Archivo diario: agosto 2, 2018

La caja de resistencia de los taxistas

Huelga El Confidencial

La caja de resistencia es indispensable en cualquier huelga. Se forma a partir de las aportaciones voluntarias de los trabajadores. Sirven para paliar la situación económica de los huelguistas y sus familias.

¿Qué sabemos de la caja de resistencia de los taxistas? Conocer su importe serviría para calcular el tiempo que van a estar en huelga. ¿Hay alguien más detrás contribuyendo a la caja además de los taxistas? Tendría gracia averiguar que Uber y Cabify están apoyando el paro. De momento parecen salir beneficiados: hay un aluvión de descargas de ambos servicios.

Apps

Ironías aparte, la caja de resistencia de los taxistas también tiene que prever los gastos legales derivados de su paro. Los daños colaterales. De momento tienen a tres compañeros detenidos y se están investigando 60 denuncias por agresión. Aplaudiría que las ciudades más afectadas, Madrid y Barcelona, denunciasen también por los daños causados a su imagen y los perjuicios causados a sus ciudadanos y turistas. Y que los consumidores que se consideren perjudicados también tomasen medidas.

Entiendo que esta es una huelga de la patronal, de los dueños de las preciadas licencias de taxi. No conozco ninguna reivindicación salarial o de mejora de las condiciones de los conductores, explotados por sus patronos. Mas se ha sumado todo el sector, tanto los empresarios como los trabajadores del taxi.

Antiguamente a los taxistas, al menos en Madrid, los llamábamos (despectivamente) los pelas. Pelas era el diminutivo de pesetas, así que ya se figuran lo que ha llovido desde entonces. Se les denominaba así por su codicia y sus engaños en los taxímetros (trucados) o las vueltas que daban para llegar al destino. Con el tiempo, no solo llegó el euro, algunas de estas prácticas han pasado a la historia. O al menos ya no están generalizadas. Seguirán existiendo pero ya no son habituales. Viene esto a cuento porque acabo de enterarme que una de los líderes de la huelga en Madrid se apoda Peseto loco. Todo cuadra. Es como cerrar un circulo. Su nombre verdadero es Nacho Castillo, exboxeador, padre soltero y fan incondicional de AC/DC. Le habían acusado de pertenecer a grupos neonazis pero el lo niega.

Con esta fama de peseteros que les precede ¿cuánto tiempo aguantarán en huelga? Siempre se quejan de su oficio, de lo poco que rinde, de lo que cuesta ganar dinero. Y ahora están sin ingresos. Probablemente estén devaluando el precio de sus licencias (fruto de una especulación pura y dura). Si formase parte de las autoridades, del poder político, no movería un dedo para resolver el conflicto. Que sigan con la huelga. ¿A ver cuánto les dura la caja de resistencia? Y para, por ejemplo, despejar La Castellana un ultimátum: o lo hacen por las buenas o se manda al ejercito. Así de simple. No estamos para templar gaitas.

P.D.: no entiendan esta entrada como un alegato a favor de Uber y Cabify, empresas cuyas prácticas laborales deploro. Además de otros aspectos que no vienen al caso.

2 comentarios

Archivado bajo Política