Archivo diario: agosto 17, 2019

Celta de Vigo 1 Real Madrid 3

Javier Gandul AS

El 1-3 del Real Madrid en Vigo frente al Celta tiene varias lecturas. La primera, la más simple, es la comparación de este partido frente a los de la pretemporada: jugamos mejor sin Hazard. No voy a discutir la calidad del belga y tengo que reconocer que no soy de su club de fans. Zidane sabe bastante más que yo y visto lo visto en la 2018/19 bienvenido sea su fichaje. Pero seamos sinceros: su condición física dejaba mucho que desear (y podría ser la causa de su lesión) y su sacrificio defensivo es inexistente. ¿Qué mejoras ha producido su ausencia? Dos muy importantes: la presencia de Bale y Vinicius en el equipo titular. Dos jugadores que podrían estar peleando por un puesto fueron titulares de inicio. Y los dos se sacrificaron en defensa. Presionando arriba y bajando para ayudar a centrocampistas y laterales. Este desgaste perjudicó al brasileño en ataque. No así al galés, cuya internada superando a dos rivales originó el 0-1 de Benzema. El francés (afortunadamente) se adelantó a Vinicius y remachó a la red el certero pase. 0-1 en apenas 12 minutos de partido. La muy buena primera parte de Bale le acabó pasando factura en la segunda mitad. Demasiada brega arriba y abajo.

Otra consecuencia del sacrificio de Vinicius y Bale fue el partidazo de Marcelo. Estuvo sobrio y concentrado en defensa. No se permitió demasiadas alegrías en ataque, descuidando su posición. Cuando apareció en ataque sembró el pánico en la defensa gallega. Como sería su solidez defensiva que el Celta volcó sus ataques por la banda contraria. Ahí Dennis Suárez le amargó la vida a Odriozola. Fue, junto a Iago Aspas y el portero Rubén, el mejor del Celta. Aspas olió sangre y también se incorporó a esa banda. Precisamente el único error defensivo del Madrid estuvo en esa banda derecha. En el último minuto de la primera parte un doble error de Odriozola ante Suárez acabó en gol (anulado por el VAR). Podríamos hablar de triple fallo por el penalti que el defensa cometió sobre Aspas, tras perder el balón por segunda vez consecutiva ante Suárez. El caso es que Aspas estaba en offside. El linier avisó al árbitro y el VAR dio la razón al juez de línea.

En el arranque de la segunda mitad Benzema pudo hacer el 0-2 tras un excelente pase de Marcelo, en combinación con Vinicius. El Celta, a pesar de esta acción puntual, salió con otra velocidad. Nos desbordaban. El empaque de nuestros centrocampistas no era el mismo de la primera parte. Y surgió Courtois. Salvó un mano a mano ante Aspas (y luego un cabezazo a bocajarro desde el área chica).

Al cuarto de hora el VAR tuvo otra intervención decisiva en el discurrir del encuentro: roja a Modric. Según una directriz del Comité Técnico de Árbitros cualquier entrada sobre el talón será expulsión. Tras señalar la falta el juez principal fue avisado por el VAR. Lo que podría haber sido una desgracia para el Madrid y una bendición para los locales, sucedió a la inversa. Y a los pocos minutos Kroos de un trallazo espectacular colocaba la pelota por la escuadra. 0-2 y en diez.

Otra conclusión simplista es que con 10 se juega mejor. Fue así para el Madrid en Balaídos. Porque elevó el nivel de concentración y compromiso del equipo (que había bajado respecto a los primeros 45 minutos). ¡Prietas las filas! Con el cuchillo en la boca. Y Zidane recuperó todo su crédito, el que estaba perdiendo desde que volvió al banquillo blanco. Sus cambios fueron muy acertados. Leyó a la perfección la media hora de encuentro que le quedaba en inferioridad numérica. Lucas Vázquez entró por Vinicius (Bale pasó a la izquierda y Lucas se situó en la derecha). El objetivo era ayudar en defensa y reemplazar al expulsado Modric, quien le estaba echando más de un cable a Odriozola. Y de paso Lucas hizo el 0-3 en la mejor jugada colectiva del partido. El otro cambio fue dar entrada a Isco, para ganar control (de balón y de reloj) por Bale (vaciado fisicamente). Reforzaba el medio campo con la entrada del malagueño. Finalmente, debutó Jovic. Entró por Benzema para fijar la punta de ataque.

A falta de un minuto, del descuento, otro debutante, Losada, que llevaba unos minutos en el campo, hizo el 1-3. Un golazo.

La última conclusión es el excelente estado de forma de Benzema. Además de asumir galones de liderazgo en el campo.

En las dos ultimas temporadas tiramos la Liga en las primeras jornadas. Aunque, en rigor, fuese un par de meses después. Pero las cartas ya estaban echadas. Ahora, tras la primera jornada, es muy satisfactorio ver al Barça a tres puntos.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol