Fuerteventura

Necesitaba vacaciones de las vacaciones y más días de mar. La Mundana rauda y certera organizó un viaje a Fuerteventura.

Ella ya había estado, con El Mundanito, cuando mi hermana trabajaba en un hotel de la isla. Y asegura que los tres habíamos estado en el Riu enfrente del que nos alojamos ahora. Es decir, sería su tercera vez y mi segunda. Pero no, porque no recuerdo haber estado nunca en Fuerteventura. Estoy seguro aunque hayan pasado casi 20 años. Es imposible no acordarse de las espectaculares playas y dunas de Corralejo. O las vistas de la cercana Isla de Lobos y de Lanzarote asomando por detrás (es justo lo que vemos desde nuestra habitación).

Llegados a unas edades estas discrepancias en los recuerdos se convierten en tópico de conversación. Y de chanzas. Las puyas sobre los fallos de nuestras respectivas memorias son motivo de risas. ¡Qué nos quiten lo reído!

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s