Archivo diario: enero 20, 2012

Megaupload

No tenía pensado escribir sobre el candente asunto del cierre de Megaupload (por cierto sigue en activo vía dirección IP, es decir el servicio funciona pero no está asociado al dominio; colegas del curro me dicen que ojo que es phising). Pero ha habido dos hechos que me han llamado la atención.

El primero fue anoche. En el Rolling Stone USA desvelaban la identidad del socio oculto de Megaupload. El tapado de esta historia. Que no es otro que el marido de Alicia Keys, el productor musical Swizz Beatz. Quien comenzó su carrera trabajando con Jay-Z. Aunque como señalaba MTV Notes su perfil aparecía en el “Quienes Somos” de la Web como CEO de la cia. Beatz fue el responsable de reclutar a artistas como Will.I.Am, Jay-Z o Kanye West para un video promocional de Megauploads. Aunque luego Will.I.Am solicitó que eliminasen su presencia y la multinacional francesa Universal demandó al sitio.

Y el segundo asunto fue una tertulia donde Francino. No parecían saber mucho de lo que hablaban (algo bastante frecuente en este programa de la SER). Y mezclaban la legislación estadounidense con la española: citaban ejemplos de sentencias judiciales de aquí, en las que se afirma que las paginas de enlaces no comenten infracciones (si son sin animo de lucro), como si fuesen de EE.UU. Y por supuesto nadie mencionó que la Propiedad Intelectual aquí y ahí parten de premisas distintas. Aunque haya una base común. Les pongo un ejemplo referido al Cine (una de las principales actividades de descarga del sitio, junto a las series de TV): en Europa los Derechos de Autor de una película se reparten entre el director, el guionista, el adaptador y el compositor. En Estados Unidos son propiedad del productor.

Hubo una tertuliana que hizo una referencia a vender artículos robados, que me recordó a un post que escribí hace 13 meses. Y que reproduzco a continuación:

“Ante la avalancha de opiniones de todo tipo respecto a la Propiedad Intelectual y su aplicación, observo cómo se van repitiendo los mismos mantras desde hace años: “industria obsoleta”, “cultura libre y/o gratuita”, “adaptarse a los nuevos tiempos” (algo que este país ha sufrido en sus propias carnes, bajo la dictadura), “tienen que bajar los precios”, etc., con el fin de justificar lo injustificable: el robo a tecla armada. Si quieren subir archivos (uploads) para facilitar las descargas (legales o ilegales) solo pido, por favor, una cosa: no insulten a nuestra inteligencia con argumentaciones demagógicas, absurdas y en la mayoría de los casos falsas, y alejadas de la realidad.

Es por ello, en un modesto intento de clarificar el panorama, que propongo dos nuevas palabras:

1.- Ciberperista: organización o persona que comercia con descargas de Internet a sabiendas de que no respeta los derechos de los autores y propietarios de la obra. Se aplica tanto a quien realiza la subida como a quienes enlazan a páginas de descargas.

2.- Ciberterrorista: que practica actos de terrorismo o sabotaje usando Internet como arma. Este término incluye tanto la propagación de virus, gusanos, troyanos, etc., como los ataques DDOS a Webs.

Confío en que estas dos palabras, adaptadas de las ya existentes, sirvan como definiciones para los nuevos tiempos. Yo me adapto.
”

Entrada relacionada:

Nuevas palabras para los nuevos tiempos

7 comentarios

Archivado bajo Medios