Archivo diario: junio 14, 2020

Real Madrid 3 Eibar 1

Marca

El primer once de Zidane me sorprendió en algunas cosas y despejó una duda (el ascendente de Marcelo sobre Mendy, confirmando que el mister ha recuperado al brasileño para la causa). Entre las sorpresas la ausencia de Fede Valverde y la presencia de Rodrygo. Un servidor no contaba con Marco Asensio (como así fue). Son demasiados meses inactivo y hay cinco cambios para ir dandole cancha poco a poco. Sobre Bale tenía mis sospechas sobre la campaña mediática a su favor. Exagerada a todas luces. Su suplencia confirma lo que pensaba y es una muesca más en el descrédito general del periodismo.

Sacó el Real Madrid de centro. Para atrás. Al medio minuto el balón llegó cedido a Courtois. Un minuto después volvió al meta blanco. El Madrid no pasaba de la divisoria del medio campo. Hasta que lo hizo, pasado el minuto tres. Un caracoleo de Benzema por la izquierda del área rival provocó un rebote. Kroos atento, desde el vértice del área, la centró con el interior de su pie derecho a la escuadra del palo contrario. 1-0. El Madrid no volvió a rematar a puerta hasta el 2-0 a la media hora de juego. En el intervalo parecía que el Eibar era el local y nosotros los visitantes, agazapados, esperando la contra. Y eso fue el segundo gol. Sergio Ramos se adelanta interceptando un pase del ataque armero. Lanza a Benzema. El galo avanza por la izquierda. Ve a Hazard a la derecha (se había cambiado de banda con Rodrygo). El belga avanza, pisa el área, encara al meta y no remata. Ve lanzado a Ramos por el centro y se la cede. El capitán la empuja a la red, pletórico de fuerza, en una jugada que arrancó en sus botas e ímpetu. En la imagen de Marca se aprecia la carrera de Ramos. El tercer remate a puerta fue de Hazard y fue el prolegómeno del 3-0. Una nueva combinación de Benzema con Hazard, que en el 36 seguía por el costado derecho. Esta vez el belga, nuevamente ante Dmitrovic, opta por disparar. El meta despeja como puede. El rechace le llega a Marcelo. El brasileño controla como puede, entra en el área por la esquina izquierda y suelta un cañonazo imparable. Era el cuarto remate del Madrid y el tercer gol (en esta jugada del 3-0 hubo dos remates).

Tras el descanso entraba Mendy por Carvajal.

Al minuto de juego de la segunda mitad Casemiro vio la amarilla. Y Zidane mandaba calentar a Militao, Bale y Vinicius. Mientras el Eibar disponía de su primera ocasión.

La sensación de un Madrid lento como en la primera mitad, salvo en las jugadas de los tres goles, desaparecía a medida que pasaban los minutos. Se jugaba al primer toque. Aunque provocase algunas perdidas. El Eibar parecía entero a pesar del resultado. En el 56 Courtois salvaba un gran disparo de Expósito. A continuación Mendilibar realizaba un triple cambio. Y el recién incorporado Sergio Enrich cabeceaba a la madera, en el saque de esquina tras la mencionada acción de Courtois. En el 59 una sucesión de rebotes, tras otro córner, originaba el tanto visitante, con Courtois atónito. Se lo apuntaban a Bigas.

Zidane daba entrada a Militao, Bale y Vinicius por Ramos, Rodrygo y Hazard.

El 3-1 le dio alas al Eibar. El Madrid se mostraba atolondrado. Dominaban ellos. Modric y Kroos estaban missing. En el 72 Casemiro se jugaba la segunda amarilla. La pausa de hidratación (min. 75) llegó en las inmediaciones de nuestra área. Valverde calentaba en la banda. Su presencia se me antojaba imprescindible. Tardó en entrar: en el 83 por Modric. Era el quinto y último cambio.

La entrada de Valverde produjo el efecto previsible: oxigenó al equipo. Pero el EIbar seguía erre que erre. Dieron cuatro minutos de descuento que fueron cinco.

El 3-1 es engañoso. No es de recibo que el Madrid en casa solo realice seis tiros a puerta. Aunque haya marcado tres goles. De esos seis remates cuatro fueron en la primera mitad. Así que imaginen la segunda mitad. Salvo unos minutos jugando al primer toque, el Eibar marcó el ritmo en los segundos 45 minutos. Y nosotros dimos demasiada sensación de indolencia. Esperemos que vayamos a más, porque el siguiente partido es el próximo jueves frente al Valencia. ¿Tendrán su oportunidad Isco y Asensio?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Athletic 1 Atleti 1

AS

El Athletic de Bilbao 1 Atlético de Madrid 1 tiene pinta de ser el mejor partido de la jornada en la que ha vuelto la Liga 2019/20. Tuvo cosas de las que carecieron los encuentros anteriores: competitividad, tensión, igualdad y dos golazos. Los esperados desajustes propios de principios de temporada, que es exactamente lo que estamos viviendo aunque sea la jornada 28, fueron menos que en los anteriormente disputados.

De los dos golazos (Muniain y Diego Costa) me quedo con el jugadón del 1-0, con un impresionante cambio de banda a banda, y con el sutil toque de Costa para empatar, dos minutos después, que engañó al portero. El pase filtrado de Koke también tiene su mérito, pero entonces tendríamos que hablar del desajuste defensivo local…

La primera mitad fue del Athletic y la segunda del Atleti. En esta tuvo más trabajo Unai Simón que Oblak en la primera, a pesar de un par de notables intervenciones.

El horario de las 14:00 no me convence. Y tampoco esta nueva normalidad sin público, aunque entiendo que es inevitable. Las transmisiones virtuales con falso público y sonido ambiente tipo Playstation me horrorizan. No he visto ninguno en esta modalidad. Ni lo haré.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Barça afianza su liderato

AS

El Barça afianza su liderato en la vuelta de la Liga 2019/20. Su triunfo 0-4 en Mallorca fue inapelable. Se paseó en la primera mitad con goles de Arturo Vidal al minuto de juego y de Braithwaite en el 36. Ambos tantos mostraron las carencias del Mallorca: blandos en defensa, sin salida de balón, presos de la presión culé y no sabiendo despejar con contundencia.

El primer gol de Vidal confirmó una tendencia de la jornada: jugadores sin tensión, como si jugasen una pachanguita de un torneo de verano. Lo vimos en el Espanyol-Alavés donde el portero visitante salió incomprensiblemente del área para coger la pelota con la mano (roja directa en el 18) o en el Leganés-Valladolid donde un defensa local, al minuto de juego, no se entendió con su meta y acabó asistiendo a un delantero pucelano que inauguró el marcador. Errores puntuales que marcaron el destino de esos partidos, nada más iniciarse. En el caso del Mallorca-Barça fue una cadena de errores individuales: no despejó bien un defensa; luego le robaron la cartera a otro en las inmediaciones del área y finalmente Vidal apareció sin ninguna oposición para cabecear, con un defensa sorprendido ante su súbita presencia y que intentó en vano obstaculizar al chileno.

Esta victoria del Barça en Mallorca, refrendada por el tanto de Jordi Alba en el 79 y el de Messi en el descuento, es algo más que tres puntos. Son seis, porque no podemos olvidar que allá por el mes de octubre de 2019 el Real Madrid perdió su imbatibilidad y el liderato en Mallorca (1-0). En ese partido Odriozola quedó sentenciado. Fue expulsado en la primera mitad con el 1-0 ya en el marcador. Es incomprensible perder ante un candidato al descenso, mientras tu rival por el título se impone 0-4 en el mismo campo. Y ya puestos, la despedida del Madrid antes del forzado parón perdiendo en Sevilla frente al Betis, regalando el liderato al Barça, fue otro despropósito. Son demasiados errores y regalos…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol