Y con Khedira llegó la goleada

AS

Tras una primera parte plana, plana (0-0 al descanso), salió Khedira y con él llegó la goleada (4-0). A las 13:00 horas el bueno de Sami sacudió a su equipo del sopor y reventó al rival. Su presencia adelantó la linea de presión del Real Madrid y por tanto se ganó presencia cara a la portería del Getafe. Y a pesar de los cuatro tantos encajados su guardameta Moyá fue el mejor de los suyos. Una vez más el cambio de piezas de Mourinho -en el intermedio- volvió a funcionar. El principal beneficiado fue Cristiano Ronaldo (hat trick al canto). Pero vayamos por partes.

Mou, con la vista puesta en la ida de las semis de Copa contra el Barça, dio descanso a Xabi Alonso, Khedira y Arbeloa (ni siquiera estuvo en el banquillo). Los medios especulaban sobre quien jugaría de portero. Nuevamente equivocaron el debate. En mi opinión estaba claro que jugaba Antonio Adán y la duda podía ser si el recién fichado Diego López estaría o no de suplente (lo fue y el descartado fue Jesús). También, como siempre, la otra cuestión era la de Benzema o Higuaín. Debe ser que la prensa deportiva se ha aburrido ya de este asunto. En mi opinión no es un tema baladí y más si tenemos en cuenta que el miércoles vienen los azulgranas. Por supuesto respecto a las posibles rotaciones no recuerdo haber leído o escuchado nada en los días previos.

Así que con Adán bajo los palos la defensa formó con Sergio Ramos en el lateral derecho, Carvalho y Albiol de centrales, y Fabio Coentrao por la izquierda (¿Varane también descansó o la pareja de ayer fue una prueba cara a las semifinales?). Michael Essien y Luka Modric eran los mediocentros, Mesut Özil de enganche, Ángel di María y CR7 por las bandas y el Pipita de delantero centro.

El equipo no carburaba. El Getafe daba leña, especialmente Sarabia (un ex) y Gavilán. Ambos tapaban bien los costados y contaron con la pasividad arbitral (las primeras tarjetas que vieron debieron ser la segunda y tercera respectivamente). Los visitantes se cerraba bien, nos desarmaban, pero no creaban peligro. El Madrid tampoco. Essien aportaba solidez defensiva pero nada más. Modric no movía al equipo. Se podría decir que es un jugador muy regular: nunca deslumbra y su mediocridad resulta alarmante. Se le ha fichado a precio de crack, y de momento no lo ha demostrado (igual sucede como con Benzema, al menos eso espero). La chispa, el picante, era solo cosa de Di María. El Fideo bregaba arriba y abajo. Desbordaba pero no encontraba demasiados apoyos, salvo Ronaldo y Özil. Higuaín estaba desaparecido y fuera de sitio. No remató ni una sola vez (tuvimos que esperar al minuto 13 de la segunda mitad para ver su primer disparo). De hecho en estos primeros 45 min. solo chutaron Di María y Ronaldo dos veces (1 de falta), una Modric y otra Özil (marró una clara ocasión y en dos buenas jugadas posteriores ya no se atrevió a intentarlo). Poco bagaje para estar en el Bernabéu.

El 1-0 se produjo en el 53 y resultó tan providencial como la aparición de Khedira tras el descanso. Moyá protestó que hubo contacto con Carvalho a la salida de un córner. El caso es que el portero hizo una mala salida y el salto entre ambos fue fuera del área chica (otra cosa es que el portugués hubiese empujado con su brazo; no he visto las repeticiones así que no puedo ni debo pronunciarme). El contacto por tanto no es falta. Ramos aprovechó que la pelota quedó suelta y metió el pie.

La entrada de Khedira por Albiol remodeló la composición del equipo. Essien bajó al lado derecho de la defensa y Ramos pasó a formar pareja de central con Carvalho. Khedira liberó a Özil, quien ya no tenía que bajar tanto para la conducción (dada la inoperancia del francés y el croata durante la primera mitad). El alemán se bastaba y sobraba para hacerse con el centro del campo. A su habitual repertorio de cortar el avance del contrario (parece un imán porque todas las bolas le van a él) añadió pases en profundidad (como el efectuado sobre Modric que supuso el penalti del 4-0, el tercero de CR7) y dos taconazos al primer toque que provocaron el pánico en la defensa azulona (ya le hemos visto anotar un gol de tacón).

Entre el 53 y el 71 le cayeron 4 al Getafe y bien pudieron ser más de no ser por Moyá. El 2-0 casi diez minutos después del 1-0 vino de una contra vertiginosa. Carvalho se adelantó y robó el cuero. Lanzó en profundidad a Özil. Le acompañaba en la carrera Cristiano, en paralelo y quizás demasiado pegado. Esto desconcertó a los defensores. Don Mesut le cedió la pelota al luso y este soltó un latigazo por el palo del largo del portero (quien sabedor de la querencia de Ronaldo por el palo corto había cubierto bien esa posibilidad). El 3-0 -a los 3 minutos del 2-0- nos recordó a Santillana. Un excelente pase de Di María desde el extremo fue cabeceado por nuestro goleador suspendiéndose en el aire. El tiempo se paró… hasta que el esférico cruzó la raya de gol y se alojó en la red.

Ronaldo y Özil estaban desatados (fueron ovacionados cuando les sustituyeron Benzema y Callejón respectivamente). El equipo se sentía seguro con la autoridad que mostraba Khedira. De alguna forma su performance de ayer me recuerda a la del Camp Nou de la Liga de la temporada pasada. Aquella noche se cenó a los culés. Ayer a la hora del aperitivo hizo lo propio con el Getafe.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

4 Respuestas a “Y con Khedira llegó la goleada

  1. Barbarroja&Licores

    Esther, què poco sabes de aventuras.
    Si no fuera por el mago Frestón que nos convirtió al lobo Mouriño en gatito gruñón…
    Mas Cristiano poco se aviene a componendas y en un arraque de furia acaba de un soplo con el Imperio Azulgrana.

  2. Esther

    Dios mío, la que os viene pasado mañana…

  3. Dante

    Gracias por la crónica, Adrián. Visto lo visto, hasta ahora, no entiendo el interés del Madrid en Modric. ¿No te parece que en cuanto nos mueven el balón nos descolocamos enseguida? Lo digo porque nos hicieron dos o tres contras que pudieron terminar mal y una costó la tarjeta de Albiol.
    Me gustaría ver a Kedhira en directo en el campo porque por la tele no se aprecia el trabajo que hace. A mi también, CR7, me recordó a Santillana en el cabezazo. Ramos en el lateral me pareció frívolo y perdió dos balones que nos ocasionaron peligro. Ayer sugerías que por ahí, por el hermano, podrían venir los chivatazos. Me temo que la amenaza pudo producirse por parte de los capitanes. Si fuera cierta, yo, en lugar de Floren, los había echado de la reunión y punto.

    • Dante llevas toda la razón en lo fácil que es descolocarnos, sobre todo si no están Alonso y Khedira (nuestras anclas).

      A mi lo de Modric -y espero estar equivocado- me parece un capricho. Caro. Y sin olvidar que Cazorla, Beñat o Borja Valero pudieron llegar por bastante menos.

      No creo en la amenaza ni el ultimátum.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s