Archivo diario: abril 26, 2012

Y fallamos a los penaltis

Si en la tanda de penaltis fallamos 3 de 4 no merecemos jugar la final.

El partido no pudo empezar mejor. Con un Real Madrid vibrante, presionando. Y a los cinco minutos una mano en el área a disparo de Di María, tras un gran pase de Marcelo, fue señalada. La pena máxima fue transformada por Cristiano Ronaldo. Al cuarto de hora CR7 lograba el 2-0. Una recuperación de Khedira le llega a Özil quien le mete un pase de gol al portugués. En medio hubo una ocasión de Khedira (otra gran actuación, mientras aguantó, y salvó dos oportunidades alemanas en nuestra área chica), malograda porque Benzema le estorbó, y un remate de rosca desde la izquierda del francés (se fue fuera por poco, por la escuadra del palo largo). Pero de repente con un resultado favorable de 2-0, el equipo se echó para atrás o le empujaron. Y pasamos a media hora de dominio del Bayern (sus mejores momentos de este doble enfrentamiento). Culminado con un gol de penalti, transformado por Robben (Iker Casillas tocó la pelota). Para mi aquí estuvo la clave de la eliminatoria: la Pepada. Su falta fue tan absurda como innecesaria. Mario Gómez no llegaba, pero Pepe le arrolla. Y el árbitro señaló el punto de penalti.

El único cambio que presentó Mourinho en la alineación fue el de Marcelo por Coentrao. Intervino en la jugada del primer tanto, cometió un error garrafal en una jugada en la que Robben se plantó solo ante Casillas, mientras él a varios metros de distancia observaba la jugada. A partir de ahí volvió a ser el futbolista que solía ser. Arbeloa, mi gran preocupación en la previa, parece haber recuperado el buen tono. Ribéry no fue el del partido de ida (el mejor del encuentro). Anoche Kroos le relevó en esta subjetiva valoración. Obviamente los goleadores (Robben y Cristiano) también cuentan. Y los guardametas, con dos penaltis parados cada uno.

La segunda parte estuvo más igulada. El miedo a encajar un tanto, que podría ser definitivo, pesaba mucho. Los nervios, la tensión, provocaban fallos en pases o precipitación en la elaboración. Era un ida y vuelta. Con Gómez bregando y rematando por alto y por bajo. Ronaldo generoso en su esfuerzo en ataque y defensa. Özil se vació en unas conducciones vertiginosas en los últimos diez minutos. Pero Benzema, nuestra referencia, activo en todo momento estaba torpón.

La prorroga fue de color blanco. Pero los cambios, entraron Higuaín, Kaká (en la segunda parte) y Granero, no surtieron el efecto deseado: marcar el tercero. El brasileño y el Pirata fallaron en el momento decisivo del remate (Granero intentó provocar un penalti en vez de jugar la pelota). Ronaldo, agotado por el esfuerzo, se trompicó un par de veces… Y llegamos a la lotería de los penaltis.

El primero en fallar (o acertó Neuer) fue Cristiano Ronaldo. Lo lanzó por el lado opuesto al que marcó al principio (quizás por cambiar y ser el mismo palo por el que remató el 2-0). Sorprendentemente Kaká chutó al mismo sitio. Y Neuer se volvió a lucir. ¿Por qué hizo esa elección? ¿No vio lo bien que se tiró el portero alemán en el lanzamiento de CR7?. El tercero lo mandó Sergio Ramos al segundo anfiteatro. Y San Iker detuvo dos, haciendo renacer nuestras esperanzas.

En resumidas cuentas sufrimos hasta el final. Y repito lo que decía al inicio: si en la tanda de penaltis fallamos 3 de 4 no merecemos jugar la final.

14 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol