El Real Madrid despide el año empatando en Elche

Zidane despidió el año alineando a Marcelo de titular contra el Elche. A priori parecía un riesgo innecesario y más teniendo en cuenta que el Atlético de Madrid acababa de vencer 1-0 al Getafe. Arriba entraba Marco Asensio acompañando a Lucas Vázquez y Benzema.

Jesús Muñoz, segundo del argentino Jorge Almirón (baja por Covid-19), dispuso al Elche con un 4-1-4-1. Salieron a morder al Real Madrid y achicaban los espacios. Mas en el minuto tres Kroos tuvo el gol. Cabeceó solo desde el vértice izquierdo del área chica. Se le fue fuera por poco. Intentó buscar el palo contrario, pero el remate de cabeza no es su fuerte.

En el 12 un Benzema descolgado le mete un pase a un inexistente delantero centro. Por ahí apareció Marcelo. Su derechazo de volea se estrellaba en el larguero. Era la respuesta a la internada de Rigoni, tres minutos antes, por el costado de Marcelo y que Courtois desvió a córner. Tras el remate al travesaño de Marcelo, Rigoni volvió a dejar en evidencia al lateral brasileño.

En el 19 en una perdida local el Madrid montaba una contra con superioridad numérica. El trallazo de Marco Asensio se encontraba con el larguero, desviado ligeramente por el portero. Era el segundo de la noche de luna llena. Modric, en carrera, cabeceaba el rechace a la red. 0-1.

Me gustó ver que el Madrid no contemporizó y siguió buscando el gol. Los locales tampoco variaron su planteamiento inicial, aunque sin el mordiente de los minutos iniciales. Cerraban muy bien. Eso no varió.

A la media hora una falta sobre Benzema no se consideró penalti. Lo comento con toda la intención del mundo. Si lo hubiesen señalado, los de siempre habrían montado el escándalo habitual. De suceder en el área contraria y no ser pitado ya tendríamos el pollo montado. No se pitó a favor del Madrid y no pasará nada. ¿Y el VAR por qué no intervino? En cambio el árbitro sí vio una mano ilicitana en el 35. Señaló el punto de penalti, favorable al Madrid,  y el VAR corrigió su decisión. No fue mano, fue muslo.

Rigoni seguía incomodando por nuestra banda izquierda. Sergio Ramos le cubría las espaldas a Marcelo, pero en una ocasión Rigoni dejó plantado al capitán creando un problema.

Al descanso se llegó con 0-1. Me preocupaba, de cara a la segunda parte, que nos bañásemos en un mar de tranquilidad, perdiendo concentración, intensidad y ritmo. No sería la primera vez…

Arrancaron los segundos 45 minutos sin cambios.

A los 50 minutos le señalaron un penalti a Carvajal por agarrón a Barragán. Fidel empataba el encuentro. Mis temores comenzaban a hacerse realidad. Cinco minutos después agarran a Casemiro en el área local, en una jugada similar a la señalada como pena máxima. No pasa nada. El VAR no interviene.

Lo único positivo del tanto en contra es que fue tempranero, con casi toda la segunda mitad por delante. En teoría, porque en la práctica dio igual.

El Madrid adelantó las líneas. Kroos comenzó a lanzar diagonales buscando huecos. Pero ellos, prietas las filas, no dejaban resquicio. Y en el 62 le encontraron la espalda a Marcelo y Boyé remataba al palo. Ahí tuvieron el partido.

¿Dónde estaba Hazard? ¿Y Vinicius? El partido les pedía a gritos. Al menos a uno de ellos.

Ver a Ramos ocupando la punta del ataque (desde el 65 al 67) resultaba patetico.

El Elche se crecía a medida que discurrían los minutos. El Madrid se rompía, fruto de la desesperación.

Carvajal la tuvo en el 69. El meta Edgar Badía salvaba el mano a mano. Volvía a lucirse en el 71 ante Ramos. Muy significativo que las dos mejores ocasiones madridistas de esta segunda parte fuesen de dos defensas.

En el 73 el Elche efectuaba dos cambios. Nosotros pusimos a calentar a Fede Valverde y Hazard. Ibamos retrasados. Quitar a Marcelo era imperioso. En el 76 entraban los dos mencionados por Lucas Vázquez y Kroos. Un error la salida del alemán. Ponía orden y criterio. De la permanencia de Marcelo en el campo ni comento. Para jugar arriba, sin lateral izquierdo, prefiero al alocado Vinicius.

En el 85 entraba Vinicius por Marco Asensio. ¡Para jugar por la derecha! El desbarajuste, con Ramos nuevamente de nueve, era de tal calibre que empecé a temer por el resultado final. Para colmo de males, en el 88, Benzema no llegaba a empujar de cabeza la pelota al fondo de la red.

Se jugaron tres minutos de descuento. En el que ellos en una contra, en el minuto final, pudieron marcar y Carvajal ver la segunda amarilla. El saque de esa falta lo salvó Courtois con un paradón y el partido concluyó con el 1-1.

Un grave traspiés, en el que Zidane erró en el planteamiento (¿cuatro defensas para un delantero?), en la dirección del partido (por ejemplo, los cambios) y en la alineación de Marcelo, o al menos en mantenerlo todo el partido.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s