Archivo diario: febrero 28, 2018

Paseando Venecia 2: en vaporetto

Una de los cosas que sorprenden de Venecia es la ausencia de coches. Las calles o son peatonales o son canales. En este ramillete de fotos verán algunas paradas de los vaporettos, el transporte público veneciano por excelencia (una especie de autobús acuático), el interior del ferry de Alilaguna (cubre el trayecto del aeropuerto a Venecia) y las vistas desde el vaporetto.

Los oídos sensibles notan rápidamente la ausencia de los ruidos asociados al trafico de los automóviles, camionetas, furgonetas, motos, etc. Otros tardan más tiempo. Y los más duros de oído nos llevamos el shock al llegar de vuelta a nuestros puntos de origen. En mi caso más que por lo acústico fue por el ritmo y la velocidad. Nos habíamos hecho a la cadencia de los paseos a pie o en vaporetto. Pero al recoger el coche del parking del aeropuerto de Barajas me asustó la velocidad a la que circulaban los coches. Nos pasaban como una exhalación. Incluso por la derecha (cuando íbamos por el carril de en medio). La Mundana y un servidor compartimos la misma sensación. Lo cual me alivió bastante. No estaba solo. Tardé en acostumbrarme. Mientras, coches y furgonetas, silbaban veloces mientras me adelantaban a izquierda y derecha.

El vaporetto que cruza el Gran Canal, la línea 1, es espectacular. Al igual que la llegada a la zona de la Plaza de San Marcos.

De todas las embarcaciones las góndolas son las que se asocian automáticamente a Venecia.

No voy a descubrir a estas alturas el encanto y fascinación que han producido los canales venecianos a lo largo de los siglos. Así que me limito a un ¡viva el vaporetto!

Vaporetto

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General

Paseando Venecia 1: calles y sitios

Curiosidades encontradas en las calles de Venecia:

El bar Al Squero en Dorsoduro (barrio universitario en auge) es muy recomendable por sus cicchetti (las típicas tapas de Venecía). Y a muy buen precio. Está situado enfrente de un taller de góndolas.

Basílica de San Marcos

El número de iglesias en Venecia es tremendo. Con lo que ello implica. En términos arquitectónicos son de una indudable belleza urbana (que recoge diferentes estilos); hay profusión de órganos y conciertos en los templos (en una ciudad tan musical cuna de Vivaldi y Albinoni, y donde se representaron óperas por primera vez cara al público, previo pago de la entrada); y encontramos una amplia presencia de cuadros de pintores renombrados en el interior de las iglesias. Las cúpulas, los campanarios y las impresionantes fachadas asoman por todas partes, en cualquier esquina, bien paseando o desde un vaporetto.

Hay varios mercados callejeros. Destacan dos. Uno, céntrico en el sestiere (barrio) de San Polo, al lado del puente de Rialto, y otro en un barrio popular como es el de Cannaregio (donde residieron Marco Polo, Tiziano y Tintoretto y se encuentra el antiguo gueto judío, probablemente el primero que hubo en Europa). El siguiente par de fotos son del mercado de Cannariego.

A este post seguirán otros de canales y vaporettos (el transporte público de la ciudad).

Fachada plaza S Stefano

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General