Archivo diario: septiembre 2, 2013

Rendidos a Modric

Marca

Ayer en el Bernabéu nos rendimos a Luka Modric. Si la jornada anterior me refería a su falta de trascendencia hoy me como mis palabras. El curso pasado vimos al croata con cuentagotas: sobre todo mediada la temporada en Manchester (Champions) y en el siguiente partido en casa (Liga). Poco bagaje para tan caro fichaje y que también supuso un culebrón con el Tottenham. Acompañado por Khedira en el medio campo madridista supo ejercer de Alonso. Templó, mandó, llevó las riendas del equipo y cortó todo lo que pudo y más. Su entrega y la de Ángel di María dejaron en evidencia la indolencia de otros como Özil (ayer chupó banquillo) y Benzema. El francés, a pesar de sus 2 asistencias, escuchó murmullos de desaprobación e incluso volvió a ser pitado. Ancelotti lo dejaba claro en la rueda de prensa posterior al partido: “El público fue claro y todos lo hemos entendido. Benzema estaba siendo pitado y a Di María todo el estadio le ha aplaudido, es una señal de que el aficionado mira mucho el trabajo”. El mayor ejemplo de generosidad en el esfuerzo lo dio el propio Modric mediada la segunda parte. Corrió 30 metros para tapar un agujero en la banda de Marcelo (mala segunda parte: solo subió una vez y tuvo varios despistes defensivos, uno de los cuales originó el tanto de Ibai que ponía el definitivo 3-1 en el marcador en el 81; fue sustituido poco después por Carvajal pasando Arbeloa al lateral izquierdo). Y además robó la pelota.

Confieso que soy aficionado a las matinées. De cuando iba a a Vallecas (tanto cuando el Rayo estaba en 1ª como en 2ª), a la desparecida Ciudad Deportiva o a Valdebebas para ver a nuestros canteranos, partidos de 2ª B o 3ª división. En una espléndida mañana de domingo ¿qué mejor opción que un Real Madrid-Athletic de Bilbao?

Los bilbaínos salieron muy bien plantados. Con Iturraspe y Mikel Rico de mediocentros y Beñat más arriba de enganche. El primero parecía haberse hecho con el mando del partido hasta que emergió Modric. Este tuvo la inestimable ayuda de Sami Khedira en su labor. Algo de lo que careció el vasco. Ambos (Iturraspe y Rico) fueron sustituidos en el descanso y Beñat volvió a su posición habitual. El caso es que el Madrid en estos primeros compases le costaba llegar y rematar. Un bullicioso Di María lo intentaba por todas partes. El Fideo estaba enchufadísimo. Con ganas y hambre de demostrar su valía y ganarse el puesto ante la inminente llegada de Bale (imagino que el principal damnificado puede ser Benzema porque CR7 podría ocupar el frente del ataque). Tan solo vimos un excelente pase en profundidad de Khedira al argentino (lo mejor junto a la primera asistencia de Benzema a Isco, autor del 1-0 y del 3-0 ambos a pases del galo) que le dejó solo frente a Herrerín, pero se precipitó en la vaselina cuando podía haberse acercado un poco más a la meta. A Di María solo le faltó la guinda del gol (lo mismo puede decirse de Modric). Suyo fue el balón que Cristiano Ronaldo cabeceó para hacer el 2-0 al filo del descanso. Pero tras los mencionados arrebatos y un buen disparo de Ronaldo, en el 25, Isco desatascó el marcador poniendo el 1-0. La superioridad numérica de los 5 centrocampistas del Athletic quedaba desactivada. El trabajo de Isco y Di María por las bandas obtenía su fruto, además de aliviar la labor de Modric y Khedira.

Con el 3-0 (min. 73) llegó la relajación y los 2 últimos cambios (un poco antes Casemiro salió por un desfondado Khedira; el brasileño no fue el mismo de otras veces): Jesé por Benzema y el ya comentado de Carvajal por Marcelo.

Buen partido, colorido en las gradas, goles y muy buenas sensaciones de cara al futuro. No se puede pedir más.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol