El gran combate de Muhammad Ali fue contra el gobierno de Estados Unidos

Anoche vi El gran combate de Muhammad Ali la TV movie de Stephen Frears para HBO. Con un excelente reparto y escenas de la época (las intervenciones de Cassius Clay/Muhammad Ali son reales, ningún actor encarna su personaje). La trama gira alrededor del conflicto judicial -y social- que generó la negativa del boxeador a enrolarse en el ejercito y participar en la guerra de Vietnam. El camino legal acabó en el Tribunal Supremo de Estados Unidos. No fue un camino de rosas: le desposeyeron del titulo mundial (Peso Pesado); le retiraron la licencia de boxeo y no pudo ejercer su profesión; en primera instancia el Supremo rechazó su apelación al negarse a tratar el asunto. A la segunda intentona fue la vencida aunque se precisaron dos votaciones del TS. Una vez celebrada la vista la votación reflejó un 5-3 en contra de las pretensiones de Ali. De los cinco magistrados que votaron en contra uno -el asignado a redactar la resolución- fue convencido para cambiar su voto. El novato de su equipo de colaboradores le hizo ver la luz. 4-4. Los tres que votaron a favor más el disidente tenían claro que el Supremo no podía aparecer dividido y debían buscar la unanimidad. Lo lograron. 8-0. De trasfondo la truculenta y sucia presidencia de Nixon, las revueltas raciales y las marchas contra la guerra.

De crío sentía fascinación por Cassius Clay/Muhammad Ali. Se proclamaba el más grande, the greatest. Un bocas. No se cortaba un pelo. Era Rock’n’Roll. Rápido y lucido. Tanto hablando como boxeando. Por eso recelo de los deportistas “humildes”. Soy de la escuela de Ali y para nada del victímista viento que nos llega desde el nordeste de la península. De paso: ayer descubrí que sin saberlo habíamos asistido en su momento a los inicios del Rap: Clay/Ali hablaba cantando (también bailaba cuando peleaba). Rimaba para soltar sus bravatas.

En 1960 ganó la medalla de oro en los JJOO de Roma en la categoría de Semipesados. Arrojó la presea al río Ohio disconforme con lo que su país representaba en términos de derechos civiles y la segregación racial que aun existía en el sur. Como se demostró posteriormente aquel gesto no fue casual ni producto de una rabieta pasajera. Su conversión al Islam tuvo a Malcolm X como guía. Curiosamente su ingreso en Nation of Islam coincidió con la salida del activista.

Para quienes no tuvieron ocasión de verle boxear en su momento les dejo el siguiente resumen. Greatest hits, nunca mejor dicho.

En 1976 vino a España. En el enlace podrán ver el Informe Semanal que le dedicaron en mayo de ese año.

Buscando vídeos para esta entrada encontré una joyita. De cierre Sam Cooke y Ali a cappella.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Cine, Deportes, Política, Recomendaciones, Religión

7 Respuestas a “El gran combate de Muhammad Ali fue contra el gobierno de Estados Unidos

  1. sandra

    por favor necesito un analisis politico de sta pelicula.. pàra un trbajo que me pusieron gracias

  2. el vent

    Vete con el “victimista viento” a follarte a tu madre

  3. José Manuel Costa me ha dejado en Facebook el documental de William Klein. Tiene una pinta estupenda.

  4. Este tío lo cuenta mejor, con otras anécdotas; atento a lo que dice el periodista deportivo, que, queriendo parecer hiriente acaba siendo testimonial:
    “Clay es parte del mismo movimiento que los Beatles. Clay encaja perfectamente con esos cantantes que nadie logra oír, y con los punks montados en sus motocicletas, y con Batman, y con los chicos de melenas sucias, y con las chicas con aspecto de no lavarse nunca, y con los universitarios bailando desnudos en reuniones secretas, y con la rebelión de los estudiantes que todos los primeros de mes reciben dinerito de sus papás, y con los pintores que copian etiquetas de sopa, y con los vagabundos que se niegan a trabajar, y con todo el traído y llevado culto de los niños mimados y aburridos”.
    (no sé qué es lo que le irritaba de Batman)
    http://izquierdazo.com/el-encuentro-de-muhammad-ali-y-los-beatles/1491

    • Me alegro de haber acertado en mi pronostico sobre las risas. El video de la sesión de fotos Beatles/Clay (se cambió el nombre después de la primera pelea contra Sonny Liston) que se incluye en el enlace es la mejor problema.

  5. El desenlace serían unas buenas risas… No conocía esa historia con los Beatles. Sí el interés que siempre tuvo por Londres (y París).

  6. Cuenta la leyenda que cuando Alí conoció a los Beatles, les espetó: “pues no sois tan tontos como parecéis”, a lo que respondió Lennon “tú en cambio eres aún más tonto de lo que creíamos”… Desconozco el desenlace de esta historia…
    No estoy del todo de acuerdo en tu apreciación: para mí es tan cargante el bocas arrogante como el que “peca” de humildad. A parte de que, si creo que sé de quién o quiénes hablas, tampoco ando muy de acuerdo: una cosa es ser humilde, otra parecerlo y otra pretenderlo. Vamos, lo del “portento de humildad”.
    Por lo demás, el tío merece mis respetos por todo aquello que hizo y que le hicieron, y que luego le hicieron a “Huracán Carter”. No me gusta el boxeo, pero estos tíos tuvieron sus combates más duros fuera del rin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s