Archivo diario: mayo 11, 2019

Rubalcaba: otro acierto de Zapatero

EL MUNDO PSOE APR

El desgraciado fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba a los 67 años pone de manifiesto otro acierto de Jose Luis Rodríguez Zapatero. Antes de seguir adelante quisiera destacar el hecho que ambos políticos son conocidos por su segundo apellido, el materno: Rubalcaba y Zapatero. ¿También fueron pioneros en esto?

La derechona se cebó con ambos. En el caso de Zapatero presidente de gobierno, su apelativo de “presidente por accidente” (para restar credibilidad a su primera victoria electoral), pasó a ser “presidente okupa” aplicado a Pedro Sánchez, tras la primera moción de censura que triunfaba en nuestra democracia. Son las misma consignas. Y con los mismos objetivos: desacreditar a las instituciones, cuando los poderes fácticos ven amenazados sus privilegios y son desalojados democráticamente del poder político..

¿Por qué Rubalcaba fue otro acierto de Zapatero? Aparte de dos logros indudables, mientras ocupó cartera ministerial bajo su presidencia:

  1. Certificó el fin de ETA. El de ETA militar porque el de los poli-milis sucedió con Juan José Rosón de ministro de Interior (con Adolfo Suárez de presidente). Esa derechona, de veleidades golpistas, dinamitó la UCD de Suárez, a quien consideraban un traidor de la causa franquista. Ha tenido que fallecer (Rubalcaba) para que la derechona y la derecha le reconozcan este mérito en la lucha antiterrorista (algunos a regañadientes aún hoy).
  2. El 15-M nunca hubiese acampado a sus anchas en la Puerta del Sol madrileña de no ser Rubalcaba ministro de Interior. Sus convicciones democráticas permitieron el asentamiento de los indignados.

Pero volvamos al (gran) acierto de Zapatero: Rubalcaba (exministro de Felipe González, otro anatema de la derechona) apoyó a Bono en las primarias del PSOE que ganó José Luis Rodríguez Zapatero. Su talante (objeto de mofas y bufas sin fin) integró tanto a Bono como a Rubalcaba en su gobierno. El recientemente fallecido terminó siendo vicepresidente del gobierno Zapatero y le sustituyó en la secretaria general del partido. Fue en uno de los momentos más complicados de la historia reciente del PSOE, en plena crisis económica mundial, con Podemos empujando fuerte y con una futura reedición 2.0 de la pinza Anguita-Aznar oteando en el horizonte.

La leyenda negra de Rubalcaba fue escrita en vida. Por la derecha y sus cómplices. Los mismos que conspiraron contra Felipe González alentando un golpe de estado palaciego (denunciado por Anson), promovieron la invasión de Irak (con aquello de las inexistentes armas de destrucción masiva), mintieron descaradamente sobre la autoría de los atentados de Atocha del 11-M o le acusaron de promover concentraciones frente a la sede del PP, en la calle Génova, contra las mentiras vertidas respecto a los mencionados atentados (entonces, y ahora, supimos, y sabemos, quienes fueron los instigadores, los mismos que defienden escraches, pero lloran cuando –pocas veces– son objeto de los mismos).

Alfredo Pérez Rubalcaba, atleta, químico, político de envergadura y gran madridista, DEP.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política