Archivo diario: marzo 5, 2012

Disfrutando en el Bernabéu

Los más viejos del lugar no solemos ver con buenos ojos los homenajes, tributos, o festejos previos a los partidos. Es pura superstición. Por eso cuando vimos un trofeo a la salida del vestuario de jugadores nos temimos lo peor. Rápidamente dedujimos que era la Copa de Rey de baloncesto. Y especulamos sobre las dificultades que nos pondría el Espanyol (a pesar del bache en el que parecía haber entrado a la vista de los dos últimos resultados obtenidos). El oráculo nos tranquilizó: 4-1 fue su vaticinio. Y los bocatas de pata negra hicieron el resto.

Efectivamente la plantilla de baloncesto saltó al césped del Bernabéu. Y se llevaron una merecida ovación. Bien ambientada por el speaker que recordó que se había logrado en Barcelona, y que ahora éramos el equipo que más veces hemos ganado esta competición (obviamente no hizo mención al fracaso en la Euroliga).

Los periquitos salieron muy bien plantados en el campo. Y en el Real Madrid tan solo Xabi Alonso parecía enchufado. Y fue imponiendo el ritmo del partido, y por supuesto el de su equipo. Sus compañeros del centro del campo fueron los primeros en respaldarle. Kaká, Khedira y Özil, cuajaron un sensacional partido. Los dos primeros además marcaron dos golazos, de los cinco del equipo blanco (Cristiano Ronaldo abrió el marcador e Higuaín hizo doblete). El brasileño y el alemán de ascendencia turca mostraron todas sus virtudes ofensivas, y una brega y lucha en el aspecto defensivo que tantas veces les hemos echado de menos.  Si Kaká y Özil siguen por este camino nuestro final de temporada puede ser glorioso. Porque si a sus indudables capacidades técnicas (conducción de balón, visión de juego, precisión en el pase, velocidad, desmarque) le sumamos el sacrificio, el nivel de peligro del equipo aumenta considerablemente. No es lo mismo que te roben el esférico cualquiera de los dos a que lo haga… o que estén cerca de quien recupera la pelota. Así sucedió ayer en varias jugadas (unas fueron gol y otras clarísimas oportunidades).

Me gusto mucho una disposición táctica que planteo Pochettino: cuando el Madrid sacaba córneres mandaba tres jugadores arriba. De esta forma fijaba atrás a cuatro defensores locales.

Del Madrid me gustó todo. Menos Carvalho. No estuve solo: fue abucheado. Su lamentable primera parte le dejó en el vestuario. Tras el descanso salió Varanne (¿qué pasa con Albiol?).

Higuaín y Özil fueron ovacionados cuando fueron cambiados (el argentino tras marcar su segundo tanto). Entraron Morata y Callejón respectivamente.

Fue un 5-0 y pudo ser un resultado más amplio. El Pipita marró dos ocasiones, CR7 su enésimo mano a mano (aparte de dos excelentes remates lejanos), son algunas de las jugadas que recuerdo ahora mismo.

Al Espanyol le falló la defensa, desarbolada por la avalancha de los All Whites. Raúl Rodríguez estuvo bastante desacertado. Y acusó las continuas “embestidas” del renacido Higuaín. Se retiró contusionado… probablemente quedó tocado por su fallo en el primer gol (Ronaldo).

La exhibición blanca vino precedida por la de Iniesta y Keita la noche del sábado. Entre ambos dieron buena cuenta del Sporting de Gijón. El Barcelona se impuso 3-1 (monumental vaselina de Xavi en el tercer tanto).

A los de Clemente se les puso el partido de cara nada más comenzar la segunda parte: empataron el partido y Piqué fue justamente expulsado (este chico parece empeñado en hacerle la competencia mental a Pepe).

El Barcelona clama por tres penaltis no señalados. Para mi claro, claro, fue el de la mano, el tercero. Luego viendo las repeticiones en la tele igual lo fueron los tres (como lo fue el cometido sobre Khedira en el Bernabéu, pero que en el campo no me lo pareció). En el primero, el que Alves interviniese en la jugada quizás influyese en la decisión arbitral. Le tienen tomada la matricula, conocen sus dotes teatrales.

Es probable que el árbitro tuviese mal conciencia porque mediada la segunda parte machacó a los asturianos a tarjetas. Aunque el récord lo batió el impresentable de Iturralde: sacó amarilla a 9 de los 10 jugadores de campo del Valencia en Granada.

Quedan 13 partidos y se mantiene la diferencia de 10 puntos entre Madrid y Barça, cuando faltan 39 por disputarse.


3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol