La peor temporada de Sergio Ramos

Albert Gea Reuters

Sergio Ramos volvió a demostrar ayer que esta es su peor temporada. Le elijo a él como resumen del mal partido del Real Madrid en Zaragoza. Y van… en una Liga mal llevada desde el principio. Arbitrajes aparte -favorables al actual líder- esta competición se perdió desde su inicio. Las primeras 10 jornadas marcaron el erróneo camino. El defensa sevillano, quien lució el brazalete de capitán en La Romareda, tuvo mucho que ver con lo sucedido. Sin olvidarnos del irregular estado de forma de Iker Casillas.

Anoche Ramos perdió todos los duelos por alto con Postiga. En la primera mitad una cesión de cabeza a Diego López casi es gol. En la segunda parte un pase atrás al meta se queda corto y DL sale del área para despejar con el pie resolviendo el apuro. En el 1-0 de Rodri, minuto 6, no sé sabe donde estaba el de Camas. Pepe salió a cortar un balón. No cumplió su objetivo plenamente pero la pelota le llegó a Modric. Este falló en su control y la perdió. Este error fue fatal. Y Rodri se coló solo por el centró y fusiló al portero madridista. Solo Arbeloa acudió a ayudar, cubriendo la salida de Pepe. Sergio Ramos estaba en las nubes, como gran parte de esta temporada.

Ya lo avisó Mourinho, tras la derrota en Sevilla contra los de Michel (por entonces entrenador de los hispalenses), cuando dijo que algunos jugadores tenían la cabeza en otro sitio. Inmediatamente pensé en Ramos y también en la responsabilidad del entrenador al respecto. Días después me enteré que el jugador había solicitado permanecer en la capital andaluza tras el encuentro, para atender unos asuntos personales (un negocio de restauración que salía a subasta pública y competía contra Carlos Herrera). Llegados a este punto conviene recordar que después del partido liguero de ese fin de semana jugábamos en el Bernabéu contra el Manchester City (Champions). Mou no le dio el permiso y tampoco le alineó contra el City. La prensa, tan afín a él y contraria al entrenador, no aireó el incidente. Solo sé supo del castigo. El cual resultó obvio al no verle en el campo.

Las tontunas de Sergio Ramos no solo se reducen a este capricho que acabo de relatar. También está la tontería de la camiseta de Özil. Asunto descubierto por Marca. Me sonó a amenaza mediática. Un aviso para el futbolista, no fuese a desviarse y olvidar con quien se juega los cuartos. Como ya había sucedido anteriormente, cuando le descubrieron que tras ser sustituido en vez de quedarse a ver el resto del encuentro se había ido a los toros. De cualquier manera son hechos productos de su falta de cabeza.

Las filtraciones, suyas o de su entorno, son para echarle de comer aparte.

Los cinco partidos de suspensión de esta Liga, por insultar a un árbitro, son su mayor pecado de esta temporada. Peor que sus errores contra el Manchester United en octavos de Champions. El 0-1 del Bernabéu es un fallo suyo: Welbeck se le va de la marca y cabecea a gol. El 1-0 de Old Trafford es su autogol. Ambas jugadas elevaron enormemente las dificultades para superar la eliminatoria. Pero él solo tuvo palabras para quejarse de la falta de cariño en las declaraciones del mister.

No puedo dejar de pasar por alto esas entradas al limite dentro del área. Siempre polémicas (¿son penalti o no?). O algunos despejes blandos hacia el centro y no a las bandas.

Caprichoso, vanidoso y millonario. ¿Cuál será su cociente intelectual?

P.D.: la mejor noticia del partido contra el Zaragoza fue la actuación de Marcelo. Invita al optimismo.

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

14 Respuestas a “La peor temporada de Sergio Ramos

  1. Lo de El País y, en especial, lo de Diego Torres con el Real Madrid y Mourinho… no tiene nombre. Torres lleva tres artículos esta semana que son pura demagogia. Qué pena.

    Aquí el de hoy: http://deportes.elpais.com/deportes/2013/04/19/actualidad/1366397867_570130.html

    Brillante blog éste ;=)

  2. Manolo Fernández

    No seré yo el que baje a un jugador de su “pilar” o le recete “carbón”, pero después de unos cuantos (nunca serán demasiados) años como madridista me puedo permitir el recuerdo de romperme el pecho cuando leo (sin pagar, por supuesto) a Diego Torres (che, viste) dejar en 11 años la suplencia de Casillas (Del Bosque parece ser que pasaba por allí) y anotarle como el “salvador” de la Novena (que es el último rezo de los antimadridistas).
    Ramos está para la suplencia y para hacerle palmas a Casillas. Pilar y carbón a partes iguales. ¿Y un “intercambio”?.
    Donde dije Diego… digo Diego.

  3. Slowhand

    Amén.
    Abundando en lo dicho, sugiero consultar la portada de Marca del 29 de octubre de 2008. A ver si notáis un ligero cambio de rumbo en el trato al Baresi de Camas, encargado y nunca maestro en tirar el fuera de juego de la línea defensiva del Real Madrid.

    Salu2.

  4. RODRI

    Completamente de acuerdo con el análisis del partido y del análisis más amplio de Ramos. ¡Y es mucho más lo que DA que lo que recibe! ¿Que es lo que pasa?
    El desafecto.

  5. Dante

    Impecable entrada, Adrián. Del partido no digo nada porque no lo vi. Suscribo todo lo que comentas de Ramos. Es el jugador más demagogo que yo recuerdo del Madrid: mucho golpe de pecho (a mi Sabino que los arrollo) y mucha soltura con los amigeguetes de la prensa -no importa que sean antimadrisdistas con carné- y muy poca concentración en los partidos del equipos que le paga. Lo vengo diciendo desde hace mucho: es un peligro en nuestra área; pero como es muy guay y quiere mucho a sus compañeros de Selección-no importa que estos siempre que pueden dan una patadita (¿verdad Xavi?) en las espinillas del Real Madrid- pues la acorazada le ríe las gracias (¿verdad, Lama?). Si aquella amenaza (si sigue Mou, nos vamos unos cuantos) es cierta no debería seguir en el Madrid.

    • Dante pensaba en ti y en tus comentarios cuando escribí “No puedo dejar de pasar por alto esas entradas al limite dentro del área. Siempre polémicas (¿son penalti o no?).”

  6. Luismita

    Cuando tanto arrecia la campaña perrodística en favor de Iker Casillas y de Sergio Ramos, era de suponer algo así, es decir, que estuvieran tapando una mala trayectoria deportiva.

    • Aguda observación Luismita. No había caído en ello. Y además explica la dependencia que ambos tienen de los medios (más allá de sus novias o ex): les protegen cuando no dan la talla como bien apuntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s