Archivo diario: junio 8, 2012

¿Se disculpará PRISA?

¿Se disculpará PRISA? Tienen motivos de sobra para hacerlo. Se podría citar la lamentable selección de algunos de sus tertulianos, hoy ministros en el gobierno de Rajoy: el denostado Wert y el titular de Interior, quien lleva camino de convertirnos en un estado policial. Y la palma desde luego se la llevan con Mercedes de la Merced, habitual que era del programa La ventana de Gemma Nierga. Consejera de Caja Madrid, vocal de BFA (la matriz de Bankia), recibía unos emolumentos anuales de la entidad quebrada por un importe de 376.000 euros (así luce de contenta en el montaje de Bankia). Para no ser economista y sí de Letras (es licenciada en Filosofía) no está nada mal. Pero nunca hubo interrogantes sobre la marcha de la entidad en el programa de radio. Si acaso noticias positivas tipo la creación del grupo, la salida a Bolsa,… Es decir algunos de los factores que han conducido al batacazo más importante de la historia financiera de España.

Alberto Ruiz-Gallardón y Rodrigo Rato han sido los políticos del PP más protegidos por Cebrián y el difunto Polanco. Pocas críticas se han podido escuchar, leer o ver en sus medios.

La amistad entre el actual ministro de Justicia y el fundador del grupo es conocida en los cenáculos madrileños. Los jueves por la noche compartían mesa y mantel en Casa Lucio (les acompañaba el armador Fernandez Tapias, Fefé). En un país anglosajón o del norte europeo su vida personal hubiese acabado con su carrera política (lo mismo puede aplicarse a Divar). Su relación con la cúpula del poderoso grupo mediático le sirvió para tapar su calamitosa gestión económica: tras arruinar a la Comunidad de Madrid hizo lo propio con la capital del Reino.

De todas formas el campeón en estos asuntos de protección periodística es Rato. Su espantada del FMI fue un hecho difícil de ocultar, prácticamente imposible. Pero no se hizo sangre del asunto. Como debiera haber sido el caso. El grupo, con Juan Luis Cebrián al frente, fue exquisito en su tratamiento de la noticia. Y rápidamente pasó al baúl de los recuerdos. ¿Tuvo algo que ver la novia de Don Rodrigo?

Alicia González conoció a su actual pareja cuando trabajaba en su gabinete de prensa en el ministerio de Economía. Si les confirmo que González es periodista económica de PRISA igual van cerrando el círculo. Colaboradora de El País, Cuatro, CNN +, y Cinco Días no se la conocen opiniones sobre el affaire Bankia. En cambio en Onda Cero, cadena de la competencia, sí habló del asunto (de pasada y defendiendo). Poseedora de información de primera mano no la ha usado. En un claro caso de conflicto de intereses su vida privada se impuso a la profesional. Y sus compañeros tampoco entraron al trapo. ¿Corporativismo o compañerismo mal entendido? La mayor debacle de nuestra historia económica sucedió bajo sus narices y no fue detectada en la redacción.

Desde Mercedes de la Merced hasta Alicia González, pasando por sus superiores inmediatos, los gestores y directivos del grupo, etc., la noticia les pasó por delante. Y no se enteraron. ¿O no quisieron?

Quizás la explicación esté en la inmensa deuda que PRISA tiene con Bankia, desde los tiempos de Caja Madrid. Llegó a ser de 5.000 millones, la cuarta parte de lo que ahora se necesita para reflotar el desastre de Blesa y Rato (distintas fuentes rebajan actualmente la cifra a 3.500 millones, en un préstamo sindicado).

Es obvio que PRISA no responde a su público sino a otros aspectos, dejando la objetividad y la ética dentro de la caja fuerte de su Consejero Delegado. Insisto: deben disculparse. Y seguro que no lo hacen.

9 comentarios

Archivado bajo Medios, Política