Archivo diario: febrero 1, 2012

Fue el salario de Iñaki Gabilondo causante del cierre de CNN+

Llevo meses haciéndome esta pregunta: ¿Fue el salario de Iñaki Gabilondo causante del cierre de CNN+? Y si no lo fue –hubo más factores- sí tuvo mucho que ver.

Veamos los antecedentes:

A PRISA le regalan una televisión, Cuatro. Un regalo envenenado como se comprobó después, porque fue además el inicio (confirmación según otras fuentes) de sus graves problemas económicos.

Gabilondo dejo su exitoso programa matinal de la SER y pasó a presentar el informativo estrella de la nueva tele. Era la imagen de marca del nuevo canal.

En su momento se comentó su reticencia a dar el salto. Se apeló a su condición de “hombre de la casa”. Un jugoso contrato, unos cuatro millones de euros (600 millones de pts. aprox.), obró el milagro.

El informativo no funcionó. No respondió a las expectativas creadas. Los Cebrián boys & girls habían desvestido a un santo (SER) para vestir a otro (Cuatro), pero el ropaje del nuevo juguete de PRISA no tenía el respaldo de la audiencia.

Y a todo esto Don Iñaki solo se ocupaba del espacio de lunes a jueves. Sus fines de semana eran de tres días. Es lo que su enorme ego necesitaba para recuperarse de la ardua tarea, tan bien remunerada.

Y en esto llega la crisis y manda parar. Las altas jerarquías, con buen criterio, le solicitan que haga una excepción a su trato de favor contractual y se avenga a presentar y dirigir el Noticias Cuatro de los viernes. Argumentan que por la incipiente desaceleración económica cambian los usos y costumbres de la ciudadanía. Y cada vez hay más gente que se queda en casa lo viernes por la noche. Fenómeno que ira en aumento a medida que las cosas vayan a peor (como sucedió). La dirección consideraba que no podía permitirse el lujo de tener a suplentes al frente del espacio en su prime time nocturno del viernes.

Quizás el tremendo ego de Iñaki Gabilondo influya en su poca solidaridad respecto a subordinados, compañeros y empresa. Así que hizo oídos sordos a la solicitud y se mantuvo firme. No accedió a trabajar un día más. Algo parecido sucedió cuando CNN+ echó el cierre. No movió un dedo por nadie, solo se ocupó de su situación (y salió muy bien parado como miembro del Consejo de Administración y un suave aterrizaje en El País).

El público que tan fielmente le seguía en la radio no lo hizo en la tele. La situación se hacía insostenible. Las cuentas no cuadraban. Los ingresos por publicidad no compensaban el coste del informativo, y mucho menos teniendo en cuenta la cifra que cobraba Gabilondo.

Cuatro tampoco despegaba, salvo en programas y espacios puntuales. La aparición de La Sexta, la TV del “fuego amigo” tampoco les ayudó.

En una sorprendente decisión Iñaki Gabilondo deja la tele generalista de PRISA y se incorpora a CNN+. Si sus emolumentos no eran sostenibles para Cuatro ¿cómo podrían serlo para el canal de Digital +?

Su entrada en CNN+ produjo dos efectos: una restructuración de la programación, de la mano del nuevo responsable Juan Pedro Valentín, y una mejora de la calidad del canal. Gabilondo había encontrado su sitio: un programa tranquilo, para el debate y la reflexión. Un tono pausado y amable. Alejado de las presiones del rating y de la dictadura de la actualidad (sin olvidarla).

Pero claro estamos hablando de una televisión minoritaria, con una marca avalada por la CNN original y la excelente factura del personal de Sogecable (en aquellos momentos la empresa del grupo de los Polanco, responsables del Plus).

Pero si los ingresos de Gabilondo no se justificaban en Cuatro ¿cómo se pretendía rentabilizar su aterrizaje en CNN+? La realidad fue que las cuentas del canal informativo cada vez estaban más lastradas por sus costes de operación. Se intentó dar el salto en abierto, para ampliar el eco de la oferta. Si la llegada de Gabilondo fue el principio del fin, su emisión sin codificar apuntaló el previsible certificado de defunción. Porque ya no se podían ocultar los datos de audiencia, como se hacía cuando se emitía en codificado. Los anunciantes y las agencias de publicidad ya eran conscientes de la escasa penetración de CNN+.

Una pena porque esa tele informativa de calidad merecía la pena. Pero la búsqueda de la rentabilidad por caminos inescrutables la mató. Y desde luego un canal con vocación informativa de calidad no puede permitirse el lujo de contratar a Iñaki Gabilondo. En este caso fue la estrella de la radio la que mató al…

5 comentarios

Archivado bajo Medios, Recomendaciones