Archivo diario: abril 15, 2012

El Madrid de Mou iguala el récord de 107 goles

El Real Madrid del amarrategui Mourinho, con su 3-1 sobre el Sporting de Gijón, iguala el récord de 107 goles. Y ya que estamos de marcas goleadores lo de Cristiano Ronaldo y Leo Messi ya es histórico. Si tuvimos que esperar décadas hasta que llegó Hugo Sánchez para igualar los 38 tantos de Zarra, la temporada pasada Ronaldo alcanzó los 40 (en su segundo año aquí). Y en esta, cuando todavía quedan cinco jornadas, tanto el portugués como el argentino ya llevan 41.

Clemente puso el autobús en el Bernabéu. Como era de esperar. Mou volvió a jugar con Marcelo, recuperado de sus molestias en la espalda. Sahin suplió al sancionado Xabi Alonso. Callejón entró por Benzema. Y Mesut Özil por Di María. Kaká se quedó en el banquillo y no apareció.

Özil no carburaba. Sahin pasaba sin pena ni gloria. Así que Sergio Ramos empezó a incorporarse a la linea de centrocampistas. Y por ahí estuvo casi todo el encuentro, recordando incluso al ausente Alonso en muchos pases pases largos (como en el que supuso el gol del empate de Higuaín en el 35).

Cristiano tenía encima al conductor del bus, al revisor y al cobrador. Marcelo le ayudaba. Y los blancos, con la incorporación a esa banda de un melifluo Özil, se volcaron por la izquierda. Pero no era fácil abrir huecos.

Arbeloa estuvo nefasto. Su primer error fue salvado por Casillas (Trejo se le plantó prácticamente solo en el área). El segundo terminó en penalti, transformado por De las Cuevas (0-1 en el 30 de la primera parte). También hay que decir que Pepe ayudó al no encimar a Trejo y dejarle espacio para su internada. Sahin fue testigo de excepción: no intervino. Y parece que Ramos le rebaño la pelota al delantero visitante con la mano. Afortunadamente el desaguisado se arregló unos cinco minutos después (con el ya mencionado tanto del Pipita). Nos fuimos al descanso con 1-1. Canella también. Le perdonaron la segunda amarilla (o roja directa, aunque más bien era naranja) en los diez últimos minutos del primer periodo.

Tan solo señalar que en esta primera parte le fue anulado un tanto a Higuaín, cuando el marcador señalaba 0-0. El juez y su auxiliar acertaron. Finalizando Sahin estrelló un balón en el larguero, al saque de una falta. Fue su mejor acción.

La segunda parte fue radicalmente distinta. Los míos volcados. Creando definitivamente peligro de forma constante. Un asedio continuo. Las entradas de Di María y Benzema (por Sahin y Callejón) reactivaron la ofensiva. Pero el gol tardaba en llegar. Rondaba eso sí. Hasta que un certero pase del Fideo, desde la derecha, fue cabeceado impecablemente por CR7. Corría el minuto 73.

El 2-1 era todo un alivio. Estallamos. Los nervios, la angustia, desaparecieron. Y comenzamos a disfrutar con el juego de nuestro Madrid. Apreciamos lo visto hasta ese momento. El esfuerzo, la entrega. Lo que intuíamos se confirmó: era imposible que el Sporting aguantase durante tanto tiempo. La victoria tenía que llegar.

Durante la celebración iniciática mientras coreábamos al autor del santillazo (unos cantábamos Cristiano y otros Ronaldo, debemos mejorar nuestra coordinación), y el jugador se besaba el escudo, un atento José Mourinho ordenaba el tercer cambio: Granero por Gonzalo Higuaín. Con el resultado a favor había que controlar mejor el tempo. No se precisaban tantos delanteros. La desesperación, las prisas, habían pasado a mejor vida. Y al poco (unos 5 min. después) Canella finalmente vio la segunda amarilla. Otra explosión de júbilo. El margen de sorpresa ya no existía.

Don Mesut más entonado en estos segundos 45 minutos por fin acertó con un pase marca de la casa: en profundidad, buscando el hueco y al compañero, y encontró a Benzema. El francés en carrera avanzó, controló y fusiló al meta. Era el 3-1 (min. 83). Al ratito le anularon uno a Pepe (él, Cristiano y un tercero que no recuerdo, estaban en fuera de juego).

Ahora hay que viajar a Munich, gran reto, y el sábado al Camp Nou, en lo que parece que va a ser la gran final de esta Liga.

12 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol