Archivo diario: enero 20, 2019

Soberbia segunda parte del Madrid

jesús rubio asEn una soberbia segunda parte el Real Madrid superó 2-0 al Sevilla y se encarama al tercer puesto de la clasificación.

Llegaba al Bernabéu expectante por ver la verdadera dimensión de Vinicius. En un partido importante, con mal tiempo (lluvia y frío) y ante un rival difícil (nos metió 3-0 en la primera vuelta con un gran Jesús Navas y un mal Marcelo, que ayer afortunadamente no jugó). Nada más iniciarse el encuentro se demostró que el brasileño, de momento, no tiene gol: falló un mano a mano ante el meta rival. Volvió a fallar otro en la segunda mitad. Tampoco estuvo acertado en los pases finales. Ninguno fue gol. Algunos por fallos suyos y otros porque no había nadie para rematar. También confirmó su habilidad en el regate, su velocidad y su afán de jugar en profundidad (los tres detalles positivos que invitan al optimismo).

Despachado el asunto Vinicius vamos con el partido. El Madrid salió en tromba. Los 10 primeros minutos fueron nuestros. A partir del 12 el Sevilla se hizo con el control del partido. Y Navas sobresalió. El mejor de este periodo. En defensa y en ataque. El mudo Vázquez y Banega se impusieron en la lucha del medio campo. Fueron los únicos momentos en los que los visitantes brillaron. El 0-0 al descanso supuso un alivio para algunos de nosotros.

Tras el descanso el Madrid volvió a salir en tromba. Solo que esta vez la racha duró toda la segunda parte, no solo 10 minutos como en la primera. Desaparecido Navas el Sevilla fue desarbolado por el ímpetu blanco. Los centrocampistas buscaban el remate desde fuera del área. Ceballos estrelló un balón en la madera. Casemiro y Modric, autores de los goles, lo intentaron varias veces, bien desbaratados por los defensas, el portero o porque los disparos se fueron fuera.

El centro del campo madridista funcionaba a tope (Casemiro, Modric y Ceballos). Los laterales, Carvajal y Reguilón, dominaban sus bandas. Un Sergio Ramos imperial como en sus mejores momentos. Varane sobrio y eficaz. Tan solo desentonaba Lucas Vázquez en ataque. Sin reproches en su labor defensiva. Fue sustituido por Isco. Y nada más producirse el cambio un zapatazo de Casemiro a la escuadra significó el 1-0. La recompensa al buen juego del Madrid llegaba en el minuto 77. Era de justicia. Solo había un equipo en el campo. Solo un equipo buscaba la victoria.

El 2-0 tardó en llegar: en el 91 Modric, quien volvió a ser Modric (incluso con una brecha en la ceja), robó un balón en el círculo central. Y se fue hacia la portería para encarar al meta. Redondeaba una gran tarde y daba sentido a un marcador que con un 1-0 resultaba insuficiente para los méritos de unos y otros.

Como decía mi buen amigo y vecino de localidad Humberto Rios “es un partido que invita a volver al Bernabéu”.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol