Empanada blanca

La empanada blanca que cocinó Zidane tuvo dos ingredientes básicos: las incomprensibles presencias de Marcelo y Bale en el once titular. ¿Por qué el mister reservó a Mendy a una amarilla de la suspensión?  ¿Contra el Barça va a jugar Marcelo? ¿Y lo de Bale? No solo fue el peor en Pamplona, es que fue el único que estuvo mal. ¿El premio es ponerle de titular? ¿E Isco? Uno de los destacados del 1-4 ante Osasuna. Ayer contra el Celta no jugó. Otro destacado, Modric, tampoco fue titular (salió en la segunda mitad).

Todo incomprensible. Como el desbarajuste que provocó el cambio de Mendy por Bale. Vinicius pasó a la banda derecha y Marcelo se puso de extremo izquierdo. Esta confusión la aprovechó el Celta y empató el encuentro (Santi Mina, min. 85). Al lío ocasionado por el cambio añadan que, en la jugada del empate, Sergio Ramos salió como un loco para interceptar un balón en el medio campo. No lo consiguió, dejó un hueco tremendo y por ahí Denis Suárez filtó el pase de gol.

Hazard reapareció y lo hizo de titular (Vinicius le reemplazó en la segunda mitad). Le echó ganas, combinó bien, pero no se atrevió a chutar. El penalti se lo hicieron a él en un error garrafal del portero. Ramos transformó y puso el 2-1 en el marcador. Y una vez más el Madrid no supo cerrar el partido ni anotar un definitivo tercer gol.

Al equipo se le vió empanado desde el inicio. Para colmo de males  el Celta se adelantaba. Iago Aspas, de media punta en ese instante, libre de marca lanza un balón a Smolov, quien se interna como Pedro por su casa. Marca el 0-1 y solo llevábamos cinco minutos. Finalizando esta primera mitad Courtois salvaba el 0-2. En medio, nada de nada.

El Real Madrid no jugaba a nada. No hubo ningún remate entre los tres palos. Solo tres disparos fuera de Casemiro, Bale y Benzema. La media no funcionaba. Casemiro y Fede Valverde parecían otros. Solo Kroos estaba a la altura. El partido era de Rafinha, omnipresente.

Los blancos salieron con otra actitud tras el descanso. Empataba Ramos pero anulaban el tanto por fuera de juego. A los seis minutos empataba Kroos. Era un pase a la red tras una buena combinación entre Benzema y Marcelo, quien sumaba una nueva asistencia. En el 64 Ramos transformaba el penalti.

Con 2-1 a favor, tras haberle dado la vuelta al encuentro, volvimos a caer en la indolencia.

Los cambios del técnico visitante dieron su fruto y los nuestros no.

Nos fuimos del estadio con malas sensaciones cara a los próximos encuentros…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s