Archivo diario: octubre 17, 2012

Traspiés de La Roja

Las desgracias nunca vienen solas, y la última jugada del encuentro fue el súmmum de una serie de infortunios: empató Francia en los segundos finales. En un gilicórner Santi Cazorla pierde incomprensiblemente la pelota, la recuperamos y Juanfran en el centro del campo intenta un regate innecesario, le sale mal, y la contra francesa termina en gol, tras una buena internada de Ribery.

Quizás el resultado sea justo por los méritos de unos y otros. La primera parte fue nuestra (muy buena primera media hora, presionando arriba, recuperando, y jugando en campo contrario), y la segunda de ellos (sobre todo tras la lesión de Arbeloa). Pero la historia del 1-1 en el Vicente Calderón gira alrededor de la fortuna, o más bien de su carencia. Solo hubo una jugada en la que nos favoreció la suerte: el gol anulado a Francia, cuando ya ganábamos 1-0.

La mala racha comenzó con la lesión de Silva (min. 13). Entró Cazorla, quien había sido titular frente a Bielorrusia. En esa goleada del 12 de octubre que no pudo ser televisada (la que se hubiese liado con ZP en La Moncloa). Cesc Fábregas, el peor de la selección, falló un penalti que no debía haber tirado (el jugador designado es Xabi Alonso). Se lo hicieron a Pedro. Y me gustaría que alguien me explicase porque lo tiró el insufrible Fábregas. Cada vez me cae peor este futbolista. Su actitud deja mucho que desear, y su falta de deportividad empieza a ser notoria. En el 5 de la segunda parte se lesiona Arbeloa (le sustituyó Juanfran). El rojo de La Roja realizaba sus dos primeros cambios forzado por las circunstancias. Su capacidad de reacción para modificar el rumbo del duelo quedaba limitado a un solo reemplazo. Poca cosa para lo que quedaba por jugar.

Salir Arbeloa del campo y aparecer Ribery fue todo uno. Estuvo ausente hasta entonces, pero a partir de ese momento surgió, y activó a Karim Benzema. Además Deschamps dio entrada a Valbuena. Benzema ya tenía con quien asociarse. Y creó peligro. Mucho peligro. En el 88 se retiró tocado, y su sustituto, Giroud, empató unos minutos después.

El 1-0 fue obra de Sergio Ramos. Xavi botó un saque de esquina. El de Camas cabeceó al poste. Mientras se lamentaba de su suerte, Pedro recogió el rechace y el esférico volvió a Ramos. Fusiló a la red. Aprovecho para destacar a Pedro (venía de marcar 3 goles en el “invisible” enfrentamiento con Bielorrusia): interviene en el tanto, le hacen penalti, estuvo incisivo, activo todo el partido. Sus ganas y acierto contrastan con su compañero de club Andrés Iniesta. El catalanizado Iniesta parece falto de ritmo (acaba de salir de una lesión). Y cuando él no está se resiente gran parte del potencial creativo del equipo donde juega. Y si a esto añadimos la perdida de Silva y la penosa actuación de Cesc le estamos dando demasiadas ventajas al rival.

Con el 1-1 me parece ventajista criticar el trueque Iniesta/Torres del 75. La incorporación de Javi Martínez podría haber sido más adecuada. Una decisión amarrategui para reforzar nuestro medio campo e intentar cerrar el partido. Cualquiera de las dos decisiones van en función del resultado. En mi modesto parecer la opción elegida por Del Bosque, Torres, fue la adecuada: Francia volcada al ataque dejaba espacios, y esos huecos los podía aprovechar el Niño. También es cierto que Xavi y Alonso quedaban desprotegidos, solos ante el peligro. Porque Cazorla tampoco carburaba ya como debía.

El primer puesto del grupo pasa por ganar todos los partidos y esperar a que ellos pinchen. Si no lo hacen, y conseguimos resultados similares, nos jugaremos la clasificación al Mundial de Río en París.

7 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol