Archivo de la categoría: Consumo

La suspensión del recital de Sabina en El Confidencial

Sabina El Confi copia

La (mala) noticia musical del fin de semana ha sido la cancelación del recital de Joaquín Sabina en Madrid. Esta mañana me llamó Víctor Lenore para comentar sobre el tema. Fue una conversación, después de desayunar, que ha reflejado fielmente en El Confidencial de hoy. Me ha sorprendido la rapidez con la que ha elaborado el reportaje contrastando con diversas fuentes. Y lo bien estructurado que está sopesando los distintos ángulos.

Además de mis opiniones ha contado con las de Igor Paskual y Patricia Godes. Curiosamente, o quizás no, los tres coincidimos. Sobre todo en un aspecto fundamental: la devolución del importe de las entradas. (¿Y qué pasa con quienes se han desplazado expresamente para el concierto?). En mi opinión la promotora, Get In, no sale muy bien parada: no es de recibo que no estén disponibles para contestar a las preguntas de Lenore o al menos emitir una nota de prensa al respecto. Da la sensación que el público, su público, les importa un carajo. Sinceramente no me lo esperaba. Les tenía por una organización seria y respetable.

Desde un punto de vista narcisista me encanta que el titular sea una frase mía. Y dos de los tres destacados también.

Canalla jeta copiaAbandono copia

Cierro con el destacado que no es mío. Corresponde a Igor Paskual que brillantemente recuerda los palos que le han llovido a Amaia Montero o anteriormente a Bunbury, entre otros. Pide el mismo trato mediático para todos y así no caer en personalismos o gustos propios. No puedo estar más de acuerdo.

Igor Paskual copia

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Consumo, Cultura, Música, Medios

Banca española en Buenos Aires

Ademas del Galicia lo más destacado es la presencia del BBVA y del Santander, que adquirieron al Francés y al Río. Y mantuvieron sus nombres de cara a la clientela. También patrocinan obras teatrales y conciertos.

Deja un comentario

Archivado bajo Consumo, General, Política

Crisis informática de Navidad

Me ha petado el ordenador. Por culpa de Apple, dicho sea de paso. Finalmente hace un par de meses sucumbí a instalar el nuevo sistema operativo  (High Sierra). Craso error. Desde entonces he tenido que actualizar un par de veces. La última, antesdeayer por la noche, fue fatal. Tras casi una hora se bloqueó al llegar al 85%. Ayer por la mañana lo llevé al taller. La idea de perder datos me aterra (tengo media vida ahí y desde agosto no he hecho una copia de seguridad).

Esta tarde me han confirmado que estará listo el martes. Esto lo estoy escribiendo desde el teléfono y es bastante incómodo. Y mañana hay un Real Madrid-Barca.

De momento y por si acaso les deseo Felices Fiestas y les dejo con “The Fackin Villancico” de Lomo.

Deja un comentario

Archivado bajo Consumo, General

El escandaloso precio de las entradas de conciertos

Dylan Liceu

El precio de las entradas de algunos conciertos es escandaloso. Mismamente el de ayer de Van Morrison en Madrid. O los próximos de Bob Dylan en Salamanca, Madrid y Barcelona. Salamanca es la plaza más barata de las tres (es en un pabellón) y Barcelona la más cara (en el Liceu).

Los pantallazos son de las más económicas del Liceu (con visibilidad limitada o restringida y gallinero a 176€) y de las más costosas.

¿Dónde están ahora esos periodistas musicales que se quejaban del precio de los CDs? Precios que al menos durante seis años no subieron (teniendo en cuenta la inflación anual esta medida equivalía a una bajada de precios).

¿De los precios de las entradas no escriben en sus críticas, crónicas, reseñas o reportajes? ¿Por qué? Apunto posibilidades del tipo “conflicto de intereses” con organizaciones, promotores y empresarios (algunas veces propiedad de medios de comunicación o en asociación con los mismos). Lo cual me lleva a otro pensamiento: ¿empezaron a quejarse del precio de los CDs al aparecer Telefónica en el mapa cultural o cuando algunos plumillas dejaron de recibir trato de favor de las malignas discográficas?

Mientras tanto marean la perdiz con el comportamiento del público en los conciertos. Ese público que paga religiosamente sus entradas, no como ellos tan divinos de la tecla. Y si acaso los faltones son público invitado, lo son por parte de la organización (sala, promotor, artista o representante).

Tan solo conozco a dos periodistas musicales que arremeten contra los abusos de promotores y empresarios: Nando Cruz y Víctor Lenore. Y lo hacen además desde distintos enfoques, sin olvidar las malas condiciones laborales del personal y los riesgos de seguridad en los festivales. Puede que haya más, pero no los he leído.

¿Por qué no hablan del precio abusivo de las entradas? ¿Conocen el dato? ¿Les interesa? Y seguro que algunos incluso tendrán la desfachatez de decir que “mientras haya gente que lo pague“…

Dylan Liceu 2

Deja un comentario

Archivado bajo Consumo, Cultura, Música, Medios

El precio fake del CD de Dylan de El País

Dylan El País

Este próximo domingo El País lanza un recopilatorio de Bob Dylan a 12,95 €: un precio fake por lo caro que es. En la imagen que encabeza este post vemos que prácticamente la misma selección de canciones vale bastante menos en Amazon. ¿En qué se basa el periódico para justificar un incremento de (casi) un 50%? ¿En las traducciones de las canciones? ¿En las fotos? ¿En los textos de Coque Malla y Quique González? ¿Valen lo mismo que Dylan? Por favor!!!

¿Le ha metido Sony un gol a El País? ¿Y se lo traspasan a los posibles compradores?

A las pruebas me remito y aquí va una más: un triple a 4,99 €!!!

Dylan triple

1 comentario

Archivado bajo Consumo, Cultura, Música, Medios

El bluf de la AEA

La Asociación Europea de Automovilistas (AEA) es un bluf. Se supone que tramitan para los afiliados la reclamación de las multas. Una defensa frente a la voracidad recaudatoria municipal. O al menos para eso me di de alta.

La realidad es que “el ilustre” equipo de abogados de AEA se dedica a forzar o buscar fallos administrativos en la imposición de multas. No se salen del cauce reglamentario establecido y sus argumentaciones son siempre las mismas. De tipo técnico y nunca reflejando la realidad de los hechos.

Las fotos que encabezan esta entrada corresponden a una batería que tuve que comprar y a la grúa que tuve que llamar. Las cosas sucedieron de la siguiente forma: se me caló el coche estando parado en el semáforo de bajada de la calle San Bernardo con la glorieta de Ruiz Giménez. No pude volver a arrancar. Llovía a mares. A duras penas pude empujarlo un par de metros y dejarlo (mal) situado al lado de la boca de metro en la misma glorieta. Me ayudó mi amigo Jorge.

La grua tardó en llegar (el mal tiempo no ayudó). Cuando apareció confirmó lo que pensábamos: era la batería. Me dio la carga necesaria, me aconsejó comprar una nueva y me acompañó a la entrada del parking del Corte Inglés de Princesa, donde hay un taller (el más cercano al lugar donde estábamos).

En ningún momento apareció ningún agente municipal para interesarse por nuestra situación, averiguar que pasaba o multarnos. Como la tromba de agua era tremenda estábamos dentro del coche. No nos debieron de ver ni tampoco el triángulo que señalaba nuestra posición.

Pues bien, los torpes de la AEA no tuvieron en cuenta ninguna de estas consideraciones. Y el relato no formaba parte de la alegación. En su escrito tampoco incluyeron la factura de la compra de la batería. ¿Hay mejor prueba del origen y causa del estacionamiento? Solo adjuntaron el parte de la grúa.

El ayuntamiento de Madrid (el organismo competente dedicado a tal efecto) rechazó la reclamación. Señalé a AEA la ausencia de la factura de la compra de la batería. Marearon la perdiz (en esto sí que son buenos) y en el escrito de apelación aceptaron incluirla, a regañadientes. De nuevo fue denegada.

Llegados a este punto ya estaba bastante inquieto al respecto. La multa era de 200€. Si reclamas pagas la cantidad completa y luego ya te abonaran si te dan la razón. No reclamar y pagar dentro de un plazo establecido lleva una bonificación del 50% (100€). Así que de momento ya llevaba gastados 200€ más la cuota anual de AEA (65€ + IVA). “La ilustre” (i)letrada que llevaba el asunto tuvo la desfachatez de decirme, ante mis reclamaciones, que “lo estaban haciendo bien, muy bien”. Su tono de voz denotaba molestia, enfado y una perdida de control porque al repetir reiteradamente su “brillante” frase iba elevando el volumen. Como argumento es de lo más pobre (como poco).

Tuvieron que hacer otro escrito en el que nuevamente obviaban el relato de lo acontecido y se ceñían a los tecnicismos que ya habían usado. Y fracasado. Este recurso extraordinario de revisión también fue rechazado: recibí la notificación de inadmisión y solo quedaba una vía, la contencioso-administrativa. Implica gastos legales… Menos mal que “lo estaban haciendo bien, muy bien”.

Obviamente no he renovado mi afiliación a la AEA. Y como no pagué la cuota de renovación AEA ni se molestó en contestar a mi email notificando la inadmisión. Muy elegantes…

He llegado a la conclusión que todo esto es culpa mía por confiar en una asociación regida por el oscurantismo. El presidente de la misma, Mario Arnaldo, nunca está disponible. Se escuda detrás de una guardia pretoriana que filtra sus contactos (no los hay). Esta falta de transparencia es característica de organizaciones que tienen algo que ocultar. Que no son trigo limpio. Y nunca debí de haber aterrizado por ahí.

Deja un comentario

Archivado bajo Consumo, General, Madrid

Las cositas de Movistar/Telefónica: abuso de posición dominante

Pago Tel 1 copia

Aprovechando que se terminaba el contrato de permanencia con otra operadora decidí poner todo bajo el mismo paraguas. Me acogí a lo que llaman Movistar Fusión (ya tenía el ADSL y el fijo con Telefónica). Lo que nunca pude imaginar es lo que iba a sucederme.

Primero se equivocaron en la tienda grande de la Gran Vía madrileña (flagship la llaman, como si fuésemos un país anglosajón): por más que insistí en la fecha de finalización de mi contrato no hicieron caso y pusieron la que les dio la gana o mas bien la que les convenía. Consecuencias: me llamaron de la antigua cia. para decirme que había una penalización por cambiarme antes de tiempo. Contacté con Telefónica y pretendían ¡hacerme pagar una indemnización por rescisión anticipada de contrato, el nuevo! La cosa no pasó a mayores porque a unos les dije que permanecía hasta que me tocase y a los otros les aseguré que me cambiaba pero cuando fuese el día. Y desde luego que no me diesen la lata con mas papeleos y visitas innecesarias. Solo aparecería de nuevo por la tienda cuando fuese a recoger el terminal. Su error debió ser tan clamoroso que no pusieron pegas. Esto sucedió durante los últimos 10 días de febrero. Un chiste comparado con lo que sucedió después.

El 9 de abril estoy hablando por el manos libre del coche con Gonzalo García-Pelayo. Vengo desde Plaza Cataluña y se corta la llamada. Pienso que es por el túnel de Bailen o los barridos de seguridad por el partido del Atlético. Craso error: me han cortado el teléfono por impago. Al llegar a casa veo el mensaje que me han enviado. Llamo al 1004 y me dicen que el problema son 3,01€ que mi banco no ha pagado.

Impago Tel copia

El siguiente mensaje que recibo es al día siguiente, 10 de abril, después de llamar para decirles que no han emitido ningún recibo. Mi banco no tiene constancia y además me dicen que todo esto es raro porque se acaba de pagar a Telefónica 86,49€. El día 1 para ser mas exactos. El mismo día que el 1004 dice que se ha producido el impago de tres euros y un céntimo.

Recibo Tel Abril

Confrontada la operadora del 1004 con este dato me cuenta una tremenda milonga. Incomprensible. Emiten 2 facturas en vez de 1, cobran una cantidad elevada y se la cogen con papel de fumar por 3,01€ y además me amenaza con 18€ de pago adicional por restablecimiento de linea. ¿Qué restablecimiento si la han cortado ellos? Para más INRI no puedo reclamar hasta que no me cobren los 18€.

Por supuesto pagué los 3,01€ el mismo 10 de abril en Correos (la imagen que encabeza esta entrada).

La impresión que me queda es que este error no es casual: es intencionado para sacar euros por doquier.

4 comentarios

Archivado bajo Consumo, Crisis, General