MAR de copas

Quico Alsedo

Supongo que habrán conocido la noticia del pedo de Miguel Ángel Rodriguez -cuadriplicaba la tasa de alcohol- que terminó con el personaje embistiendo a tres coches aparcados, de forma consecutiva. Sucedió el pasado 3 de mayo en las cercanías del madrileño parque del Retiro.

Ayer compareció en el juzgado y Quico Alsedo en El Mundo informa: […] Miguel Ángel Rodríguez, que ha salido de los juzgados muy sonriente, ha querido puntualizar que los daños causados son de 1.750 euros, o sea que sólo rocé esos coches, pero ya he pedido disculpas a los afectados y comprendo que a partir de ahora mi comportamiento debe ser ejemplarizante”. Rodríguez ha negado que cuadruplicara la tasa de alcoholemia -“no, no, no”, ha dicho sin más cuando se le ha preguntado-, pero ha reiterado que ha pedido disculpas a las víctimas y que hará “algo” en el futuro para dar otra imagen a la sociedad. ¿Qué sería ese algo? “No lo sé aún”, ha afirmado.  […]

Antes de continuar conviene recordar que los problemas judiciales del exportavoz del gobierno de Aznar son más amplios. Perdió la demanda que le interpuso el Dr. Montes. Recurrió. Volvió a perder. Y hasta donde sé todavia no ha pagado ni ha cumplido con la sentencia.

El lunes Javier Pérez de Albéniz nos contaba en su blog que había coincidido con él. Fue el domingo en el restaurante El Rancho de Avila. Estaban en mesas separadas pero el impresentable vociferaba para hacerse notar.

[…] MAR es un necio de manual. Ante el asombro de los clientes del restaurante, encadenaba sandeces dirigidas más allá de sus compañeros de mantel. Un mantel, por cierto, con vino tinto y whisky Macallan. Frases que pretendían ser graciosas, que se regodeaban en sus propias miserias, que rebotaban en las paredes inundando el restaurante de mierda. Chascarrillos fruto de la soberbia, de la ignorancia y sobre todo de la estupidez.

“En Madrid, tortas como las mías trescientas” (risas).

“No, no me traiga otra copa que tengo que conducir” (risas).

“Me tendré que tomar otro Macallan, y pídele algo a Alejandro no vaya a estar yo solo en el calabozo” (risas). […]

Me parece un retrato fiel de este tipo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s