Archivo diario: enero 26, 2019

“Silencio administrativo” de Sara Mesa

xthumb_21401_portadas_big.jpeg.pagespeed.ic.nzu27xu5zsMe descubro ante Sara Mesa. La escritora, en pleno éxito de “Cara de pan” se lanza al mundo del ensayo (o el de la denuncia) con “Silencio administrativo“. Publicado en la colección Nuevos cuadernos Anagrama fue presentado ayer en La Central de Madrid. César Rendueles fue el maestro de ceremonias, tan certero y atinado como es habitual en él.

Ante una concurrida audiencia, en la que destacaban las escritoras Edurne Portela y Marta Sanz (además de Víctor Lenore, con quien habíamos quedado), Sara Mesa nos desgranó las peripecias sufridas intentando ayudar a Carmen, una mujer sin hogar, discapacitada y enferma que trata de solicitar la renta mínima a la que tiene derecho, según los optimistas mensajes de la administración y los medios. El libro lleva como subtitulo La pobreza en el laberinto burocrático. Al que te ves abocado por los innumerables escollos y trabas con los que inevitablemente tropiezas. Mesa también menciona la crueldad del sistema que exige más a quienes menos tienen.

Aprendí un palabra: aporofobia. El odio al pobre. La fobia a los desfavorecidos. Y me quedé con una idea que lanzó la autora: la creación de un código deontológico para tratar los temas de la pobreza y sus consecuencias.

Empezaba diciendo que me descubro ante Sara Mesa. Este libro, pequeño en formato, contenido (112 paginas) y precio (no llega a los nueve euros), es una apuesta de alto riesgo para una escritora que se compromete. Sería muy fácil para ella mirar para otro lado ante la situación, como hacemos tantos, y disfrutar de la comodidad que la ofrece el éxito de sus obras literarias. Se arremanga y se tira al barro (como hizo en la vida real y que ahora nos relata). Arriesga con un tema difícil,  incomodo y poco comercial.

También me descubro ante su editorial, concretamente ante su editora Silvia Sesé, por haber alentado este proyecto. Según contó ayer Sara, en una conversación con Silvia, narrando las desventuras que estaba sufriendo junto a su amiga Nuria a la hora de ayudar a Carmen, fue la propia editora quien la animó a escribir el texto. Silvia vino a decirla que sería la mejor forma de empezar a concienciarnos del problema. Un 10.

En la dedicatoria del libro Sara Mesa nos anima a La Mundana y a mi a ayudar en la difusión del libro y por tanto del problema. Recogemos el guante con pasión.

 

 

1 comentario

Archivado bajo Cultura, General, Libros, Política, Recomendaciones