Fracaso Olímpico de La Rojita

El fracaso Olímpico de La Rojita ha sido estrepitoso. No hay por donde cogerlo. Ni excusas que valgan (contra Honduras reclamamos dos penaltis no señalados, un par de cesiones, y la mala suerte de tres remates a los palos). Nos han eliminado del torneo sin haber marcado un solo gol en dos partidos jugados, contra Japón y Honduras. Hemos perdido ambos por el mismo resultado (1-0).

Nos despedimos contra Marruecos. Y espero que también sea la despedida de Luis Milla, el técnico responsable de este desaguisado.

P.D.: el antideportivo espectáculo ofrecido por la mayoría de nuestros jugadores después de la pena máxima no pitada sobre Rodrigo (a poco del final), y al acabar el partido, fue lamentable. Y grave, muy grave. Tanto como que algunos futbolistas no deberían volver a la selección, sea cual sea la categoría. Y estoy pensando sobre todo en Iker Muniain.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

11 Respuestas a “Fracaso Olímpico de La Rojita

  1. Antonio Perea

    No nos engañemos: En realidad el destino de la olímpica es el mismo que hubiera correspondido a la absoluta en la última década si no tuviéramos entre los palos a un tipo llamado Iker Casillas que nos ha ido salvando penalti tras penalti y eliminatoria tras eliminatoria. La cabeza que yo pido es -de nuevo- la del “siniestro tikitaka”. Sus detractores encima del cabreo por haber los nuestros perdido, tenemos que comernos el cabreo adicional de haber visto cómo anoche, en treinta minutos del segundo tiempo, los únicos del campeonato en los que se jugó un fútbol “normal” -es decir, sin esa siniestra anormalidad táctica que algunos iluminados quieren convertir nada menos que en seña de identidad de nuestro fútbol- los olímpicos desplegaron un juego vertical bonito y eficaz, con el adversario controlado y sólo desbaratado por los palos y el arbitrucho. (Y que conste, Vogel, que llevo mi medicación al día y vi enteros los dos partidos).

    • Antonio, lo de Casillas está muy bien pero no tiene nada que ver con esto. Ni pinta nada aquí. Porque en los 2 goles encajados por De Gea no pudo hacer nada. Le falló la defensa. Y en el primer partido. contra Japón, fue nuestro mejor jugador (otra cosa es lo preocupante que resulta que ante un equipo inferior el portero sea tu mejor jugador).

      Eres un talibán anti tiquitaca (o como se escriba) en la misma medida que lo son los pro tiquitaca. Al fútbol se puede jugar bien de varias formas. Y unas no excluyen a las otras. Pero siempre gana el que más goles mete (o menos recibe, que para algo los equipos se construyen desde atrás). Si juegas bien de una forma será divertido, pero si lo haces mal será un pestiño. Y esta obviedad es aplicable al 4-4-2 en rombo o sin él, al 4-3-3, al 3-3-3-1, etc.

      • No puedo seguirte en cuanto a conocimiento táctico y prefiero el apelativo “forofo” que “talibán”, que tiene una connotación violenta (como “hooligan”), pero creo entenderte y sí, lo soy. No soporto los pasecitos horizontales a ultranza con todo el mundo desplegado como para un rondo y sin que nadie desestabilice la línea de defensa del adversario; y cuando los pasecitos son en campo propio ya me parece una tomadura de pelo. El tiquitaca sólo funciona si se completa con una defensa tan sólida como la de la Roja (yo no culpo a De Gea de nada) y estrictamente a efectos clasificatorios o resultadistas, porque con el marcador en contra, como tú insinúas, no funciona. En todo caso, para ganar el partido (meter más goles que el contrario, o al menos meter alguno) se requiere de la presencia de eso que ahora llaman “falso nueve”, qué manía de inventar términos, un líder con licencia del entrenador para perforar esa línea de defensa a base de conducción de balón pura y dura -como en los años cuarenta- con tanto más éxito cuanto mayor habilidad individual demuestre en ello. Los demás, entonces sí, le acompañan atentos a un rechace. En fin, fútbol de parque de barrio. Y del malo.

  2. Manolo Fernández

    Coincido con todo lo que escribís, pero debo subrayar a Milla como máximo culpable. Ante Japón y ante Honduras tuvo que rectificar una alineación sorprendente en algunas posiciones. No hay jugadores de banda y la defensa es de circo. ¿Qué hacen en esa selección nombres como Montoya, Koke o Isco?. Y ya no digo nada del bochornoso espectáculo de Javi Martínez (¿de qué juega este?) y de Muniain (Bart Simpson en estado puro). Si no dimite Milla que lo cesen.

    • Manolo a Javi Martínez ya le vimos el plumero en San Mamés, cuando vestido de calle -había sido expulsado- entró en el campo, al acabar el partido, para increpar a CR7. Ya lo comentamos en su día. Y no entiendo la obsesión de ponerlo en el centro del campo (está Romeu para suplirle) cuando ha jugado de central todo el año (y ayer además había una baja por expulsión del central Iñigo Martínez en el 1er partido). Lo de Botía es infumable: el Sporting bajó a segunda división.
      Como habrás podido leer yo también pido la cabeza de Luis Milla.

  3. Dante

    Lleváis razón pero, y sin que sirva de precedente, anoche se perdió por el árbitro. En todos los partidos que he visto de la selección olímpica (me niego a llamarla “rojita”) ha jugado muy mal. No entiendo bien algunas alineaciones y tampoco algunas ausencias. Milla debe dimitir, es su responsabilidad.

    • Dante lo del árbitro no me sirve (y los 3 postes tampoco). Es una vuelta al pasado (Tassotti, Corea, Cardeñosa, etc.). Vamos a los datos: no jugamos en JJOO desde hace 12 años (los Juegos del 2000) y en 180 minutos -2 partidos- solo hemos jugado bien en 45. La segunda mitad de ayer. No hemos marcado ningún gol. Hemos perdido contra ¡Japón y Honduras! por 1-0. Con solo haber anotado 1 tanto en uno de los dos partidos aún tendríamos posibilidades de clasificarnos (ganando a Marruecos). No es de recibo pretender llegar a la final jugando bien solo una parte de cuatro y sin meter gol.

  4. RODRI

    El descontrolado comportamiento de Muniain había empezado mucho antes del lamentable final. Estamos en unos Juegos Olímpicos. Espero que alguien diga algo. No me gusta Milla pero no es el responsable del barriobajero espectáculo. Han sido algunos jugadores.

    • Llevas razón Rodri: Milla no es el responsable de lo macarras que son algunos jugadores. Pero sí es el responsable, como entrenador, de sus jugadores. Y del juego. Y por supuesto de quedar eliminados a las primeras de cambio: dos partidos jugados, dos perdidos, y no se marcado un solo gol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s