Archivo diario: enero 8, 2020

Los nuevos partidos del siglo XXI

Stringers Reuters EFE El País

Cuatro son los nuevos partidos españoles formados en este siglo XXI. Me refiero tan solo a los de implantación nacional y no a los autonómicos, regionalistas o a coaliciones puntuales (PDeCat, JuntsXCat, EH Bildu, Nueva Canarias, Navarra Suma, Geroa Bai, etc.). Es decir: Ciudadanos, UPyD, Vox y Podemos.

Ciudadanos fue el primero en nacer (junio 2006). Su orígenes se basan en una plataforma cívica enfocada a la sociedad catalana no nacionalista. Tras su proceso constitutivo se eligió a Abert Rivera como su primer presidente. De las primeras elecciones (autonómicas en diciembre de 2006 y municipales en mayo del 2007) pasaron a las generales y andaluzas (ambas celebradas en marzo del 2008). No consiguieron representación en ninguna de las dos. Una serie de pactos con formaciones locales y partidos menores (algunos de nueva creación como ellos) los llevó a sus mejores resultados electorales en las municipales y autonómicas de 2015. Les proporcionó la suficiente visibilidad para irrumpir en el Congreso de los Diputados con 40 escaños en las generales de diciembre de ese mismo año. Pasaban a ser la cuarta fuerza del Congreso. En la siguientes (junio 2016) bajaron a 32 pero compensaron ganando las catalanas con Inés Arrimadas de cabeza de lista (2017), aunque ella no tuvo el valor de someterse a la investidura, y obteniendo un buen resultado en las andaluzas (2018). En las generales de abril 2019 lograron su mejor resultado: 57 escaños. Su política de bloqueo  al PSOE y los pactos de coalición con PP y los encubiertos con Vox en varias CCAA y ciudades, no fueron entendidos por la mayoría de sus votantes. Provocó crisis internas y se dieron el batacazo: de los 57 diputados pasaron a solo 10 en noviembre de 2019. Rivera dimitió y Arrimadas, quien parece ser la sucesora, sigue la misma política perdedora que no parece que les vaya a sacar del abismo al que se asoman.

UPyD, fundado en septiembre de 2007, venía a ser para el País Vasco lo que Ciudadanos para Cataluña (y en su caso con el añadido del terrorismo, aspecto crucial para la formación magenta). En las generales del 2008 consiguieron 1 escaño y en las de 2011 obtuvieron su mejor resultado, 5 diputados. No volvieron a tener representación. La tozudez y falta de visión de su líder Rosa Díez y su negativa a colaborar/fusionarse con Ciudadanos cavó la tumba del partido, que perdió toda relevancia política. La salida de la exPSOE facilitó presentarse con Cs, pero ya en clara inferioridad como subordinado. De alguna manera el no pactar y bloquear le pasó factura a Díez como luego le sucedería a Rivera.

Vox inició su andadura en diciembre de 2013. Varios de los más rancios miembros del PP decidieron abandonar a los populares y lanzar un nuevo partido. Uno de ellos, Alejo Vidal-Quadras, fue su primer presidente. Tras el fracaso electoral en las europeas Vidal-Quadras se fue (junto a otros, incluyendo a algunos fundadores). Hubo un presidente provisional hasta que en julio de 2014 Santiago Abascal fue elegido nuevo presidente. En las municipales de 2015 alcanzaron 22 concejales y 2 alcaldías mientras que en las generales del mismo año no lograron ningún diputado ni senador. El gran salto vino en las primeras generales del 2019, con 24 diputados. Éxito refrendado en noviembre de ese mismo año cuando sus 52 escaños los han convertido en la tercera fuerza parlamentaria, superando a Ciudadanos y Unidas Podemos.

Podemos es el benjamín de este reducido grupo. Nacidos a la estela del 15-M se crearon en enero de 2014. Seis años después entrarán en el gobierno con una vicepresidencia y dicen que cuatro ministerios más. Un éxito indudable. Antes, en su primera aparición electoral, sorprendieron con sus 5 europarlamentarios en las europeas del 2014. A partir de ahí se han producido tensiones, rencillas, crisis personales, escisiones, campañas de apoyo (de medios, inscritos y simpatizantes) y de acoso (desde medios, poder político y las cloacas policiales). También reveses electorales tras subidas espectaculares. Pablo Iglesias ha superado todos estos embates. Se ha mantenido al frente. Ayudó a salvar Izquierda Unida y ahora usan la marca Unidas Podemos. Los fieles y habituales de este blog saben que Iglesias no es santo de mi devoción. Pero lo cortés no quita lo valiente. Y es de justicia resaltar sus méritos. Ha sido un Ulises en esta travesía hasta la vicepresidencia del gobierno. Y el primero (y único) de los cuatro nuevos en alcanzar el poder gubernamental. En el que será el primer gobierno de coalición de la España democrática de la Constitución del 78. Ejecutivo que no lo tendrá fácil y que sufrirá su primer envite serio con la presentación de sus primeros presupuestos. ¡Suerte! Nos jugamos mucho…

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política