Rosa Parks no fue la primera, Elizabeth Jennings sí

Elizabeth Jennings

Rosa Parks, la First Lady of Civil Rights (la Primera Dama de los Derechos Civiles) no fue la primera mujer en protestar por la discriminación racial en el transporte público estadounidense (1955 en Montgomery, Alabama). El New York Times de ayer desvelaba la historia de Elizabeth Jennings, 100 años antes de Parks. En 1854, cuando los caballos aún tiraban de los tranvías. La gesta de Jennings tuvo como resultado el fin de la segregación racial en el transporte público de la ciudad de Nueva York.

Segregación que seguía vigente en muchos restaurantes, iglesias y colegios de la ciudad a pesar que la esclavitud había sido abolida casi 30 años antes. El transporte público venia señalado con unas placas que avisaban si los negros podían subir.

Elizabeth Jennings estaba preocupada por no llegar tarde a la iglesia donde tocaba el órgano (la música siempre presente). Jennings tomó apresuradamente el coche en la esquina de la calle Pearl con Chatham (entre el distrito financiero y el barrio chino; la calle Chatham es la actual Park Row, y era conocida en su día por el apodo de Newspaper Row, por ser donde se imprimían la mayoría de los periódicos de NY).

Pearl & Chatham

El conductor no la dejó subir. La mandó apartarse. Ella se negó y contestó que era natural de Nueva York, donde se había criado. Hubo un forcejeo (según relató en su día la protagonista). Se aferró al marco de la ventana mientras el cochero fustigaba a los caballos, acelerando la marcha. Se saltó las paradas hasta llegar a Bowery donde localizó a un policía. El agente dio la razón al conductor y entre ambos la lanzaron  contra el suelo.

Elizabeth Jennings demandó a la compañía. El abogado que la asesoró fue Chester A. Arthur, que acabaría siendo presidente de los Estados Unidos (el n.º 21). El éxito de su reclamación resultó en una indemnización de 250$ de la época (por daños y perjuicios) y la autorización a usar el transporte público para todos los afroamericanos, mientras estuviesen “sober, well behaved, and free from disease” (sobrios, se comportasen bien y no padeciesen ninguna enfermedad). La victoria no podía ser completa, pero marcó un antes y un después (al menos en NY).

¡Bravo por Elizabeth Jennings!

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s