Archivo de la etiqueta: ACS

Flipante

Teatros del Canal

Sencillamente flipante. No tengo palabras para describir lo que pienso. Tan solo comentar que tras el gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, que es cuando se gestó esta barbaridad, ahora con la victoria electoral a media legislatura de Ayuso, se confirma. La consejera de Cultura, Marta Rivera de la Cruz, entonces era de Cs y es la misma de ahora (aunque haya abandonado el partido). Es el signo de estos tiempos, en función de lo votado, y podemos esperar más acciones similares en todos los ámbitos de la vida pública de la CAM. Ya lo estamos viviendo en las áreas de la educación y sanidad públicas.

Al menos la empresa murciana, la excusa perfecta para la empresa del Grupo ACS, tiene alguna experiencia en el sector cultural. La noticia completa de Jesús Ruiz Mantilla en este enlace de El País.

UTE TdC

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Madrid

Deloitte siempre con el enemigo y contra la gente

Eduardo Parra Europa Press

Deloitte tiene un largo historial de estar siempre con el enemigo y en contra del interés general. Hoy hemos conocido un nuevo episodio: nos hemos desayunado con la noticia que el Ayuntamiento de Madrid ha contratado a las más grande de las Big Four para relajar las medidas de Madrid Central y salvar la cara del alcalde Martinez-Almeida tras los varapalos judiciales. ¿Deloitte? ¿Por qué? Son una empresa de servicios de auditoría, consultoría, impuestos, asesoría jurídica y también financiera. ¿Qué tienen que ver con la municipalidad? ¿Quién les ha votado? ¿Cómo y por qué se ha producido esta licitación? Hay muchas sospechas al respecto, por el procedimiento seguido (ha predominado el oscurantismo) y la cantidad asignada al pago del informe.

En el largo historial de sanciones e infracciones de Deloitte hay un antes y un después: la desaparición de otra grande, Arthur Andersen. Deloitte absorbió la red internacional de los arturitos. Establecida esta premisa, un breve repaso a sus grandes éxitos: multa de 12 millones de euros por la salida a bolsa de Bankia impuesta por el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) en octubre de 2014 y ratificada por el Ministerio de Economía de Luis de Guindos (y tienen pendiente una sentencia judicial en el proceso contra Rato por estafa y falsedad contable); el ICAC les multó con 1 millón y medio de euros por la auditoria de Abengoa; la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CMNC) inició un expediente sancionador a 25 consultoras, de las cuales cuatro pertenecen a Deloitte, por «indicios racionales de que han cometido infracciones prohibidas» porque alcanzaron «acuerdos o prácticas concertadas para el reparto del mercado de servicios de consultoría en diversas licitaciones principalmente públicas, aunque también habrían afectado a algunas privadas, en gran parte del territorio nacional» (concretamente, «las empresas habrían presentado ofertas ficticias para concurrir de forma concertada a licitaciones entre los años 2009 y 2018»); Deloitte fue sancionada por su auditoria de ACS del año 2011; están involucrados en el caso del Banco Popular por un polémico informe que emitieron; y por no hacer la lista más larga terminar diciendo que Deloitte también auditó las cuentas de SGAE.

¿Esta gente de Deloitte son quienes van a decidir sobre Madrid Central? ¿Estos son los asesores del alcalde de Madrid? A ver si la juventud madrileña que se manifestó el día de la Huelga Mundial por el Clima hace lo mismo frente a la sede de Deloitte en la Torre Picasso!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Madrid, Medio Ambiente, Política

Florentino cómprate el Chelsea y vete ya!!!

Abramovic tiene al Chelsea en venta. Por eso lo de ¡Florentino cómprate el Chelsea y vete ya! Llevo 53 años de socio del Real Madrid y he sido pro Florentino, anti e indiferente.

Es la segunda vez que le solicitó que se vaya. La primera fue una carta. Detrás de la misiva había gente importante (y Pérez y sus socios de ACS lo sabían). Dio la casualidad que a las pocas semanas se fue. Nos dejó de presidente a un amigo de confianza, Fernando Martín, dueño de la inmobiliaria Martinsa que adquirió la constructora Fadesa. Hace 10 años del hundimiento de la empresa de Martín (la mayor suspensión de pagos de la historia de España, una deuda de 7.000 millones de euros y 900 personas a la calle).  En 2015 Martinsa-Fadesa y otras cinco sociedades fueron disueltas por el juzgado de lo Mercantil número uno de La Coruña.

Villar Mir es otro ilustre amigo de Florentino Pérez, a quien también nos quiso colocar en la presidencia del club. Apoyó su candidatura a las elecciones que fueron un caos (el famoso caso del voto por correo) y le salió el tiro por la culata. Las ganó Ramón Calderon quien luego fue saboteado desde medios afines y una más que sospechosa Asamblea de Compromisarios (controlada por FP). Villar Mir actualmente está imputado en un par de casos de corrupción del PP. También lo está su yerno.

De pequeño aprendí un refrán: «dime con quién andas y te diré quien eres».

El pasado domingo el constructor Florentino Pérez en su capacidad de presidente del club logró que la Asamblea de Compromisarios aprobase un endeudamiento histórico para reformar el estadio. Esta mega operación financiera recuerda a la adquisición de Fadesa por Martinsa. Una reforma que no contempla ampliar las localidades del estadio. No tiene sentido. Tampoco lo tiene afrontar este proyecto cuando la gloriosa sección de baloncesto carece de cancha propia y juega en un pabellón alquilado. Por otra parte Florentino sigue jugando a enseñarnos espejitos (como el video que proyectó el domingo pasado) y prometernos cosas que no se cumplen. Como un patrocinador y unas licencias para construir un hotel, un mega centro comercial, etc. De momento no tiene esos permisos del ayuntamiento y por eso el patrocinador se retiró. Solo puede tocar La esquina del Bernabéu. ¿Merece la pena semejante esfuerzo económico para tan poco? Estamos hablando de un crédito de más de 500 millones de euros. Nos endeuda más allá de sus expectativas vitales. Y el pago anual de la deuda es como la ficha de un crack para el equipo de fútbol.

Este capitalismo de amiguetes ha provocado la última crisis financiera a nivel mundial. A base de endeudarse como si no hubiese un mañana. Parece que Florentino no se ha enterado. De todas formas, una inversión de esta magnitud debería pasar el refrendo de todos los socios. No tan solo de los Compromisarios, que más bien parecen los palmeros de Florentino. Particularmente no me siento representado por ellos.  Y mucho menos por gente a la que se permite tomar la palabra y desviar la atención, como el socio del video: se quejaba al club porque la policía en la final de Kiev le habló en inglés y no en español. De traca!!!

En la Asamblea Florentino se comprometió a que ACS no se haría cargo de las obras de la reforma. Para evitar conflictos de interés. ¿Habló de la contrata de limpieza y mantenimiento del revestimiento? ¿Aportó cifras del coste anual que va a suponer? No me consta y a ustedes creo que tampoco. ¿Por qué será?

¿Nos ha subido esta temporada el abono un 10% para generar liquidez para esta reforma en vez de afrontar un súper fichaje? Estos meten goles y ganan partidos, el techado del estadio no. E incluso puede afectar negativamente al estado del césped…

 

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Jodido futuro

La noche en la que «el fútbol» murió en Londres, vino precedida de varios acontecimientos que marcan un jodido futuro (para todos, y para algunos en particular). A saber:

  • La Casa Real le ha visto las orejas al lobo, y el monarca se ha disculpado.
  • El gobierno anunció el Medicamentazo 2 (el primero de 1998 también fue con el PP).
  • Batacazo en la Bolsa, que alcanza su mínimo anual.
  • La constructora ACS (de Florentino Pérez, los Albertos y la familia March), pierde casi 800 millones de euros por la venta forzada de acciones de Iberdola (para hacer frente a un vencimiento de UBS). Forma parte de la absurda «guerra de las eléctricas» emprendida por Pérez, y que le ha supuesto a la empresa unas pérdidas latentes de 4.200 millones (para una inversión de 8.500 millones en Iberdrola).
  • Otra constructora en problemas es Sacyr, por su paquete de acciones en Repsol. Y es la segunda vez que les ocurre. La vez anterior, al igual que ahora ACS, tuvieron que vender una importante participación en la petrolera para pagar el plazo de un crédito bancario.
  • La prima de riesgo repuntó otra vez (tras un breve y leve alivio).

Entradas relacionadas:

Rajoy hunde España

¿Unos tiritos Corrina?

El chaparrón real

6 comentarios

Archivado bajo Fútbol, General, Política

Pérez Rodríguez, Florentino: el aspirante y 2 (por Antonio Piera)

22 de mayo de 2009

florentino-perez

Entre 1983 y 1986 demostró nuestro Floro otras nuevas particularidades de su ya bien forjado carácter negociador: su habilidad para sacar ventajas en la derrota y su buena disposición para agradecer los servicios prestados. Tras la caída en picado de la UCD de sus entretelas, no tardó demasiado en abrazar los postulados de la aventura liberal de Roca i Junyent llamada Partido Reformista Democrático, formación de la que llegó a ser secretario general y candidato en las generales del 86. Aunque no se comieron un colín, que diría el castizo, aquel ingeniero ya empresario del que dicen que entraba sin llamar en el despacho del ministro Arias-Salgado estableció lazos indelebles con el político catalán, quien acabaría casualmente de consejero en la cúpula de ACS en 2003, sentándose al lado de figurones como Juan March de la Lastra o Javier Monzón, presidente de INDRA. Claro que posiblemente las buenas relaciones con el Banco de Sabadell no hayan sido ajenas a tan tardío reconocimiento.

En tiempos del pelotazo, al que tan proclives resultaban buena parte de los presidentes del Real Madrid, como Lorenzo Sanz o el breve Martín de MARTINSA, que tanto le gustaba a Jiménez Losantos, justo es decir que Pérez ha apostado siempre por otras vías de crecimiento y de negocio menos arriesgadas. Salvo mejor información, nunca ha formado parte de los constructores que compraban empresas en quiebra (en 2007 todos sabían ya lo de la burbuja) con créditos de las mismas “caixas” que se las vendían, fabricando así beneficios ficticios, operaciones oscuras ahora perseguidas más por las circunstancias que por los inspectores del Banco de España. Acaso sea esa la causa de que la crisis no esté afectando seriamente su poderío ya que el 85 por ciento del área de negocios del grupo está dedicado a Obra Civil y edificación no residencial. Pero no es menos cierto que, durante su presidencia del Real Madrid, los palcos del Bernabéu se convirtieron más en ágoras que en palenques, en cuyas trastiendas políticos y empresarios esbozaban proyectos de acuerdos y negocios al calorcito del Ribera con jabugo que circulaba sin medida. Ni resulta discutible que la capitalización bursátil de ACS, que en julio de 2000 era de 1.889 millones de euros ascendió en 2006 a 9.492 millones. Y el incremento podría haber sido mucho mayor si Aznar no hubiera relevado a Rafael Arias-Salgado del ministerio de Fomento, sustituyéndole por Francisco Álvarez-Cascos, tan rocoso enemigo de Florentino en asuntos de estado como lo ha sido de siempre Matilde Fernández en el ámbito madrileño.

Del espléndido trabajo de investigación del Martí Perarnau para El Periódico de Catalunya, publicado en diciembre de 2005 y a cuya lectura completa os remito sin rubor me permito tomar prestado este párrafo: “De la mano de Aznar, el presidente del Real Madrid consiguió ampliar la internacionalización de la compañía. No son ajenas las imágenes del palco del Bernabéu en esa etapa al hecho de que el primer contrato adjudicado en Irak por el Cuerpo de Ingenieros de la Armada de Estados Unidos (22 de febrero del 2004) a una empresa española fue para Florentino. Ningún observador se sorprendió de ello, como tampoco que el primer contrato conseguido por una empresa española en Libia, al día siguiente de la visita del presidente Aznar a Muammar Gaddafi tras el levantamiento de restricciones comerciales, fuese a parar a Cobra, filial de ACS”. Lo traigo a colación para subrayar el progresivo afianzamiento de una relación Pérez-Aznar que se ha ido incrementando mediante hitos como la tan pantagruélica como vergonzosa boda de los mil invitados de la hija del entonces Presidente del Gobierno, a punto de dejar de serlo, con Alejandro Tarik Agag. Acaso también en el marco incomparable del monasterio del Escorial aprovechara Floro para sentar las bases de su sigiloso desplazamiento crediticio hacia la Banca europea, más concretamente hacia el Banco Portugués de Negocios (BPN), que en la última memoria del Grupo Cobra, uno de los pools más fuertes de ACS, figura con 15.000 millones de euros como su mayor proveedor de líneas de crédito y descuento a largo plazo frente a unos ridículos 229 millones que suma el conjunto de la Banca patria. Nada tendrá que ver, por supuesto, que el Director de Expansión para España y Brasil de dicho Banco portugués se llame Alejandro Agag. Seguramente, Florentino Pérez se dedicó a pasar buenamente el rato con su esposa María de los Ángeles Sandoval y departir amablemente acerca de lo divino y lo humano con los también invitados Juan Abelló, Alberto Cortina o Fernando Fernández Tapias diseñando de paso la próxima Junta Directiva del Real Madrid con la bendición de Rouco Varela, que dirigía el casorio.

FloroAznar

Nada que ver estos invitados mencionados con algunos boquerones de tercera, los tan ufanos Bigotes y Correas, que también andaban organizando un poco tan infames alharacas junto a Alberto Bosch, Alberto López Viejo, Jacobo Gordon, el misterioso Antonio Cámara o el resto de los cachorros del clan de Becerril. Los unos juegan el Mundial y los otros se vadean en Regional Preferente. Los unos tiran de trajes por un par de millones y los otros cierran operaciones en alguno de los 48 países que alcanzan los tentáculos del grupo ACS. Nada que ver. No hay color. Hoy, Florentino Pérez Rodríguez posee una fortuna valorada, según la indiscutible Forbes, en 1.800 millones de dólares, que ocupa el puesto 397 entre las más grandes del mundo y dirige y controla la segunda empresa constructora del planeta Tierra. Su estrella menos conocida, IRIDIUM, ha sido la primera empresa europea en conseguir 1.000 millones de dólares de Obama para construir una autopista en USA.

Afirman que le gustan la música, el arte contemporáneo, el mar y el fútbol. Pero posiblemente Conchita, su fiel secretaria y cancerbera del sancta sanctórum de la planta décima del edificio acerado donde tiene Floro la sede de su imperio, sonreiría socarrona al escuchar esta afirmación.

BIBLIOGRAFÍA:

Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor. Juan Carlos Escudier. Ed. FOCA.

Riquísimos. Jesús F. Salgado. La Esfera de los Libros

ENTRADAS RELACIONADAS:

Pérez Rodríguez, Florentino: el aspirante 1 (por Antonio Piera)

Yo, Florentino

Floren con Camps

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Madrid, Medios, Religión

Pérez Rodríguez, Florentino: el aspirante 1 (por Antonio Piera)

21 de mayo de 2009

Florentino_Perez

Cuando el 20 de diciembre de 1975 veían la luz del kiosko las 64 páginas de La Guía del Ocio de Madrid, pocos imaginaban que aquella aventura editorial, fruto de la visión comercial de un joven y oscuro ingeniero de Caminos, iba a sentar las bases de una de los mayores grupos empresariales de nuestro país ni que se iniciaba el camino de Florentino Pérez Rodríguez hacia la presidencia del club de sus amores, a la que aspira ahora por segunda vez. Sin vergüenza alguna, había calcado de arriba abajo el muy contrastado Pariscope, copiándole desde el formato “de bolsillo” y los contenidos de pé a pá hasta la tipografía de la cabecera. Traía consigo la experiencia adquirida con la revista que editaba la Asociación Española de Carretera, la cual dirigía desde 1973. Y alguna sinergia de recursos debió de aplicar. Con esta jugada empezó el apodado “Floro” a ganar el dinero con que sentaría luego las bases de su imperio de la mano, entre otros, de aquél José Luis Gutiérrez que luego dirigiera el Diario 16 y ahora pontifica cual Erasmus, al que, por cierto, dejó olvidado en el camino y de quien acostumbra a renegar en privado.

Nacido en Madrid en el 47, hijo de una familia oriunda de Valladolid, su padre llevaba un negocio de perfumería que le permitió educar a sus cinco hijos en colegios de pago, por lo que nuestro protagonista pasó a engrosar la lista de sufridores del prefecto Rufino, quien regía con mano de hierro los escolapios de San Antón de la calle Farmacia y fue uno más de los que se burlaban del Cañerías, aquel seglar bueno para todo alto y calvo que tanto se parecía a Mortadelo. Ya le apasionaba el fútbol, aunque en aquel pío recinto que fuera cárcel franquista en posguerra se practicara en la modalidad fútbol-patio, en la que las porterías estaban pintadas en las paredes y el balón sólo salía fuera si le acertabas a una puerta o rompías los cristales de alguna ventana distraída. Como portero era bastante bruto y algunos aseguran que bueno, por lo que estuvo a punto de engrosar las filas de los juveniles del Real Madrid, aunque no lo consiguiera. Lo mismo de ahí le viene la querencia.

Al terminar la carrera de Ingeniero de Caminos y tras iniciar la aventura de la Guía junto a Jaime Borrell y José Miguel Juárez, ya había descubierto no sólo que le adornaba la rara cualidad de relacionarse de maravilla con los poderosos de su entorno, sino que se le daba bien sacarle partido a esas relaciones. Se hizo un auténtico experto en la materia, y lo sigue siendo a los sesentaypocos. Cuando Juan Carlos Escudier le bautizó de conseguidor en su libro “Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor” (FOCA-Akal), libro que, por cierto, tomó por costumbre desaparecer de las librerías madrileñas nada más llegar a ellas y que se convirtió en uno de los títulos más vendidos y menos leídos del mundo, como bien comenta en cuanto se le presenta la ocasión Ramón Akal, acertó de pleno en la característica esencial de la fulgurante carrera de este aprendiz de magnate, aunque cabe decir que no la única. Buen estudiante, inteligente y capaz, tal vez le deba al fútbol (lo otra constante de su vida, además del poder) su extraordinaria capacidad para “ver el hueco”.

Así supo entender que hay que sembrar para luego recoger y dedicó el primer tercio de su vida profesional a lo que los argentinos llaman “posicionarse”, por lo que hizo sus pinitos en la vida pública, primero del Ayuntamiento de Madrid, luego del Gobierno del Estado, ya en las listas de la UCD. Y todo gracias al padrinazgo de su “jefe político” Pedro Antonio Martín Marín –con quien fundaría la productora Cartel-, quien décadas después sería el tercer pasajero del famoso viaje a Sudáfrica de Ignacio “Nacho” González. Su evolución en este terreno puede seguirse en la Wikipedia, de modo que nos referiremos aquí a las amistades cultivadas, su auténtica pasión. Desde Arias Salgado a Juan Abelló, desde Eduardo Zaplana a Rubalcaba o los Albertos, desde Luis Eduardo Cortés a Jaime Lissavetzky, pasando por el tándem Esperanza Aguirre/Nacho González, desde Gallardón a José María Aznar (cuya sesgada aventura madridista está aún por escribirse), desde Juan March a Botín, todos han acabado sucumbiendo en uno u otro momento a los ocultos encantos del hombre a quien Mendoza definiera, en un alarde de la prepotencia ciega a la que era tan dado, como “tristón, gris y con aire de cenizo”.

Cuando se supo preparado, y con el riñón blindado por las ganancias de la revistilla, se tiró Florentino al mundo de los negocios, entendiendo que el futuro pasaba cerca del ladrillo. A peseta la acción se hizo primero con Construcciones Padrós, la base de su imperio, con una inversión de cinco millones, y al mismo precio por acción fue adquiriendo otras sociedades previamente saneadas como OCISA. Había visto el hueco en dos direcciones: que la chicha estaba en la obra pública, que de esa hay siempre y más con el desarrollismo tardío que abordaba la recién llegada democracia, sin olvidar que justamente ese era el territorio en que campaban sus recientes pero buenos amigos, y que hacía falta crecer, tener volumen para abordar el modelo “alemán” hacia el que estas obras públicas derivaban, es decir que el concesionario financiaba su propio trabajo para cobrarlo bien cobrado pero a posteriori. Con estas claves disfrutaréis sin duda repasando la ilustración adjunta hasta intuir, si no entender, las razones del brutal crecimiento de su cabecera, el grupo ACS, conglomerado de cerca de mil sociedades para el que trabajan 140.000 personas y que factura… Luego iremos con ello, porque hay un antes y un después en el valor de ACS entre el año 2.000, fecha en la que se hizo Pérez con la presidencia del Real Madrid, y aquel 2.006 en que salió del club por la gatera.

FloACSarbol_cronologico.jpg(continuará)

BIBLIOGRAFÍA:

Florentino Pérez: retrato en blanco y negro de un conseguidor. Juan Carlos Escudier. Ed. FOCA.

Riquísimos. Jesús F. Salgado. La Esfera de los Libros

ENTRADA RELACIONADA:

Yo, Florentino

18 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Madrid, Medios, Política, Religión