Archivo diario: junio 12, 2017

Último día de la Feria y mi primera firma

Equipo 2

Ayer fue el último día de la Feria del Libro y por la mañana me estrené con mi primera firma. Llegué con tiempo para poder saludar a El Gran Wyoming, Elvira Lindo, Rodolfo Serrano, conocer a su hijo Daniel (autor de la letra de “Papá cuéntame otra vez“, la canción por la que fiché a Ismael Serrano). Todos firmábamos a la misma hora. También quería comprar un libro en El Argonauta (“Psicodelia, Hippies y Underground en España” recomendado por David Montalvo). Solo vi a Rodolfo Serrano en la caseta de Méndez (compartía firma con Elvira Lindo). Además quería darme un paseíto y comprobar el ambiente de una mañana de domingo en la Feria. Caminar relaja, algo que necesitaba para afrontar lo desconocido y nuevo…

Mis dudas y temores ante mi debut en la Feria se disiparon muy pronto. Afortunadamente. A las doce en punto, la hora señalada, ya estaba firmando y se había vendido el primer ejemplar. Fueron apareciendo amigos, conocidos y compradores. También gente que venía con el libro ya adquirido. Y se produjo algo que me impresionó: Montse Domenech y Antonio Perea que ya lo tenían (del día de la presentación del FNAC y de La Casa del Libro de Goya respectivamente) compraron dos más. Los querían para regalar (obviamente). Aquí teníamos a dos personas que se llevaron cuatro ejemplares. Desde luego la cosa pintaba bien. Y los nervios se transformaban en una sonrisa de oreja a oreja. Nacho Gallego, profesor de la Carlos III, se acercó a comprar otro para el cumpleaños de un colega (ya poseía un ejemplar). Angie NB, que había leído el libro propiedad de David Montalvo, se llevó dos (uno para ella y otro para su madre). Hacía unos días Javier San Vicente se había comprado un segundo ejemplar para su hermano (en Traficantes de Sueños y como parte de mi actividad de firmas alternativas le había firmado ambos). Experimentaba en mis propias carnes el concepto del libro como regalo y traslucía algo mucho más importante: lectores satisfechos. ¡No se puede pedir más!

Aparecieron amigos y conocidos que hacía tiempo que no veía (incluso algunos mandaron a su hijo mayor). Conocí amigas de amigas. Estoy particularmente satisfecho que se acercaran tantas mujeres (y a algunas eché en falta) porque, como supongo que ya sabrán, ellas tienen mucha importancia en “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“.

Jesús Espino, mi editor, me llamó antes y después del acto. Creo que estuve más locuaz en la primera llamada. En la segunda estaba como en una nube, no supe expresar esa mezcla de alegría, asombro, felicidad, plenitud que me embargaba. Al fabuloso equipo de Akal (en la foto que encabeza esta entrada) no hacía falta decirles nada. Lo vieron, lo palparon in situ.

Como explico en el video, o más bien intento explicar, es difícil describir mis sensaciones. Y nunca las olvidaré… Gracias, muchas gracias!!!

Y el viernes a Gijón

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General, Libros, Madrid