Un siglo de canciones 130: “La Mano De Dios” (por Rodri)

Valen

Bloque catorce. Séptima planta. Letra D. Barrio del Pilar”. 

Así empieza la canción “La Mano De Dios”. En enero de 1954 se constituye la Constructora José Banús, S.A. A partir de ese momento se iba a consolidar como una de las promotoras inmobiliarias más importantes de la España de los años cincuenta.

Hace seis años, Luis y María, tienen un nido para soñar

José Banús Masdeu nació en Masso, Tarragona, en 1906. Hijo y nieto de constructores más bien modestos (hubo un tiempo que se le conocía como “el hijo del gravero”), se trasladó, finalizada la guerra, a Madrid junto a su hermano Juan y formaron una empresa de construcción. 

Contactos, conocimientos, relaciones…Son elegidos, entre otras empresas de mayor renombre, para la construcción del Valle de los Caídos.

En sus inicios la magna obra se adjudica a tres constructoras: San Román, filial de Agromán, que se encargará de la perforación de la roca para abrir en ella el agujero gigante que albergará la cripta, Estudios y Construcciones Molan que se ocupará de la construcción del monasterio y Banús, la de los dos hermanos Juan y José, que se responsabilizará de la carretera que unirá la entrada con el Risco de la Nava, lugar prominente del Valle de Cuelgamuros donde se asentará la Cruz de la Basílica.

Yo vi su amor cada día, yo vi la luz de su hogar.”

La mano de obra estaba formada por presos políticos como todo el mundo sabe. Estos presos estaban regulados por el Servicios de Colonias Penitenciarias Militarizadas. Según el estudio de las memorias del Patronato de la Redención de Penas por el trabajo, entre el año 1939 y el año 1945, se dispuso mensualmente de una media de 10.000 presos republicanos que podían ser empleados para colonias, talleres, destacamentos penales y ser “mano de obra” para empresas privadas.

Yo vi cómo se querían, yo vi su felicidad.”

Las empresas cobraban 10 pesetas con 50 céntimos diarios por cada trabajador. A ellos, a los presos, se les daban los 50 céntimos. La empresa de los Banús  disponía de 125 presos trabajando en la carretera que da acceso al Valle de los Caídos, 90 presos construyendo la estación de trenes de Chamartín (Madrid) y a otros 50 en la base militar de Torrejón. En total llegó a haber 141 batallones de presos republicanos repartidos por diferentes obras.

Yo vi la fe que tenían, yo vi la mano de Dios.”

Banus-Barrio de la ConcepcionLa primera gran recompensa a las construcciones realizadas fue el encargo del Barrio de la Concepción. Junto a las zonas de ensanchamiento de Madrid, ligado a la Plaza de Toros Monumental de Las Ventas por su proximidad.  No se podía ligar mejor las dos zonas de Madrid, la Venta del Espíritu Santo y la Colonia de la Purísima Concepción, (nombres que provienen del siglo XIX). Pisos desde tres a diez habitaciones. No tenemos espacio en este Siglo de Canciones para hablar sobre los orígenes, a comienzos de los 50, de este barrio y de sus primeros inquilinos.

Yo vi que la vida es bella, yo vi que existe el amor.”

barrio pilarLa segunda recompensa fue el Barrio del Pilar. Pisos de 40 y 44 metros cuadrados para alojar a los inmigrantes de provincias  que llegaban a la capital atraídos por el milagro económico español. Al promotor le salían los pisos sociales en torno a las 35.000 pesetas. El coste para los nuevos propietarios se puede ver en el anuncio. Además estaba por medio un premio oficial a fondo perdido de 25.000 pesetas por piso para estimular la construcción de viviendas.

Hace seis años, Luis y María, tienen un nido para soñar

Un cantautor granadino Francisco ValenzuelaValen” que había comenzado formando un dúo llamado Frank & Henry y que se vino a Madrid a hacer la carrera de cantante en los clubs de la capital, grabó su cuarto disco, primero con la RCA. En los anteriores había despuntado con canciones como “Risas Por Llanto” o “El Músico Pobre”. Pero es en este cuarto cuando incluye dos temas de gran significado. En la cara B del single se encuentra “El Humo De Las Fábricas”, un emigrante en Barcelona, y en la cara A, “La Mano De Dios

Yo vi la fe que tenían, yo vi la mano de Dios.”

Valen  tenía un cierto aire raphaeliano en la voz pero era de gestos y composturas mucho más moderado. Cuenta Valen, (lo cuenta él) que se inspiró en un hecho real ya que iba un día a la semana con dos amigos a una policlínica del Barrio de Pilar y allí conoció a esta pareja que tenían una niñita con problemas de salud. La niña no aparece en la canción pero sí el Barrio del Pilar, obra social que permitió a su constructor ganar lo suficiente para irse con sus construcciones a Málaga y ganar muchísimo más. Todo el mundo aspira a ganar; no todo el mundo empieza lucrándose con los esfuerzos de otros. Tal vez, en ese Valle de los Caídos con cruz, evangelistas, cripta, basílica y monasterio, no todos  pudieron ver “la mano de dios”.

Yo vi que la vida es bella, yo vi que existe el amor.”

Entradas relacionadas:

Un siglo de canciones (todos los posts)

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

14 Respuestas a “Un siglo de canciones 130: “La Mano De Dios” (por Rodri)

  1. Fannie Villarreal

    Por aquello de que la vida sigue y la modernidad, los mercadonas e hipercores y los grandes supermercados de barrio, ya desaparecieron estos entrañables hombres de nuestras calles y se ha quedado mudo el hermoso pregonar de sus mercaderías. Junto a ellos, también se perdieron los pregoneros que compraban ropa vieja, lana, chatarras, botellas y papel. Eran otros tiempos, ni mejores ni peores que los actuales, distintos. Hace muchos años, y cuando ya se estaba echando en falta su presencia, dejé el testimonio de ellos en un soneto sin otra pretensión literaria que el fijarlos para siempre.

  2. Así , sí:
    Rodri y Dante (con permiso de Adrián), os dejo un enlace que os va a gustar. Atención a la última foto de “las ventas del espíritu santo”. Pone que es de 1938, pero yo la creo posterior. Está hecha desde la plaza de toros mirando hacia el cementerio, cuya torre inclinada (la reconstruyeron en los 70 ante el riesgo de que cayera sobre los viandantes) se recorta en el horizonte. En primer plano se ve el puente de Ventas (sobre el arroyo Abroñigal, recordemos que Indalecio Prieto impulsó la construcción de la “Gran Avenida del Abroñigal” durante la república, vial que soterraba ese arroyo. Hoy la conocemos como M-30).

    http://urbancidades.wordpress.com/2008/09/22/900/

    • Dante

      Caramba, Antonio, compartimos los mismos territorios comanches de infancia y juventud: San Emilio, Ricardo Ortiz, Bami…en el parque, lleno de ciruelos, de la plaza, hacíamos gimnasia los chavales del colegio-academia “Studium”. ¿Conociste a la banda de “El Peli”?. Recuerdo en la carretera del Este, a la altura del parque Bami, una pastelería con las mejores pastas de, por lo menos, la zona.
      Recuerdo la sidrería pero no a Domingo. Algunos personajes: José Antonio, chepita del barrio, cuyo hermano, pequeño, “Macua”, jugó en el Real Madrid, ganando una copa de España con los juveniles, Acabó jugando en el Osasuna después de una cesión; el boxeador Tony Ortiz, campeón de España y de Europa, creo…mi memoria no está en su mejor momento.

      • ¡No había visto esta entrada tuya, Dante, disculpa que no te contestara antes! Obviamente tú y yo hemos sido muy vecinos en nuestros años mozos. Yo aprendí a leer en el Studium (don Vicente creo que se llamaba el director, que vivía en el portal de al lado del mío). La banda del Peli no me suena, yo enseguida me fui al Ramiro gracias a un enchufe y dejé un poco de vivir el barrio hasta la adolescencia. Sí recuerdo a Tony Ortiz, pero sólo de verle. La excelente pastelería que dices (comparto tu juicio) se llamaba y se sigue llamando La Gloria, aunque ya no son los mismos pasteleros (de serlo se trataría de Matusalén y su señora). Pero en mi familia sigue siendo tradición comprar allí el roscón de reyes, de muy buena calidad.

  3. Rodri y Dante (con permiso de Adrián), os dejo un enlace que os va a gustar. Atención a la última foto de “las ventas del espíritu santo”. Pone dEstá hecha desde la plaza de toros mirando hacia el cementerio e ve el puente de Ventas (sobre el arroyo Abroñigal, recordemos que Indalecio Prioeto, impulsó la construcción de la “Gran Avenida del Abroñigal” durante la república, vial que soterraba ese arroyi. Hoy se llama M-30. durqante la república. http://urbancidades.wordpress.com/2008/09/22/900/

  4. Tremendos recuerdos. Yo vivía al otro lado de Alcalá (cuando nací se llamaba todavía Carretera de Aragón (después, con el desarrollismo, “Avenida”). Era el territorio natural de El Fari. Por allí había un Club con jardín y a veces flamenco en vivo, el Julicel, en el que no creo que tú actuases, Rodri, por que según mis vecinos de escalera estaba lleno de “señoritas que fumaban y hablaban de tú”. En la puerta del Club Canciller esperaba yo el autobús del Ramiro con el resto de los chicos del barrio. Por la tarde mi madre me venía a buscar al mismo sitio y, sabedora de que era un tiquis miquis que no comía nada en el colegio, me invitaba a una merienda con churros en El Paleto.
    ¡Coño, la hermana de un amigo me deslizó un día allí, mientras esperábamos el bus en la puerta del Canciller y en una hoja cuadriculada arrancada de un cuaderno escolar, una de esas declaraciones de amor diezañero, tan tierna que se me acaba de aparecer de repente en la memoria debajo del barniz de los años! (Rodri, te declaro culpable de este “pentimento”, gracias).

    • Dante

      Antonio, recordarás entonces, en esa carretera de abajo (puente de Ventas) arriba (Cruz de los Caídos), los cines Ventas, Iberia, Aragón, Lepanto y Mundial ¿no? Yo también emigré de la parte Barrio de la Concepción a la otra orilla, La Elipa. Por allí estaban los Burning y el Ordovás, entre otras chusmas, inolvidable “el úlceras”, los gemelos de MF….

      • En efecto, amigo Dante, gran despliegue de cines de programa doble a lo largo de toda la carretera de Aragón. En cuanto a La Elipa, es para mí más recuerdo de adolescencia que de infancia, entre otras cosas porque de niños nos estaba prohibido adentrarnos en aquellos territorios. Lo controlaba la muy temida “Banda de Calvo Sotelo” (el nombre de la colonia de viviendas que bordeaba la calle Ricardo Ortiz) que era muy temida. A mi me descalabraron una vez en una pedrea cuando defendía contra ellos nuestra posición en Bami, heroicamente y con orografía adversa (sus proyectiles nos caían desde el altozano de la Carretera del Este, hoy Avenida de Daroca); y encima cuando llegué a casa, en vez de restañarme la honrosa herida como había visto hacer en el cine Ventas con los cowboys, me cayeron las del pulpo (sólo igualaba en ferocidad a los de La Elipa la Banda de de San Pascual, en el barrio antiguo de la Conce, por donde hoy está el polideportivo). Eso sí, en cuanto tuve quince años me aficioné al rito del aperitivo en la sidrería Zaballa, en plena calle de San Emilio y regentado por Domingo, (un santo bajado a la tierra, qué paciencia), en cuya terraza uno de mis otrora rivales de pedradas me enseñó a acompañar a la guitarra “Can’t find my way home” a cambio de unos botellines. Aún me la sé.

    • RODRI

      Y yo a tí, Antonio (de él que me acabas de provocar)
      Un domingo por la tarde, escalera interior de la casa de Embajadores, 14. Yo, unos diez años. Jugábamos mi amiga Merceditas, otra niña cuyo nombre no recuerdo y yo. En un momento en que nos escondíamos de Merceditas, aquella otra niña me soltó: “¡Oye! Como tu muchas veces vas al cine Pavón a la primera de la tarde, podíamos hacernos novios e ir juntos”
      Confieso mi cobardía y mi timoratez pero…salí corriendo.
      Parece mentira. Aunque hayan pasado casi 60 años, me ha venido a la cabeza la imagen de aquel momento. Y de mi vergonzosa reacción.
      ¡Jodé, que chocho estoy!

  5. RODRI

    Gracias, Dante.
    Me has dado un idea al hablar de la Sala Canciller donde yo actué con Los Continentales. Hablar un día, con permiso del Editor y Propietario de El Mundano, de las Salas de Madrid. Todas no las conocí, por supuesto, pero sí muchas. Y trabajé para las dos grandes familias de empresarios que se repartían cadenas de cines con salas de juventud, los Reyzabal (Canciller, Consulado, etc) y los De la Rosa (Imperator, Imperante, etc)
    Tienes toda la razón con la “belleza” de la Avenida Donostiarra.

  6. Dante

    Yo vi…construir la avenida Donostiarra -posiblemente el barrio más feo del mundo-. Era una zona de terraplenes y cuevas que dieron lugar a siniestras leyendas de vampiros locales. El caso es que los chavales, mientra nos bañábamos en las charcas que la lluvia y algún manantial dejaban, nos encontrábamos por esos parajes algún revolver oxidado y huesos humanos. Recuerdo como a la sombra de los carteles de Banús, los guardas de obra cultivaban tomateras que eran esquilmadas por mi panda con dedicación. En la sala Canciller asistí a mis primeros conciertos en directo: Los Relámpagos y grupos así. El barrió se cerró al construirse la M-30 aunque quedó comunicado por el puente Calero.
    Gran entrada, Rodri.

  7. Pingback: Dos pacientes con VIH se "curan" luego de trasplantes + MORE | INFORMADORES.INFO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s