Archivo diario: noviembre 8, 2012

El ministro que conoció a dios

Jorge Fernández Diaz, ministro de Interior, brilla con luz propia en el gobierno de Mariano Rajoy, el de los mejores (solo 3 hablan inglés y cuentan que el 30% de sus asesores carecen del graduado escolar). Es un privilegiado que tuvo la fortuna de conocer a dios. Fue en 1991. Como si de Saulo se tratase este encuentro enderezó su rumbo. El mismo lo cuenta así:

“Me encontraba de viaje oficial en Estados Unidos, invitado por el Departamento de Estado. Un fin de semana nos llevaron a Las Vegas. Allí, por medio de un gran amigo, que sin duda fue un instrumento de la providencia de Dios, Él salió manifiestamente a mi encuentro. Lo recuerdo y pienso en san Pablo: “Donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia”.”

Tener hilo directo con “la divina providencia” es el mejor aval para formar parte de un gobierno conservador, donde la influencia del Opus Dei es bastante obvia. Aunque dado el mal rumbo de las cosas patrias igual la relación se ha enfriado. Quizás por eso en una reciente visita a Roma el ministro le pidió al papa Benedicto XVI que rezase por España. ¿Y que hacía Don Jorge en la capital italiana? Estaba de visita oficial, pero no relacionada con su desempeño al frente de Interior. La razón era otra: presidió la delegación oficial española que asistió a la canonización de la monja española Carmen Sallés y Barangueras, fundadora de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. Ejemplar. Tras la ceremonia se acercó a saludar a BXVI en el interior de la basílica de San Pedro.

Es de suponer que la petición papal, como último recurso, responde al fracaso de dos intentonas previas. Una fue fruto de una intervención directa suya, y la otra de la ministra de ¿Empleo?. En ambos casos se gestionó la mediación de vírgenes. Tan cercanas y próximas al dios padre e hijo. Doña Fátima se encomendó a la del Rocío para mejorar las cifras del paro. A la vista del aumento del desempleo queda claro que esta gestión no fructificó. Tampoco la condecoración de la virgen del Pilar decretada por el ministro Fernández dio el resultado apetecido.

¿Qué inconfesables pecados habrá cometido JFD para haber perdido el favor celestial? ¿Tendrá la culpa Zapatero?

Y como las desgracias nunca vienen solas el ministro que conoció a dios se ha llevado otra bofetada: el Tribunal Constitucional ha tumbado su proyecto estrella, oponerse a las bodas homosexuales. El matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido validado, así como la adopción. Si fuese coherente, como afirma, debería dimitir y no alentar la rebelión del poder eclesiástico. Quizás entonces volvería a recuperar el favor divino. E irse de hostias con dios

.

10 comentarios

Archivado bajo Política, Religión