Archivo diario: agosto 19, 2013

Isco enamora al Bernabéu

Alvarez Orihuela AS

Anoche el Real Madrid estrenaba la Liga 2013/14 en el Bernabéu frente al Betis. Y se recordará como la noche en la que el estadio se rindió ante Isco. El flamante fichaje -destinado a marcar época- no pudo tener mejor debut en competición con el Madrid: dio el pase a Benzema en el primer gol blanco que igualaba el marcador y sentenció el encuentro (2-1) en el 86 de un excelente cabezazo a centro de Marcelo. Además deleitó con sus incursiones y su visión. Ocupó los espacios buscando huecos desde la segunda linea, y también ayudó en labores de contención. Cuando tuvo un pequeño bache el equipo lo acusó. Porque Pepe Mel ordenó doblar su vigilancia. La salida de Casemiro por la lesión de Khedira (54) le benefició. A sus compañeros también.

La primera alineación oficial de Ancelotti -otro estreno- trajo las novedades de Diego López en la portería y Carvajal de lateral derecho, en detrimento de Casillas y Arbeloa. Lo que el técnico no podía prever es que no le funcionase el medio campo que dispuso (Modric, Khedira, Isco y Özil). Un Betis muy bien plantado en el campo, dirigidos por un inmenso Verdú, hasta que se desfondó y fue sustituido (78), más Cedrick, una pesadilla en la banda de Carvajal, creo muchas dificultades. Mientras aguantaron las fuerzas. Y el calor era sofocante.

El mencionado Cedrick se escapó de Sergio Ramos, al que dejó plantado, y habilitó a Jorge Molina para que hiciese el 0-1. No se había cumplido el cuarto de hora (min. 13) y la cosa se ponía fea. Peor se pudo poner cuando instantes después Cedrick volvió a dejar en evidencia a la defensa local, esta vez a Carvajal a quien le amargó mientras estuvo en el campo, pero Verdú no acertó con la portería para hacer el 0-2.

Khedira en inferioridad numérica no conseguía imponerse y se echaban de menos sus recuperaciones. Modric nos recordó que la sombra de Xabi Alonso es muy alargada. Condujo bien el esférico pero no pudo controlar el ritmo del partido. Özil tan intermitente como siempre nos volvió a ofrecer su cara más triste. Isco se salvaba del naufragio y ayudaba en tareas defensivas. El entramado defensivo no funcionaba por la debilidad de los centrocampistas, y los centrales, Pepe y Sergio Ramos, estaban fuera de sitio superados por los rivales. Algunos cortes oportunos del portugués salvaron su pobre desempeño. El de Camas, ayer capitán, nos ofreció en la primera mitad su peor partido en mucho tiempo.

Arriba Cristiano Ronaldo, como siempre, buscaba el gol. No era su día: estrelló 2 balones en los palos. Higuaín vivía en fuera de juego. Una treta. Benzema parecía ayer empeñado en ocupar su lugar. Mientras que el argentino buscaba la picardía en su posición al francés le pillaban siempre en orsay. Para desesperación del respetable y de sus propios compañeros. Al ser cambiado por Morata se escucharon silbidos y abucheos.

La entrada de Casemiro cambió el panorama. Casemiro, al igual que Khedira, no rehuye la contienda. Como buen futbolista brasileño conoce los secretos del tiempo de juego. Lo cual es un alivio para su equipo. Toca fácil en corto y busca profundidad. Modric fue el gran beneficiado al equilibrarse la lucha del centro del campo. Isco reapareció al verse parcialmente liberado de luchar por la recuperación de la pelota y pudo volcarse en el ataque.

El calor plomizo hizo pensar a muchos que el partido no fue tan bueno. Cierto es que no dio motivos para tirar cohetes. Pero vimos a un buen Betis, se crearon ocasiones, se anularon goles (3, 2 en propia puerta), hubo 3 tiros a los palos, incluso una jugada polémica (mano de Diego López fuera del área). Me quedo con lo más positivo: la recuperación de Marcelo. Tras una temporada prácticamente en blanco el zaguero izquierdo parece haber vuelto. Es un jugador imprescindible cuando está en forma: sus últimos 15/20 minutos machacan a lo rivales. Es un puñal por su banda.

A este Madrid aun le falta rodaje, afinación. La puesta a punto se hará a base de partidos. Esto solo acaba de empezar.

14 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol