampoco está claro que con él los malagueños no hubiesen logrado marcar esos tres tantos..

La primera parte fue un monologo del Madrid. Sin ningún resultado. Se sucedían las oportunidades. Pero la pelota no entraba. Una falta de Ronaldo fue despejada milagrosamente por Caballero. El portugués además dispuso de otra gran oportunidad pero un fatídico e inoportuno bote del balón, cuando encaraba al metal local, malogró el 0-1. Una vaselina sin potencia de Di María la sacó un defensa cuando estaba a punto de entrar. El Málaga apenas se acercaba a nuestra área. Y se llegó con 0-0 al descanso.

La presencia de Essien y Arbeloa de laterales refuerza la linea defensiva, pero limita las posibilidades atacantes. Se pierde profundidad, se renuncia a la sorpresa desde las bandas. Y deja muy aislados al Fideo y a CR7 (quien tras una buena primera parte se fue diluyendo en la segunda). A esto hay que añadir el golazo de Isco en el 48. Tras el 1-0 del Golden Boy los de Pellegrini se vinieron arriba y ofrecieron su mejor versión. Joaquin, inmenso, y Saviola eran una pesadilla. El cambio de Callejón por Arbeloa también contribuyó. Supongo que la intención era ganar presencia en banda izquierda y apoyar a Ronaldo. El efecto fue el contrario. El Málaga insistió por ese costado.

Los goles merengues llegaron en fallos locales. El 1-1 fue en propia puerta (Sergio Sánchez). El 3-2 se inicia en un error de Camacho. Özil (muy participativo ayer y ayudando en la presión y recuperación) está rápido, se hace con el esférico y le da el pase de la muerte a Benzema. Quedaban 10 minutos. En medio Santa Cruz -había entrado por Saviola- hizo el 2-1 y el 3-1.

En el 63 apareció Kaká por Di María. Una vez más el argentino fue de más a menos. Posteriormente Modric ocupó el sitio de un gris Xabi Alonso. Tampoco aportó nada. Pero el desbarajuste táctico ya era evidente. Y para colmo Ramos ocupó el puesto de delantero centro. ¿Para qué tenemos a Morata? Algunos dirán que ya se habían agotados los tres cambios. Pero dos de ellos fueron extravagantes -Callejón y Kaká- o al menos uno de ellos. Ya me contarán ustedes qué pinta Kaká en el equipo.

Es sabido que soy pro Mourinho. Pero no comulgo con ruedas de molino. Ayer se equivocó en los cambios, faceta en la que suele destacar. Pero más grave me parece la confección de la plantilla. Modric, a precio de crack, como único refuerzo es una broma de mal gusto. La salida de Carvajal me pareció un error en su momento. Hoy siento que es muy grave. Y con todo Mou anuncia que no habrá retoques en el mercado de invierno…

En este descenso a los infiernos solo me queda por desearles unas Felices Fiestas.

12 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol