Archivo de la etiqueta: 1 de mayo

Una nueva matinal

Programa Auditorio

Hacía ya unas semanas que no acudíamos a una matinal en el Auditorio Nacional. Ayer celebramos el 1 de mayo por partida doble al ser el primer domingo de mayo. El repertorio y los autores prometían: Béla Bartók y Serguéi Rajmáninov (que ahora se escribe así). Coincidía que era el cuarto y último concierto del «Ciclo Descubre… Conozcamos los nombres«. Un ciclo que nos ha encantado por su alto valor pedagógico. Irene de Juan fue la encargada de presentar e introducirnos en las obras y los autores.

A Bartók le tengo una devoción especial. Por su labor como investigador del folklore y las canciones populares de sus Cárpatos natales. Su pueblo, hoy perteneciente a Rumanía y al Imperio Austro-Húngaro cuando nació, esta enclavado en una zona en la que la influencia de la Eslovaquia actual también está presente. Precisamente las «Tres escenas campesinas» se enmarcan en la tradición popular eslovaca.

De las «Danzas sinfónicas» de Rajmáninov, su última obra compuesta antes de fallecer, me impresionó el segundo movimiento. La Mundana y un servidor coincidimos que fue lo mejor de la matinal (descontado el tradicional control de avituallamiento posterior). En tiempo de vals este andante con moto le da una vuelta de tuerca a este baile sin perder su esencia. Les dejo con una interpretación de este segundo movimiento, elegido por ser una grabación reciente (2020), editada el año pasado.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

El colapso de la economía española

Los datos conocidos del segundo trimestre de la economía española son atroces. Un colapso en toda regla. Es el peor trimestre de nuestra democracia. El PIB se ha desplomado un 18,5%. Triplica la caída del primero de 2020. Y deja por los suelos el computo del semestre.

Estos datos del segundo trimestre corresponden de lleno al confinamiento, iniciado a mediados de marzo y finalizado el 21 de junio. Y pilla importantes periodos vacacionales como Semana Santa, fiestas y puentes (San Fermín, San Juan o el 1 de mayo), que tanto contribuyen a sectores básicos de nuestra economía, como turismo y ocio.

¿La tragedia del coronavirus explica el colapso económico español? En gran parte sí, pero no en su totalidad. El consumo de los hogares, gran motor del PIB y que afecta a los sectores claves, ha descendido un 21% en este segundo trimestre. Ha vuelto a los niveles de 2002, seis años antes de la crisis económica. Las exportaciones cayeron un 35%. Las importaciones un 28%. Comercio, transportes y hostelería se hundieron un 40% y el sector de entretenimiento y arte un 34%. Estas cifras están vinculadas directamente a los estragos producidos al Covid-19.  Pero hay algo más. Porque si comparamos con la media de la UE y de los países de nuestro entorno comprobamos la cruda realidad.

Nuestro descenso del 18,5% del PIB es un poco más del 50% de la media de la UE (12%). Si comparamos con países de nuestro entorno, de características y costumbres similares a las nuestras, donde el turismo también es importante, tampoco salimos bien parados. Me refiero a Francia, Italia y Portugal. Con dos matices, los dos primeros están más industrializados que el nuestro y los dos últimos representan la cara y cruz de la pandemia. Italia la ha sufrido como nosotros y Portugal ha sido la mejor parada de las naciones que comparamos. Nuestra caída del 18,5% contrasta contrasta con las del 14% de Francia (13,8%) y Portugal y la del 12% de Italia (en la linea con la media europea). Es evidente que hay algo más que los estragos producidos por la pandemia. Y deja al descubierto nuestras miserias: nuestra economía estaba y está cogida con alfileres. Un estornudo nos tambalearía y el coronavirus nos ha tumbado.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política

Un 1 de mayo atípico

Los 1 de mayo dejaron, hace tiempo, de ser los de antaño. Por antaño me refiero a los de la recién nacida democracia (el primero de lo cuales fue en 1978). Su carácter tanto festivo como reivindicativo ha sufrido varias mutaciones. Pero el de hoy es de lo más atípico. Por el coronavirus.

No solo será atípico por el confinamiento, que también. El tema del teletrabajo es realmente inquietante. Y no augura nada bueno en cuanto a derechos laborales se refiere. Ayer mismo Héctor G. Barnés publicaba un artículo al respecto titulado «¿El teletrabajo funciona bien o es que la gente se está matando a trabajar?«. Aderezado con ejemplos prácticos y voces autorizadas nos desgrana como la jornada y la carga laboral ha aumentado con la excusa del teletrabajo. Y por el camino se van perdiendo derechos. Lo que algunos frívolamente consideraban un chollo está resultando ser lo contrario. Y a una velocidad parecida a la del Covid-19. Con el agravante de que no habrá marcha atrás.

Al artículo de Héctor G. Barnés quisiera añadir un ejemplo práctico. Se trata de una nota de la compañía del agua. Normalmente la pagamos a través de la comunidad y vienen a casa a leer el contador. Ahora, por la cuarentena, nos piden que hagamos nosotros la lectura. ¿Será el primer paso para prescindir de personal e instaurar un nuevo procedimiento de recogida de datos? Reproduzco el cartel informativo con las instrucciones, en las que además promueven una app que servirá para su mayor control.

Ullastres

Alguna compañías, como las de la luz, te cobran por el alquiler del contador que usan para cobrarte el servicio. Lo cual me parece escandaloso. ¿Se imaginan a Carrefour o a Zara cobrando por usar su caja registradora cuando efectúes una compra? Es lo mismo. Aunque, pensándolo bien, las promotoras de festivales de música ya lo practican bajo el increíble concepto de «gastos de distribución».

¿El piernas de Garzón, ministro de Consumo, tiene algo qué decir? ¿O llegará tarde y mal como con la ley del juego o los precios de guantes y mascarillas?

Deja un comentario

Archivado bajo Consumo, General