El año que descubrí a Mendelssohn

2021 es el año que descubrí a Mendelssohn. Nunca lo tuve en mi radar y ha quedado claro que infravaloré al más clásico de los clásicos del romanticismo.

El primer atisbo de su grandeza lo tuve leyendo el libro sobre 1853 de Hugh Macdonald. Ahí me contaron que fue Mendelssohn quien impuso la batuta entre los directores de orquesta. Antes se usaban los brazos o el arco del violín. Bien, reconocí su mérito como director mas seguí negando sus capacidades como compositor.

El segundo indicio, ya referido a su creatividad, lo tuve en un concierto de la RTVE dirigida por Pablo Heras-Casado en el Monumental. Descubrí su «Concierto para violín» y aprendí que es una obra clave para todos los violinistas del mundo. Fue una doble revelación. Porque a la de la obra en cuestión se añadió la de la concertino Leticia Moreno. Al finalizar el concierto tuvimos ocasión de saludarla y felicitarla. En el video, tras una entrevista con Moreno, a partir del minuto 10:50 arranca el concierto de Mendelssohn al que sigue la «Sinfonía N.º 4» de Beethoven.

Ayer se produjo mi inmersión en la obra de Mendelssohn. Ya estoy bautizado en su religión. Su «Sinfonía núm, 3» («Escocesa«) me entusiasmó. De un nivel medio muy alto tienes pasajes que son auténticas obras maestras y me pusieron los pelos de punta. La explicación previa de Sofía Martínez Villar clarificó las cosas. Y sobre todo analizó el contexto que ha infravalorado a Mendelssohn a lo largo de los tiempos. Perteneció a una época de gigantes. No sufrió enfermedades terribles ni padeció tragedias como algunos de sus más ilustres contemporáneos. Tampoco pasó penalidades económicas. Su familia estaba acomodada, de posibles. Es curioso cómo el malditismo funciona desde hace tiempo. Y crea perjuicios que perduran a lo largo de los siglos. Y alcanzan a ignorantes como un servidor. Desconocía estos aspectos hasta ayer. Pero es obvio que debieron afectarme, sin ser consciente, en mi frívola valoración de Mendelssohn.

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

3 Respuestas a “El año que descubrí a Mendelssohn

  1. Lo primero: muy bonita y oportuna entrada Adrián, enhorabuena. En mi caso, la afición -ya sabes que enfermiza- a Bach me puso pronto y casi sin querer en contacto con el fenómeno Mendelssohn, a quién debemos en cierto modo la recuperación del legado del de Eisenach, bien programándolo en su Gewandhaus, bien incrustando el «ADN» de Bach en sus propias obras (el oratorio “Paulus”, por ejemplo). En mi mente llevo fijada la imagen de un líder indiscutible pero calmado, tolerante, que nunca pretendió ser el nº 1. Un rasgo definitorio de su personalidad sería la generosidad y el cariño que tuvo hacia Fanny, su hermana mayor, que le llevó incluso a permitir que ésta firmara durante años sus propias obras con el nombre de él, para facilitar así su estreno y edición, pues en aquella sociedad machista la obra de una mujer no hubiera tenido mucho recorrido. Consecuencia: todavía hay musicólogos dedicados a deslindar la obra de uno y otro hermanos. (La música académica depara estos retos apasionantes…)

    • No sabía lo de Bach. Otro punto a favor de Mendelssohn… el padre de Javier Gallego me dijo que quizás la popularidad de su «Marcha nupcial» le podría haber perjudicado. Igual eso mismo es lo que me pasó a mi.

  2. Me pasó como a ti, durante años lo dejaba a favor de otros grandes. Pero él también es grande y además tiene una obra muy importante con momentos maravillosos. Seguirás disfrutando de su música y no hay que olvidar alguna de sus obras corales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s