A La Habana ha llegado el libro

A La Habana ha llegado el libro Bikinis, Fútbol y Rock & Roll. De la mano del gran Luis Melero. A quien habíamos dejado saliendo de su casa de Madrid rumbo al aeropuerto, con su ejemplar recién adquirido.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones

Recuerdos colegiales: Miss Lola

yo fui al británico

Estos días ando con el remember a cuestas y hay una idea que continuamente me ronda la cabeza: la fundación de mi colegio madrileño, con la ayuda del servicio secreto británico. El padre e impulsor de la idea se rebeló contra la proliferación de colegios alemanas e italianos tras la Guerra Civil. En esta historia, que incluye la embajada británica a un lado de la Castellana y el Embassy al otro, se produjeron ciertas paradojas como la educación mixta (chicas y chicos en la misma clase), un colegio laico en la España del nacional-catolicismo y las que expondré a continuación. Es un texto que escribí para un libro del British Council celebrando su aniversario. Y rinde tributo a una profesora que me marcó, Miss Lola.

Miss Lola

Hablar del Instituto Británico me trae diversos y variados recuerdos de la década de los 60 del siglo pasado. El colegio de la calle Martínez Campos, los sótanos del edificio principal, los equipos de St. Andrew, David, George y Patrick, los partidos de baloncesto o fútbol de los recreos, algunas peleas y sobre todo una figura, la de Miss Lola.

Gracias a ella aprendí a amar la Cultura con ce mayúscula. La de antes y la contemporánea. La poesía española del 27 y la de después de la Guerra Civil la conocimos en sus clases. ¡En el “bachillerato” inglés! Porque en el español nunca se llegaba… En vez de hacernos leer o recitar los versos nos ponía discos de los cantautores españoles que musicaban poemas. Miss Lola usaba una herramienta pop, el disco, para enseñar. Y este simbólico gesto pedagógico sirvió de gancho. Al menos para mí. Que pronto me inicié en el mundo de la música (medios y discográficas).

Paco Ibáñez no es el mejor cantante del mundo pero su voz aún resuena como un trueno en mi memoria con el “A Galopar” de Alberti. Me impresionó cuando Miss Lola la puso en clase por primera vez. Y esa impresión perdura más de 50 años después.

Excepcional fue su labor con el Latín, una lengua muerta pero activadora de conexiones neuronales. Mis matrículas de Honor en 3º y 4º de Bachillerato se las debo a Miss Lola. Y las de Matemáticas en ambos cursos a Mr. Buñuel. Interesante paralelismo entre ambas asignaturas. Aparentemente tan distantes pero con más puntos en común de lo que parece.

Bastantes años después el ilustre Javier Marías escribía, en uno de sus artículos semanales en El País, que Mr. White su profesor favorito se jubilaba. Incidía en lo extraordinarias que eran sus clases por atípicas y creativas. Y me descubría que estaba casado con Miss Lola. Realmente el mundo es pequeño… y me siento orgulloso de formar parte de el a través del cordón umbilical que representaron el Británico y Miss Lola.

Adrian Vogel

1 comentario

Archivado bajo General, Madrid, Poesía, relatos y otras hierbas

Mini crónica de la presentación de Bikinis, Fútbol y Rock & Roll

Wyoming Vogel Espino Dinares

Sirvan estas líneas como una especie de mini crónica de la presentación de Bikinis, Fútbol y Rock & Roll.

La convocatoria oficial del pasado 10 de mayo era a las 12:00 horas que no es la mejor hora para presentar un libro. Pero es la que había y la que podíamos: los compromisos televisivos de El Gran Wyoming marcaban la agenda y oigan el curro es el curro.

El mejor prologuista del mundo y un servidor habíamos quedado media hora antes para una entrevista con el canal de TV Non Stop People (el 23 en Movistar).

Hubo otros adelantados como Vicente Paniagua y Pedro Crespo, ambos de Alcazar de San Juan. Los presenté y les hice la foto Alcazar de San Juan Power. Pedro venía con Montse Domenech, una de las pioneras de las mujeres periodistas musicales, que se había entretenido por el camino. Vicente llegó antes para comprarse el libro. Yo llevaba su ejemplar (intercambiamos cromos: el y Vicente Ramos me invitan a los partidos de baloncesto del Real Madrid y que menos corresponder por mi parte).

Otro que llegó antes de tiempo fue Pedro Arjona (de El Cubri), gracias a quien existe el libro: me puso en contacto con Ramón Akal. Pedro Arjona y Vicente Paniagua tienen un punto en común; nuestra amiga la desaparecida artista plástica manchega Amelia Moreno.

Hacemos la entrevista y al terminar me asomo a ver cuánta gente hay. Mis peores presagios parecían cumplirse: estábamos en familia (bien avenidos eso sí). Wyoming me tranquiliza (o al menos lo intenta) y me cuenta que había participado en presentaciones con menos gente incluso.

En cuestión de cinco minutos el panorama cambió drásticamente: se llenó. Solo vi tres asientos vacíos y alguna gente de pie (se compensaba).

Jesús Espino, mi editor y artífice de la heroicidad de poner en marcha Bikinis, Fútbol y Rock & Roll, abrió el turno de palabra. Sabias palabras que pusieron el proyecto en contexto. Siguió El Gran Wyoming, autor del excelente prólogo “Dadme un ombligo y moveré el mundo“. Tras una brevísima introducción me dejó patidifuso: sacó cinco folios y se dispuso a leer un elaborado discurso. Casi se me saltan las lágrimas (me contuve, en un alarde de profesionalidad) cuando soltó el punch line: “¿Estamos ante una obra mayor? Sí, así es por las razones que acabo de exponer.

¿Cómo continuar después de tamaño elogio? Inexperto en estas lides, porque uno está acostumbrado a organizar este tipo de saraos, presentar a gente, etc., mas nunca me había tocado ser protagonista. Además me enfrentaba a otra realidad: curtido en dar la brasa con lo de “vengo a hablar de mi libro” y a inventarme trucos y recursos para conseguir mis propósitos ahora me tocaba hablar de mi libro en crudo y riguroso directo. Expliqué esto mismo, superé los nervios iniciales y me lancé a tumba abierta a soltar mi rollo.

En mi opinión lo mejor, aparte de Jesús y Wyoming, vino en el turno de preguntas. Se estableció un dialogo en el que participamos todos. Y se reafirmó el buen rollito que marcó el encuentro. La foto de Jordi Dinares, que encabeza este post, creo que refleja ese espíritu (incluidas las camisetas expresamente preparadas para la ocasión).

Otro momento emocionante para mi fue al final, durante la firma de ejemplares: había mencionado durante mi charla algunos aspectos destacados del planeta fútbol y su relación con las ideas que se exponen en el libro; mencioné a Amelia del Castillo como la primera mujer presidente de un equipo de fútbol, el Flecha de Pinto hoy Atlético de Pinto; como el alcalde de la localidad madrileña le había hecho la vida imposible hasta desplazarla del club que había fundado en 1961; por supuesto hice referencia a los bocatas de panceta del estadio que ahora lleva su nombre; y de repente se me acerca uno de los asistentes: “Me llamo Pepe y mi padre fue el presidente del club que reivindicó la figura de Amelia del Castillo y logró que el estadio llevase su nombre“. Me quedé de piedra. Y me pareció el mejor signo posible de lo que puede ser el devenir de Bikinis, Fútbol y Rock & Roll.

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Fútbol, Libros, Música

Presentación de Bikinis, Fútbol y Rock & Roll

Alea jacta est: mañana día 10 de mayo es la presentación de mi libro Bikinis, Fútbol y Rock & Roll. A las 12:00 en el Forum del FNAC de Callao. Me acompañarán Jesús Espino, el editor (su labor ha sido decisiva), y El Gran Wyoming, autor del magnífico prólogo “Dadme un ombligo y moveré el mundo“.

Estoy de los nervios. Para qué nos vamos a engañar. ¿Vendrá gente? ¿Habrá medios? ¿Estaremos solos? Me aterroriza esta última posibilidad.

¿O soy hombre de poca fe y se montará un tumulto desbordando la capacidad del recinto? Ojalá!!! A pesar de las dificultades e incomodidades que esto pueda suponer. El poder de convocatoria del Wyoming más el de Raquel Welch es una combinación explosiva.

De todas formas puede suceder cualquier cosa. Sinceramente no veo termino medio: o todo o nada. Les contaré… pero esto ya lo saben.

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Fútbol, Libros, Música, Política, Religión

Mission Hispana

En estos días de promo y dar la brasa con mi libro (nada nuevo bajo el sol ya que lo hacía cuando estaba escribiéndolo) me recuerdan el álbum Indicios de Carlos Berlanga, editado por Compadres (mi primera compañía propia). En su momento ya fue un CD comentado y alabado. El paso del tiempo lo ha mejorado y compruebo que sigue siendo recordado. Pero Compadres era algo más. Tengo especial cariño a varios proyectos (además de solo contratar mujeres para trabajar en la empresa): Los Marañones (que siguen en la brecha), El Sueño (gracias a quienes contacté con Andrés Calamaro), Tribu X (cuyo cantante y letrista, Joseba Elola, es hoy una de las firmas importantes de El País) y Mission Hispana.

Quiero detenerme en estos últimos, Mission Hispana, que al igual que Los Marañones me llegaron vía Paco Trinidad. Una formación original no solo por sus innovadoras propuestas musicales también por las características de su estructura: dos núcleos creativos, uno en Barcelona y otro en Zaragoza. Situación complicada que un triángulo formado por el Trini, mi mano derecha Mamen Turmo (de Huesca) y un servidor pudimos manejar y orientar hasta que terceros dinamitaron una bonita historia. Pero no es momento de remover viejas historias sumergidas en el fango del tiempo. Y sí lo es de recordar el potencial del grupo y sus logros. Su capacidad de autogestión productiva (rodar videos, contactar con Paco Trinidad, Sandro D’Angelli de los 40 Principales, etc.). En el último par de años he recuperado el contacto con el sin par José Luis Simón El Chato, batería y percusión, que regenta El Paladar, restaurante cubano en Zaragoza.

Lo que hoy puede sonar normal en esos 90 era novedoso y se salía de la norma, especialmente del rap nacional. Fueron pioneros. Y también son el primer disco de oro nacional de rap. El apoyo de Sandro y 40 fue decisivo (y también precursor en la historia del rap en español). No se pierdan los dos videos (pedazos de temas).

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Ida de semis de Champions: se confirma que CR7 está acabado

Madrid Atleti

En la ida de las semifinales de Champions se ha confirmado que Cristiano Ronaldo está acabado: marcó los tres goles del triunfo del Real Madrid sobre el Atlético de Madrid.

En la eliminatoria de cuartos, contra el Bayern, marcó cinco de los seis goles merengues: dos en Munich y tres en el Bernabéu, donde le pitaron mientras se aplaudía al traidor de Xabi Alonso. Como cantaban Kaka de Luxe “pero qué público más tonto tengo”.

El 3-0 de esta ida encarrila el pase a la final de Cardiff. Pero ojo: ¡queda el partido de vuelta en el Calderón! Y el Atleti es un equipazo. Un gol tempranero de los rojiblancos puede dar un vuelco y tambalear lo que parece un pase seguro. Celebremos hoy y como le he oido decir a Zidane, tras el partido, hay que empezar a pensar y preparar el partido de Liga del sábado. Y luego el del miércoles…

Mientras tanto Zidane, desde el banquillo, nos ha vuelto a dar alegrías y Simeone se ha vuelto a equivocar en Champions contra nosotros.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Jesús Ordovás sobre Bikinis, Fútbol y Rock & Roll

Vikinis.indd

Adrian Vogel ha escrito el libro definitivo sobre la transición española: del Antiguo Régimen a la modernidad. Bikinis, fútbol y rock & roll debería ser libro de lectura obligatoria en todos los colegios y universidades. El futuro ya está aquí.

Todo lo bueno y malo que nos ocurre en este país tiene su explicación en cada una de las páginas de este libro, desde nuestro miedo a perder ese apartamento en Benidorm que tanto esfuerzo nos ha costado y que todavía no hemos terminado de pagar, hasta nuestra querencia por el coche que nos permite escapar del trabajo los fines de semana y los tres o cuatro puentes al año que podemos acercarnos a la playa a comer gambas y ver a suecas en bikini. Y, entre una cosa y otra, que nadie nos quite el fútbol, ni el rock & roll. Franco y Fraga lo sabían, y por eso murieron en la cama.

El Régimen franquista quiso y pudo sobrevivir gracias, entre otras cosas, al SEAT 600: en mayo de 1957 comenzaron a salir de las líneas de montaje de la factoría SEAT en Zona Franca las primeras unidades de este modelo.

El economista Fabián Estapé, colaborador directo de López Rodó en los Planes de Desarrollo como comisario adjunto, atribuye a Juan Sardá, padre del plan de 1959, la siguiente frase: «El secreto básico y prácticamente único de la estabilización económica española es el SEAT 600». Sin él, el Régimen franquista no habría durado ni un cuarto de hora. Ni Machín y sus maracas , ni Los Panchos, ni Jorge Negrete –a quienes Adrian Vogel dedica merecidos elogios– habrían podido impedir una revolución popular.

Pero, además del SEAT 600, lo que realmente calmó los ánimos de las clases populares más desfavorecidas fue el bikini. Si después de siete horas de carretera llegabas a Benidorm o a Torremolinos y no estaban las suecas tendidas en la arena de la playa con sus bikinis esperándote, nadie hubiera podido imaginar lo que habría pasado en este país.

La relajación moral que Fraga toleró en los medios, cine, teatro, televisión y playas le ocasionó muchos problemas con los sectores más reaccionarios del franquismo y de la Iglesia. Pero consiguió lo que pretendía: salvar el Régimen dando carnaza. El turismo no sólo salvó a la economía española, sino que alivió los ánimos y frenó las derivas revolucionarias.

Adrian Vogel nos da muchos datos, que nos permiten entender cómo el franquismo pudo sobrevivir a una posguerra cruel y despiadada. Y es que las suecas llegaron a Torremolinos en 1954. Y estas suecas auténticas frecuentaban bares, terrazas y las playas de la Carihuela y del Bajondillo, donde Bardot tomó el sol desnuda en 1957, durante el descanso de un rodaje de Vadim. ¡Cómo podía alguien decir que en España no había libertad!

Cada año la Dirección General de Seguridad repetía la misma cantinela: «Queda prohibido bañarse sin vestir la prenda adecuada, caballeros pantalón de deporte y damas traje completo con falda». Pero ahí estaba Fraga Iribarne bañándose en las playas de Almería con el embajador de Estados Unidos para animarnos a meternos desnudos en el mar sin temor a las radiaciones atómicas.

Y, por si fuera poco podíamos sintonizar, con nuestros transistores las emisoras de las bases norteamericanas y escuchar ¡rock & roll! Incluso pudimos ir a ver a Los Beatles a las plazas de toros de Madrid y Barcelona. Estábamos en el mejor de los mundos posibles.

Pero esto no es nada comparado con lo que nos cuenta Vogel…

Jesús Ordovás

Publicado en el blog No cierres los ojos (Akal)

ENTRADA RELACIONADA:

Primeras reacciones a “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll”

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Fútbol, General, Libros, Música, Recomendaciones