Un siglo de canciones 141: “Try a Litlle Tenderness” (por Elena Gabriel)

Una vez más me remito al Festival de Monterey de 1967, cuando Otis Redding salió a escena y deleitó a un público ávido de sensaciones nuevas. Una de sus canciones más viscerales era “Try a Little Tenderness”: versión de una canción escrita en 1932. Fue el hito del rock blanco y su punta de lanza en el mercado.

Historia de una canción

La escribieron James Campbell y Reginald Connelly bajo el seudónimo de Irving King, junto con Harry Woods. Ray Noble y su Orquesta la grabaron por primera vez el 8 de diciembre de 1932, cantada por Val Rosing. Era una sencilla canción de amor.

Bing Crosby la grabó en 1933.

Ruth Etting también hizo su versión, así como (posteriormente) Frank Sinatra y Jimmy Durante. Muchos otros la grabaron después de Redding: Rod Stewart, Tina Turner, Three Dog Night, Michel Bubblé, etc. Pero Otis la eternizó.

En los últimos años 50, Otis Redding, nacido en Dawson, Georgia, hacía giras con grupos de Soul. Era una apuesta poderosa en la música pero el circuito del mercado discográfico estaba muy limitado para un público negro. Eran los tiempos de la segregación.

Probablemente, la música jugó un papel decisivo en los Derechos Civiles de la población Afro-Americana: los blancos tenían ídolos negros y copiaban sus ritmos y sus pasiones, versionaban sus temas, se hacían famosos con sus canciones y poco quedaba del original.

En 1963 lo ficha Stax y sale su primer single: “These Arms Of Mine” y “Hey Hey Baby“. Vendió casi un millón de copias y “Pain In My Heart”, su primer LP, salió en enero de 1964.

Otros hits como “Respect” o “I’ve Been Loving You Too Long” afianzaban su carrera y los tiempos, revueltos, requerían nuevos valores.

Try A Little tenderness…”

A Otis Redding le gustaba mucho la canción pero, curiosamente, no quería grabarla: no es que fuera un standard “blanco”. Aretha Franklin ya la había estrenado en su debut televisivo en 1962. Sam Cooke la había grabado en 1964, incluyéndola en un medley en su LP en vivo en el Copacabana. Justamente, Cooke era el ídolo de Redding y su versión era la más familiar para él. Mucho tuvieron que insistir amigos, discográfica e incluso familiares para que la grabara.

Entró en el estudio a finales de 1966 con Booker T & the MG’s y la grabaron. Isaac Hayes hizo los arreglos. Jim Stewart la produjo.

Redding hizo una versión totalmente distinta, de hecho, fue más bien una broma sonora para callar a todos. Su intención era que no quedara bien y que no se lanzara al mercado. No quería hacerla.

Pero en Stax quedaron fascinados: la había transformó en un clásico del Soul.

Se incluyó en el LP “Complete & Unbelievable: The Otis Redding Dictionary Of Soul”.

El single llegó al número 4 de las listas americanas. Tras ello vino la gira inglesa, y luego el Fillmore Theatre de Bill Graham, quien dijo que contratar a Redding había sido uno de los mayores aciertos de su vida.

Y entonces llegó Monterey.

Dedicado a las minifaldas…”

Sábado 17 de junio de 1967. Redding cerró esa noche en el mítico Festival de Monterey junto con Booker T & the MG’s. No estaba pensado que participara en un primer momento; Redding estaba considerado básicamente un artista negro para un público negro. A pesar de que los Beatles, los Stones o Bob Dylan fueran fans declarados de los artistas de Stax, a pesar de que su actuación en el Whisky A Go-Go de Los Angeles (un sitio para público blanco) fuera un éxito, estábamos aún en 1967.

De hecho, Dylan, tras verlo actuar en el Whisky A Go-Go, le ofreció “Just Like A Woman”. Otro gran error en la carrera de Otis Redding: si no pudo grabar “To Love Somebody” porque su avión se estrelló, esta vez fue él mismo quien declinó la oferta.

Afortunadamente, Jerry Wexler (promotor, A&R y nombre de peso en la historia del Rock) pensó que sería un excelente trampolín para Redding y lo incluyó en el programa.

Triunfó ante público y crítica.

Su tema estrella fue “Try A Little Tenderness”. Cambió la estrofa del principio (“chicas cansadas de llevar siempre sus mismas viejas ropas” por “pequeñas minifaldas”) dedicando la canción a “esas minifaldas”. Fue la última de las seis canciones que interpretó. Machacona y rabiosamente llevó al público al éxtasis con su estribillo, “gotta gotta gotta go now now now tenderness, tenderness, tenderness, tenderness, you gotta tenderness”.

Con esta canción cerró su set y la noche del sábado.

D.A.Pennebaker inmortalizó el Festival en su película “Monterey Pop”, aunque no reflejó el momento en que Redding canta “Try a Little Tenderness” en su montaje final.

Los tiempos estaban cambiando…

Poco después llegaba la grabación de “(Sittin’ On) The Dock Of The Bay” y Otis se embarcaba en la gira de los artistas de Stax, conocida como la Stax-Volt Tour 67.

No hubo mucho más que contar. En diciembre, tras un concierto memorable en la Factory de Wisconsin, el grupo embarcó para su próxima actuación. Pero el avión en que viajaban Redding junto con los Bar-Keys se estrelló nada más despegar, cayendo al agua. Era el 10 de diciembre.

Cuatro miembros de la banda murieron junto con Otis Redding y su mánager.

Nunca llegó a conocer el éxito de otra canción que también puede considerarse su marca: “(Sittin’ On) The Dock Of The Bay” fue un éxito póstumo, lanzado en enero de 1968… con un silbido final no intencionado: la canción quedaba inconclusa.

Tenía 26 años.

…una canción de amor…

Hay que ver lo que hace Otis con la tímida canción romántica que popularizara Bing Crosby en 1933.

Otros 33 años más tarde nos deja esta maravilla en versión visceral y desgarrada.

Jim Stewart dijo: “Si hay una canción, una actuación, que resume lo que representa Otis Redding, esa es “Try a Little Tenderness”. Es algo tan especial…”

Suplica, ríe y declama, explica la canción. No se limita a cantar, se entrega y encanta. Su timbre de voz único y el entusiasmo y dinamismo que posee, ya sea en estudio o en escena, hacen de “Try a Little Tenderness” su canción de marca. Empieza con un tempo suave y se adentra en la mayor energía atravesando todo tipo de sensaciones y situaciones. La melodía se define sola, paulatinamente, y el crescendo parece trepar de un modo sutil pero culmina en la maravillosa explosión de ritmo, grito y potencia que conocemos.

La versión de Otis Redding es emotiva, emocionante, desgarrada y doliente. Como pocas.

Es capaz de fingir el vibrato con la voz, rompe la melodía con la letra, se apoya en su sonido gutural y en el escenario consigue amansar a las fieras. Se apodera del público y transforma la noche con su poderío. Hace magia.

Fueron pocos años pero nos dio enormes canciones.

Muchos la siguieron versionando, en el cine, en vivo, en televisión… en Blues, en Rap… Pero la más tierna, a pesar de su fuerza… la de Otis Redding.

Letra:

oh she may be weary
them young girls they do get wearied
wearing that same old miniskirt dress (shaggy en el original)
but when she gets weary
you try a little tenderness
oh man that
un hunh
i know shes waiting
just anticipating
the thing that youl never never possess
no no no
but while she there waiting
try just a little bit of tenderness
thats all you got to do
now it might be a little bit sentimental no
but she has her greavs and care
but the soft words they are spoke so gentle
yeah yeah yeah
and it makes it easier to bear
oh she wont regret it
no no
them young girls they dont forget it
love is their whole happiness
yeah yeha yeah
but its all so easy
all you got to do is try
try a little tenderness
yeah
damn that hard
all you got to do is know how to love her
you’ve got to
hold her
squeeze her
never leave her
now get to her
got got got to try a little tenderness
yeah yeah
lord have mercy now
all you got to do is take my advice
you’ve got to hold her
don’t squeeze her
never leave her
you’ve got to hold her
and never
aver her
you got
got got got to
now now now
got got got to
try a little tendernessso you got to try a little tenderness
a little tenderness
a little tenderness
a little tenderness
you’ve got to
got to got to
you’ve gotta hold her
don’t squeeze her
never let her…
got got got to
now now now
got got got to
try a little tenderness

Intenta ser tierno

Oh, puede que esté harta,

estas jovencitas se hartan

de llevar sus viejas ropas raídas (“sus mismas minifaldas”, en la versión en vivo)
Pero cuando estés cansada,

intenta con un poco de ternura.
Sabes que está esperando,

impaciente,

algo que nunca tendrás

pero mientras está ahí, esperando

dale un poco de ternura.
Es todo lo que tienes que hacer.
Puede que me ponga algo sentimental

pero ella tiene sus deseos y preocupaciones

Y si le hablas suavemente

será más fácil de llevar.

Ella no lo lamentará.

Esas jovencitas no lo olvidan, el amor es toda su felicidad

por eso es tan fácil,

todo lo que tienes que hacer

es darles un poco de ternura.
No, no es difícil,

todo lo que tienes que hacer es amarla,

abrazarla, fuerte,

no dejarla nunca,

ahora consíguela

pero recuerda, sé tierno.
Confía en mis palabras,

tienes que abrazarla, no la estrujes,

nunca la dejes,

cógela

e intenta ser un poco tierno,

con ternura,

con ternura,

con ternura…

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Una respuesta a “Un siglo de canciones 141: “Try a Litlle Tenderness” (por Elena Gabriel)

  1. Pingback: Impresionantes fotos con "efecto bala" de paisajes desde el amanecer al anochecer + MORE | INFORMADORES.INFO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s