Archivo diario: diciembre 3, 2014

A propósito de Errejón, Montero y la Universidad 3

Angel Serrano Sanchez de Leon

Ayer El Confidencial daba por concluida su serie dedicada a destapar el legado de Pedro González-Trevijano (2002-2013) al frente de la Universidad Rey Juan Carlos (y que hemos venido siguiendo en El Mundano). El titular es de lo más esclarecedor: Gallardón, Cifuentes, Granados… El PP llena de parientes la Rey Juan Carlos. Este mago de las colocaciones (González-Trevijano) es ahora magistrado del Tribunal Constitucional. Se supone que en agradecimiento a los servicios prestados. No se pierdan el artículo y no se mareen con las conexiones familiares y políticas (donde también han tenido cabida PSOE y UPyD por aquello del qué dirán aunque, supongo, igual sería mejor decir para que no digan).

Por ir cerrando les dejo con una noticia relacionada que despierta múltiples preguntas: El Plural publicaba El expediente a Errejón es el único que tramita la universidad de 600 proyectos similares. Es decir que lo habitual en la Universidad de Málaga es hacer las cosas «de aquella manera». Si no es por el revuelo mediático la UMA seguiría con sus poco recomendables prácticas sin que se supiese (ver las andanzas de la rectora Adelaida de la Calle o del imputado Francisco TrigueroSecretario General de Universidades de la Junta de Andalucía en A propósito de Errejón, Montero y la Universidad).

¿Alguien va investigar los otros 599 proyectos? Es muy sintomático que en los últimos tres años nadie se haya preocupado por las contrataciones y adjudicaciones en esta universidad. Lo de Errejón y Montero es la excepción que confirma la regla.

¿Nos van a seguir vendiendo la moto de que esto es lo normal mientras nos llaman ignorantes por no saberlo? Este «gilipollas», como fui calificado por un periodista deportivo del ABC (quien presumía de saber del asunto y dicho sea de paso demostró una absoluta ignorancia), no da por bueno que si lo habitual es hacer mal las cosas estas deban seguirse haciendo así. Me repugna la idea que endogamia, nepotismo, etc. sigan enquistados en nuestras universidades públicas y nadie haga nada al respecto. El «aquí las cosas no se hacen así» o su variante «siempre se ha hecho de esta manera» no solo implica resistencia al cambio (como enseñan en las escuelas de negocio), es sobre todo el afianzamiento de redes clientelares y el establecimiento de interminables cadenas de favores. Y porque se haya hecho mal «de toda la vida» no debe implicar bajo ningún concepto que se siga haciendo. ¡Hay qué cortar ya!

Entradas anteriores:

A propósito de Errejón, Montero y la Universidad

A propósito de Errejón, Montero y la Universidad 2

 

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Medios, Política