Un siglo de canciones 121: “Camino Soria” (por Charly Hernández)

La década de los ochenta ya coleaba, más bien pasaba por su ecuador. Eran tiempos cruciales para el conjunto que hoy toma protagonismo en esta sección, debido a los cambios contractuales por los que estaban pasando, así como el auge de la fama, los caídos en el camino y las presiones del estudio.

Gabinete Caligari ya distaba de aquel sonido oscuro cercano al punk que pasearon en sus comienzos con canciones tales como Olor A Carne Quemada’, Golpes u Obediencia. A estas alturas de la historia ya adoptaban el término de “rock torero” que con gran atino acuñaba la periodista Patricia Godes una vez el grupo madrileño alcanzaba las más altas mieles del éxito en el pop-rock patrio con “Que Dios Reparta Suerte” (DRO/Tres Cipreses, 1983). 

La heroína se había llevado el 29 de diciembre de 1986 a Uli (Santiago Ulises Montero), saxofonista principalmente y multi-instrumentista que dotaba con su impronta un espíritu esencial en el conjunto formado por Jaime Urrutia, Ferni Presas y Edi Calvo. Por otro lado, las negociaciones con DRO estaban tensas, pues los músicos ya no se sentían cómodos en el sello y su contrato se acababa con el siguiente disco. EMI estaba viendo el negocio que había con Gabinete Caligari, por lo que el interés de la disquera aumentó hasta tal punto de poner en la mesa un suculento (para la época, irrisorio a día de hoy) contrato que después superó DRO. Finalmente, la multinacional lanzó una contraoferta que consistía –entre otras cosas- en pagar la rescisión del contrato que tenían los Gabinete con DRO. La cifra que EMI entregó fue de diez millones de pesetas, además de cuatro millones de pesetas a cada músico. Esta última etapa de las negociaciones mantenidas entre ambas discográficas y el mánager Pito se fraguaron mientras los chicos ya grababan “Camino Soria” en 1987.

¿Un error cambiar de sello? La opinión del batería Edi Calvo así lo afirma.

“Al Calor Del Amor En Un Bar” (DRO/Tres Cipreses, 1986) supuso una especie de confirmación, pues venían de una evolución sonora que pasó por variadas etapas: el EP compartido con Parálisis Permanente editado en 1982 por Tic Tac (reeditado en el 83 por Tres Cipreses) y los siguientes singles de 7” que cerrarían una etapa sumida en la oscuridad del punk y la new wave. El artefacto anteriormente nombrado “Que Dios Reparta Suerte” (DRO/Tres Cipreses, 1983) y la llegada del sonido castizo y de la influencia folclórica. Y por último; el pop y la calidez de “Cuatro Rosas” (DRO/Tres Cipreses, 1984). ¡Y ya contaban con dos discos de oro! El camino recorrido por Urrutia y compañía estaba empedrado, pero sin duda alguna fue sorteado con galantería hasta llegar a la fecha que narra los hechos acontecidos entre 1986 y 1987.

Dejando de lado temas de contrato y galardones, “Camino Soria” echaría a rodar en Mayo del 87 en los estudios Doubletrownics con Jesús N. Gómez a los mandos de la producción. El álbum mantendría una línea cercana al ente amoroso que trastocó los corazones de propios y ajenos, además de deprimir al propio Jaime Urrutia tras haber roto una temprana relación con Christina Rosenvinge cuando el primero militaba en Ejecutivos Agresivos con dieciocho años y la segunda en Ella y Los Neumáticos (curiosamente junto a los “Gabinete” Edi y Ferni) con quince años. Pero la mujer que inspiró ‘Camino Soria’ (como canción) no es otra que Teresa Verdera, hermana de Juan Verdera, bajista de Derribos Arias. Relación sentimental que se acabó pasados cuatro años y que terminaron siendo parte del ingrediente idóneo para componer esta obra maestra de la música española. Verdera acompañó musicalmente también a Gabinete Caligari tocando el clavicordio en Cuatro Rosas’, las castañuelas en Que Dios Reparta Suerte, coros… etc. Una persona que además contaba con unas dotes musicales muy altas ya que tenía una gran voz y sabía solfeo y tocar el piano.

Cuenta la leyenda que en principio tal composición se iba a llamar Camino Cuenca’, pero el poco glamour que la ciudad manchega tenía (con todos los respetos a los conquenses) y su escasa rima con otras palabras iba a terminar siendo una idea desechada. En cambio, la ciudad castellana de Soria ofrecía un amplio abanico de rimas. La atracción del grupo por ese nombre derivó gracias a un artículo sobre la ciudad en la revista Primera Línea.

También cabe mentar lo sucedido un verano de ese mismo año cuando el conjunto estaba por Soria y sin miramientos, pusieron la cinta del máster original en una famosa discoteca de la zona. Nadie sabía nada del título, por lo que las caras de estupefacción de los allí presentes fue de órdago. ¡No se podían creer que el grupo de moda mentara su ciudad en tan magna canción!

El tono litúrgico de la canción que Esteban Hirschfeld le dio con el órgano fue la característica principal, así como el ritmo de la batería a caballo entre el country y The Beatles y los arreglos de vientos. Otros músicos como José Luis Medrano o Tito Duarte engalanaron el resto del disco con una sonoridad y unidad excelentes. En sustitución de Uli entró Francis García por mediación de Enrique Bastante del conjunto de power-pop madrileño Flash Strato. Se respiraba buen ambiente en el estudio, sabedores de la gran calidad de las canciones que iba a contener aquel plástico y que así se demostraría una vez en el mercado con Tócala, Uli (grandísimo homenaje), Pecados Más Dulces Que Un Zapato De Raso (co-escrita por Urrutia y Eduardo Haro-Ibars) o el melancólico single La sangre de tu tristeza.

Camino Soria’ tenía un extenso minutaje de casi siete minutos, eso la hacía difícilmente radiable, pero contaba con el beneplácito de Joaquín Luqui y de su entusiasta rotundidad al escuchar por primera vez la pieza. Y es que es un tema completo, luminoso a pesar de contener cierta amargura y de gran belleza lírica:

Voy camino Soria

¿tú, hacia dónde vas?

Allí me encuentro en la gloria

que no sentí jamás.

Voy camino Soria

quiero descansar

borrando de mi memoria traiciones y demás.

Contando además con la mención de Gustavo Adolfo Béquer y Antonio Machado, Camino Soria cubrió de popularidad y gloria tanto a Gabinete Caligari como a la propia ciudad de Soria recibiendo un aumento de turismo a sus tierras numantinas. Épicas futbolísticas aparte.

Aunque la austeridad de la portada es ya el santo y seña del long-play, las instantáneas que adornaban contraportada e interior (así como el single Camino Soria’) fueron obra del histórico fotógrafo Alberto García-Alix, tomadas además en la ribera del Duero al amanecer donde los tres miembros posan con unas ajadas maletas, botellines de cervezas y lastimeras miradas. Y es que de eso se trataba, de marcharse a Soria para olvidar los daños del corazón (“que el olvido del amor se cura en soledad”). Como curiosidad cabe destacar que la gorra que luce el vocalista en esas fotos en blanco y negro fue un regalo del no menos histórico pintor conocido como El Hortelano. Según sus propias palabras, la gorra se la compró a un ruso en Nueva York.

“Camino Soria” vendió unas 300.000 copias y su grabación duró seis meses. La presentación del LP tuvo lugar en El Sol un 8 de Octubre de 1987 dando comienzo a una extensísima y exhausta gira que convirtió a Gabinete Caligari en uno de los grupos más influyentes del rock and roll patrio. Honor que todavía mantienen a día de hoy.

(A Jesús Rodríguez Lenin: gracias, maestro.)

Entradas anteriores:

Un siglo de canciones (todos los posts)

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

5 Respuestas a “Un siglo de canciones 121: “Camino Soria” (por Charly Hernández)

  1. Es de mis canciones favoritas de este grupo puntero de nuestra música.

  2. Slowhand

    Maravillosa. Gran artículo.

    Por cierto, ¿sabría alguien diferenciar los 10 primeros segundos de “Tócala Uli” de “A town called Malice”?

    Salu2!
    P.D.: Viendo a Wyoming en el bar, no descarto la presencia fuera de cámara de Hermann Tertsch; parece de los garitos de su estilo…

  3. NC

    Excelente! Enhorabuena al autor! Muy bien documentada la crónica, y con la distancia… ésta y Cuatro rosas son mis favoritas. (Por cierto, guardo mucho cariño a Soria, fue la ciudad donde hice mi tercera expo, en 1983)

  4. Me encanta el artículo !! …pero lo de camino a Cuenca no me lo creo. Y lo que más me gusta de todo es la última frase … totalmente de acuerdo.
    La canción es Sublime, para mi en todo; texto, música y producción.
    La interpretación del video: BRUTAL
    Gracias !!

  5. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s