Archivo diario: enero 21, 2019

¿Los electores votan a traidores?

pi ieRoma no pagaba a traidores. ¿Y los electores de izquierda o centro-izquierda votarán a traidores? En la crónica de esta traición anunciada y continuada hay varios hitos. El primero fue la “operación jaque pastor” (la hoja de ruta de Iñigo Errejón para derrocar a Pablo Iglesias) que se saldó con el cese del inútil de Sergio Pascual como Secretario de Organización (adscrito al errejonismo y a quien el líder de esta corriente dejó caer mientras él se ponía a salvo y desaparecía). Luego tuvimos Vista Alegre II y de aquellas aguas estos lodos. Posteriormente la conspiración de Bescansa con Errejón para descabalgar a Iglesias. La verdad es que solo faltaba Susana Díaz en el casting de este culebrón de asaltos fallidos al poder de un partido. (Visto con la perspectiva que da el tiempo, y los acontecimientos, resultan risibles los consejos de Iglesias a Pedro Sánchez sobre las conspiraciones en el PSOE).

El ultimo capítulo lo vimos el jueves pasado. Iñigo Errejon culminaba su venganza personal y se desmarcaba sorpresivamente de la linea de Podemos y se alineaba con Manuela Carmena (otra cuyas lealtades también deberían ponerse en entredicho), quien ya había anunciado hace tiempo que iba por libre.

En su partido se quedaron de piedra con el anuncio de Errejón (parece que solo hubo unos cinco minutos de diferencia entre comunicarlo a Podemos y a los medios). Ni se lo olieron.

¿Los votantes progresistas aceptarán estas políticas tan caprichosas como personalistas? ¿Cómo reaccionaran los inscritos en Podemos? Esos mismos que tuvieron que pasar el bochorno de pasar por una consulta por la compra del chalet del amado líder? ¿Todos estos espectáculos que nos están ofreciendo estos engreídos animan a acudir a las urnas? ¿Benefician a la derecha? Esto último, seguro que sí.

¿Esta era la nueva política que nos prometían desde Podemos? La gestión de equipos humanos de Iglesias, Irene Montero, Ramón Espinar, Pablo Echenique y Julio Rodríguez es lamentable. Pobre, muy pobre. Estaban en la inopia y su trabajo es precisamente estar al corriente. Ya sé, me repito porque lo escribí el viernes pasado. Pero es obvio que si no saben mantener orden en su casa cómo lo van a hacer en el país.

Errejón tampoco ha demostrado ser un buen gestor de equipos humanos. Que Pascual fuese su brazo derecho demuestra muy poco criterio a la hora de elegir colaboradores.

Esconderse (o desaparecer) ante los problemas no demuestra valentía. Lo vimos también en el caso del máster de la universidad de Málaga, además en los fallidos en su asalto al poder dentro de su partido o cuando lo de Cristina Cifuentes y su máster. Desapareció para evitar ser preguntado al respecto de la presidenta de la CAM y se recordase lo suyo (se fue de viaje o eso dijeron). Errejón el escapista. Otra: cuando se comprometió a participar en un acto público (homenaje a un escritor top fallecido) y cancelaba su participación 48 horas antes, se escudaba en excusas infantiles. Tipo tenía que consultarlo con su equipo. ¿Mande? ¿Querido Iñigo para ir al baño o al cine también tienes que pedir permiso y someterlo a votación? Eres un tramposo.

Pablo Iglesias, en las primarias en las que compitieron, deslizó que Errejón era el candidato de PRISA. Otro factor en su contra. Porque Gallardón también lo era. Y encuentro paralelismos entre ambos, además del de PRISA. Les puede diferenciar la ideología. Uno quiso restringir el aborto y le costó la cartera ministerial. Y el otro tiene inclinaciones peligrosas, muy peligrosas. Como Eva Perón o ciertos militares y dictadores latinoamericanos que han empobrecido a sus países. Importar políticas a España que han fracasado en sus lugares de origen no parece muy inteligente.

Gallardón y Errejón aparentan lo que nunca fueron y son como la falsa monea, “que de mano en mano va y ninguno se la queda.” Los electores tendrán la palabra.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política