Archivo diario: febrero 9, 2020

Osasuna 1 Real Madrid 4

20F737A2-E2A9-40A6-BFD3-86AAD9FFE90D

El partido se inició con el Real Madrid sacando de centro. Antes de que se cumpliese el primer minuto de juego Osasuna dispuso de su primera oportunidad. En los primeros cinco minutos tuvieron tres. Courtois frenaba la hemorragia. Carvajal era un coladero. Hace meses ya comentè que era el Marcelo de esta temporada. Ellos lo sabían y volcaban sus ataques por nuestra banda derecha. El ausente Bale tampoco ayudaba. Fede Valverde y Modric no acababan de entrar en juego.

Hubo un pequeño destello: Isco abandonó la banda izquierda y centró su posición. Desde ahí filtró un pase en profundidad a Bale. Al galés le falló la punta de velocidad. Sin ella pierde efectividad. Y en el 13 Osasuna hizo el 1-0. A la salida de un córner, a media altura, Unai García cabeceaba a la red.

A partir de este momento despertaron Modric y Valverde. Carvajal empezó a subir su banda. El nuevo posicionamiento de Isco también ayudaba. Bale seguía ausente. Benzema se fabricó una buena ocasión. Pudo superar al meta en su salida pero se escoró demasiado. Su remate, desde fuera del área, lo salvó la defensa bajo palos.

Los goles no tardarían en llegar. Un balón defectuoso de Bale le llegaba a Isco en el 33. El malagueño, libre de marca en el área, empalmaba de volea. 1-1. El Madrid se venía arriba. Bale fallaba un gol. El partido era blanco. Cinco minutos después a la salida de un saque de esquina, Casemiro cabeceaba desde el palo largo hacia Sergio Ramos, en el otro poste. Y el capitán de cabeza anotaba el 1-2. Resultado con el que se llegaba al descanso.

El comienzo de la segunda mitad fue similar al de la primera parte. Dos diferencias: la dureza local y la solidaridad de los merengues.

Bale seguía en el campo, para mi sorpresa. Hacia el cuarto de hora Lucas Vázquez salió a calentar. El cambio se produjo en el 70.

Si antes del partido veía oscuro lo de jugar 9 contra 11 (como expresé en las redes sociales), la mejoría de Isco dejaba las cosas en 10 contra 11. Ahora con la entrada de LV  igualábamos las fuerzas (y mandábamos en el marcador). Aunque el nivel de Isco hubiese bajado.

El Osasuna buscaba el empate y nosotros las contras. Isco se encontraba en su salsa. Pero no le acompañaron bien en un par de jugadas. Mientras Iñigo Pérez y Nacho Vidal parecían imponerse en la lucha del medio campo. A pesar de Modric que estaba imponente. Bien apoyado por el siempre eficaz Casemiro.

En el 81 entraba Vinicius por Isco. A partir de este cambio se presionó arriba. En una de estas acciones hay una recuperación de Modric que lanza a Benzema. El delantero atrae a los defensas y ve a Lucas Vázquez solo. Se la pasa y el gallego, en el 84, mete el 1-3.

A falta de tres minutos Jovic entró por Benzema. Y marcaba el 1-4 en el descuento.

Tres puntos de oro, en un campo difícil, con el añadido del pinchazo del Barça aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol