Archivo diario: febrero 20, 2012

A pesar de los 4 goles de Messi el Barça sigue a 10 puntos

A pesar de los 4 goles de Messi -el primer jugador que lo consigue esta temporada- el Barcelona sigue a 10 puntos del Real Madrid. En un inmenso partido del argentino los culés se impusieron 5-1 al Valencia (el quinto fue una preciosa vaselina de Xavi, en el segundo balón que tocaba). El marcador refleja la superioridad del juego blaugrana. Crearon un aluvión de oportunidades. Pero solo el acierto del argentino encauzó el resultado. Que se vio frenado por el portero visitante, un palo, y desaciertos en el remate final (recuerdo varias oportunidades: un par de Fábregas, Alexis, el propio Xavi en su primer contacto con el esférico, dos de Tello, etc.).

El Valencia salió buscando contras rápidas. Hubo tres seguidas que fueron cortadas por fuera de juego (bien señalados). Pero el peligro se veía venir. A pesar de Messi, enchufado desde el pitido inicial. El gran gol de Piatti en el minuto 8, en una de esas salidas vertiginosas, fue un espejismo. Y a partir de ese momento Iniesta y Cesc cogieron el mando del equipo, y cuajaron un partidazo. Messi ya estaba bien flanqueado.

El empate llegó en el 22, en un remate prácticamente sin ángulo. Algo que vengo observando desde hace un par de temporadas (típico en Higuaín, y de alguna manera similar al primero de Benzema el sábado), pero que no recuerdo del siglo XX. Al menos con la frecuencia que se viene repitiendo ahora. Y me parece una clara demostración del alto nivel técnico que han alcanzado los futbolistas de hoy en día. Cinco minutos después Messi anotó el 2-1. Los otros tres goles llegaron en la segunda parte, en el cuarto de hora final.

Anteriormente, y permítanme la digresión, los madridistas disfrutamos de lo lindo con nuestro equipo de baloncesto. Era la tercera final de Copa del Rey seguida que nos enfrentaba al Barça. Habíamos perdido las dos anteriores. Y esta se jugaba en la Ciudad Condal. Ambos equipos llegaban con 22 títulos cada uno. Se jugaban la supremacía histórica del torneo. Los de Laso se impusieron en todos los aspectos del juego. Dominaron el partido de principio a fin (los azulgranas nunca se adelantaron en el marcador). Solo hubo un momento en el que los locales fueron ese gran equipo que son: una fase en el tercer periodo en el que recortaron una diferencia de 11 puntos y se pusieron a solo uno. Otro espejismo..

Mi opinión al respecto de la final: primero, al rival le falló nuestro verdugo habitual, el gran Juan Carlos Navarro. No tuvo su día ni su torneo. Y eso que anotó, pero no fue decisivo. El enorme partido de Llull (23 puntos y MVP) y el último cuarto de Carroll (22 pts. 14 en el 4º periodo) sí resultaron decisivos. Además estuvieron muy bien acompañados (Suárez, Sergio, Bejic, Mirotic, Singler, etc.). En esta ocasión el movimiento de banquillo nos ha funcionado. Y finalmente, la estadística: el Madrid cumplió con su media de 90 puntos de anotación durante el torneo. El Barça cedió más de los 63 puntos que tenían de media por encuentro. 91-74 fue el resultado final.

El sábado en el Bernabéu a la civilizada hora de las ocho de la noche nos enfrentamos al Racing de Santander. En una gran primera parte el encuentro quedó visto para sentencia. La superioridad fue abrumadora. Tan solo empañada por un par de jugadas polémicas: la expulsión de Cisma por doble amarilla, y el 2-0 de Benzema.

Me sorprende el debate suscitado por aplicar el reglamento. Dos manos son dos tarjetas, y por tanto expulsión. No sé donde surge el problema. Del fuera de juego del francés no me enteré en el campo. No lo vi. Finalizado el partido, cruzando la Castellana, mi hermano me avisa que en la radio están diciendo que hubo fuera de juego. Me quedé de piedra. Luego ya en los resúmenes pude comprobar que efectivamente el mejor madridista arrancó en orsay.

Benzema, dos goles, cuajó otra gran actuación. Y eso que me dio la impresión que anda sobrado de un par de kilos. Este fue el lastre en su primera temporada y media con nosotros. Ahora, su confianza y autoestima está por las nubes, y el sobrepeso no parece repercutir en su rendimiento. Aunque le reste punta de velocidad.

Mourinho devolvió a Sergio Ramos al lateral derecho (por sanción de Arbeloa y lesión de Lass). Su lugar en el centro de la defensa, junto a Pepe, lo ocupó Varanne. La otra novedad fue la presencia de Kaká por Higuaín (estaba tocado y no entrenó durante la semana). Entre el brasileño y Özil manejaron el ataque blanco. Xabi Alonso dio otro recital (incluso en algún pase largo demasiado fuerte),. Y Granero destacó más en tareas defensivas (presión, ocupación de espacios, recuperación) que en el aspecto creativo (en los pies de Don Ricardo y Don Mesut).

Di María reapareció en la segunda parte y metió un golazo. Al poco se retiró tocado (la sombra de Robben es muy alargada… y espero no ser cenizo).

La lata la abrió Cristiano Ronaldo, de cabeza, bien colocado en el segundo poste y cerca de la raya de gol. Un pase en profundidad de Özil fue jugado y rematado por Kaká. Su disparo fue rechazado por Toño en el palo corto. El balón se fue para arriba y el propio Kaká, de cabeza, se lo envió a CR7.

La segunda parte fue de aliño. El equipo ya estaba con Moscú en mente… el martes a las 18:00 horas.

Getafe 1 Espanyol 1

Real Madrid 4 Racing 0

Sevilla 2 Osasuna 0

Granada 4 R. Sociedad 1

Athletic 3 Málaga 0

Sporting 1 Atlético 1

Mallorca 4 Villarreal 0

Levante 3 Rayo 5

Barcelona 5 Valencia 1

Real ZaragozaBetis

6 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, Fútbol